IV. El programa DACA de Obama y su futuro incierto en la administración Trump

El 15 de junio de 2012, el entonces presidente Barack Obama autorizó la creación de un programa que beneficiaba a un número de inmigrantes indocumentados que llegaron a EE.UU. como niños y que cumplían con una serie de requisitos como, entre otros: haber llegado al país antes de los 16 años, tener menos de 31 años al 15 de junio de 2012, estar estudiando o haber obtenido el título de bachiller, y no tener antecedentes criminales[35].

Este programa fue denominado Acción Diferida para los Llegados en la Infancia o DACA por sus siglas en inglés (Deferred Action for Childhood Arrivals)[36]. Los que calificaban obtenían un aplazamiento de su deportación y un permiso de trabajo por un periodo de dos años, con la posibilidad de renovar dichos beneficios, siempre y cuando se mantuviera vigente el programa.

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS) abrió un registro y al 30 de septiembre de 2016, se habían aceptado, para todas las nacionalidades que llenaron los trámites, un total de 1,478,202 solicitudes, de las cuales se habían aprobado 1,297,980.

Hay que resaltar, sin embargo, que el 97% de esas solicitudes y el 98% de las aprobaciones pertenecen a países latinoamericanos y del Caribe. Esto quiere decir que, de los 11,430,000 indocumentados en EE.UU., los protegidos por el programa DACA representan un 11% del total y corresponden a 19 nacionalidades de las Américas, siendo Haití, Panamá y Paraguay los únicos países de Latinoamérica que no aparecen en la lista.

En el Cuadro 3 podemos observar las nacionalidades y cifras de todas las solicitudes y aprobaciones de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia[37]. Como era de esperar, los primeros 4 países son: México con un 1,044,967, El Salvador 49,209, Guatemala 33,069 y Honduras 31,313. República Dominicana se ubica en el 15 lugar con un total de 5,958 solicitudes registradas y 5,062 aprobadas.

Durante la campaña, Trump prometió en varias ocasiones terminar con el programa DACA si resultaba electo[38]. Después de su triunfo, un grupo bipartidista introdujo en el Senado primero y luego en la Cámara de Representantes un proyecto de ley para proteger DACA durante un período de 3 años, con la expectativa de que en ese plazo el Congreso brinde una solución definitiva al tema migratorio[39].

Desde entonces, Trump ha sido bastante parco sobre el tema, pero dijo que esperaría el resultado del proceso legislativo. En caso de que no prospere la iniciativa, el futuro del programa resultaría bastante incierto, ya que el presidente solo tendría que esperar a que expire el plazo de dos años y no renovarlo, convirtiendo a todos los llamados Dreamers en sujetos a deportación.

En noviembre de 2014, ante la inacción del Congreso en materia migratoria, Obama ordenó la creación de un programa adicional para proteger a los padres de ciudadanos estadounidenses y residentes permanentes, protegiéndolos de una deportación y permitiéndoles trabajar por un plazo de tres años (Deferred Action for Parents of Americans and Lawful Permanent Residents/DAPA)[40].

En un estudio de febrero 2016, el Migration Policy Institute estimó que hasta 3,6 millones de inmigrantes indocumentados en EE.UU. podrían beneficiarse de este programa[41].

Lamentablemente, la puesta en vigencia de DAPA fue impedida por una decisión de un juez federal, ratificada por una Corte de Apelación y ante un fallo dividido 4 a 4 en la Corte Suprema de Justicia en junio de 2016, la sentencia de la Corte de Apelación deteniendo el programa quedó vigente[42].

Siendo candidato, Trump fue tajantemente beligerante en contra de DAPA, emitiendo un comunicado de prensa alabando la decisión de la Corte Suprema[43].

Otro programa de futuro incierto es conocido como el Estatus de Protección Temporal (Temporary Protected Status/TPS)[44]. El TPS fue creado por el Congreso de EE.UU. en 1990 como parte de la Ley de Migración de ese año, otorgando al Departamento de Justicia (ahora corresponde al Departamento de Seguridad Nacional/DHS) la facultad de designar a los nacionales elegibles de un país extranjero en EE.UU., para que puedan permanecer temporalmente en su territorio sin temor a ser deportados, trabajar y obtener una autorización de viaje, cuando en el país del nacional existe o ha ocurrido: un conflicto armado (una guerra civil), un desastre natural devastador (un terremoto o un huracán) o una epidemia, u otras condiciones extraordinarias y de carácter temporal[45].

El TPS concede un beneficio temporal que no conduce automáticamente al estatus de residente permanente ni confiere ninguna otra condición migratoria, aunque si es posible cambiar la clasificación y obtener la residencia permanente cumpliendo con los requisitos establecidos por la ley.

Desde que se creó el programa, se han designado 19 países, pero en la actualidad solo hay 8 nacionalidades que reciben los beneficios; estos aparecen en el Cuadro 4.

De los 8 países en la lista, los centroamericanos y el caribeño: Honduras y Nicaragua (Huracán Mitch/1998) El Salvador (guerra civil y terremotos/2001), Haití (terremoto/2010), han recibido la protección debido a desastres naturales, mientras que los países africanos y del medio oriente: Siria, Somalia, Sudán, y Sudán del Sur han sido por conflictos armados.

Aunque algunos de los motivos que originaron las designaciones de estas nacionalidades para el otorgamiento del Estatus se han distanciado en el tiempo, todos los programas han sido extendidos en repetidas ocasiones hasta ahora.

La continuidad de este programa depende, al igual que DACA, de la voluntad del gobierno de Trump, ya que los permisos tienen vigencia por un período determinado que, por lo general, fluctúa de 6 a 18 meses[46].

Artículos anteriores:

República Dominicana y la región frente al presidente Donald Trump

La impronta temprana del inquilino 45 de la Casa Blanca

EEUU y migración: Políticas de zigzagueo y reunificación familiar marcadas por la Guerra Fría

Twitter: @robalsdq


[35] https://obamawhitehouse.archives.gov/the-press-office/2012/06/15/remarks-president-immigration. “DACA no es un derecho ni una ley, sino una acción ejecutiva sobre la discreción procesal de la autoridad migratoria, y no provee estatus migratorio “legal” o una vía para la ciudadanía”.

[36] https://www.uscis.gov/es/acciondiferida,

[37]https://www.uscis.gov.

[37] Véase: https://ballotpedia.org/2016_presidential_candidates_on_DACA_and_DAPA

[39] Véanse: http://www.politico.com/story/2016/12/senators-republican-democrats-dreamers-immigrants-232431 y

https://chu.house.gov/media-center/press-releases/rep-chu-joins-bipartisan-group-introduce-bill-protect-dreamers.

40 https://en.wikipedia.org/wiki/Deferred_Action_for_Parents_of_Americans.

41 http://www.migrationpolicy.org/research/deferred-action-unauthorized-immigrant-parents-analysis-dapas-potential-effects-families.

42https://www.nytimes.com/interactive/2016/06/22/us/who-is-affected-by-supreme-court-decision-on-immigration.html.

43 https://www.donaldjtrump.com/press-releases/donald-j.-trump-statement-on-executive-amnesty-ruling.

44 https://www.uscis.gov/es/TPS#Qu%C3%A9%20es%20TPS

45 https://www.uscis.gov/humanitarian/temporary-protected-status.

46 http://www.migrationpolicy.org/article/temporary-protected-status-united-states-grant-humanitarian-relief-less-permanent