Los mandatarios latinoamericanos comienzan a llegar a Bruselas este domingo 16 de julio para la Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) y la Unión Europea (UE), que inicia este lunes. Entre los jefes de Estado que atraviesan el Atlántico, el presidente Lula da Silva tendrá una atención especial, pues él ha impulsado las negociaciones del acuerdo de libre comercio entre la UE y el Mercosur (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay).

La prensa brasileña sostiene que durante esta Cumbre no habrá importantes avances respecto al tratado económico. Aunque esté prevista una reunión entre el presidente brasileño, Luiz Inacio Lula da Silva, y la presidenta de la Comisión europea, Ursula von der Leyen, se tratará de un encuentro simbólico.

Recientemente, Brasil concluyó la redacción de una carta que será la respuesta a las exigencias ambientales europeas, la cual deberá, primeramente, pasar por los socios del Mercosur para ser enviada a la UE. Esta acción tomará aún varias semanas, de acuerdo con fuentes brasileñas.  

Reforzar las relaciones entre Europa y América Latina

Por esta razón, los temas a abordar durante la Cumbre estarían enfocados al refuerzo de las relaciones entre los países europeos y latinoamericanos. Lula espera tener un papel importante, pues su regreso a la presidencia brasileña brindó un nuevo aire a la política regional y a las relaciones de los 32 países que integran la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños.

Durante el encuentro CELAC-UE, Lula desea abordar la situación de Nicaragua. El papa Francisco le pidió hablar con el presidente Daniel Ortega para que deje en libertad a los líderes religiosos detenidos por el régimen.