Política

Dirigente del PRD con “larga cola” aspira a alcalde de Santo Domingo Este

Por Gustavo Olivo Peña


SANTO DOMINGO, República Dominicana.- El ex congresista Julio Romero, que en 2009 se vio forzado a desistir de su reelección como diputado, tras destaparse el escándalo de que había violado a una adolescente y que varias mujeres lo acusaran de abuso sexual, mantiene una intensa campaña con miras a convertirse en alcalde de Santo Domingo Este.

Romero, quien pasó del Partido Revolucionario Independiente (PRI) al Partido Revolucionario Dominicano (PRD) se convirtió en diputado por esta última organización durante el periodo 2006-2010, por la circunscripción uno del referido municipio.

En 2009 fue emplazado a renunciar por la dirección de su partido, y en su lugar ocupó la candidatura su esposa Sonya Abreu, que ganó la diputación.

Compartir

Taína Gautreau le destapó un viejo expediente de tráfico de personas

El polémico personaje, que arrastra un historial de denuncias, querellas y acusaciones en su contra, que van desde  tráfico de personas, supuestos vínculos con alegados narcotraficantes, hasta violaciones de menores, insiste en mantenerse activo en la política y en aspirar a convertirse en la principal autoridad del municipio más grande de la República Dominicana.

Julio Romero tiene montada su estructura política y publicitaria con miras a obtener  la candidatura a la alcaidía de esa demarcación  por el Partido Revolucionario Dominicanos (PRD).

Su comando de campaña opera en la avenida coronel Rafael Fernández Domínguez (autopista San Isidro). Decenas de vallas publicitarias promueven sus aspiraciones en las principales avenidas y plazas de Santo Domingo Este.

Durante un recorrido llevado a cabo por reporteros de Acento.com.do, se pudo notar que el rostro del dirigente perredeísta no aparece tan destacado, resaltándose más el mensaje propagandístico.

Un historial nada envidiable

La Fiscalía del Distrito Nacional  dio curso a un expediente que relacionaba al congresista con dos hombres señalados como cabecilla de la distribución droga en barrios de la capital.

En las investigaciones del Ministerio Público el nombre de Julio Romero fue asociado a los de  Manuel Emilio Mesa Beltrè, (Gringo), Rafael Cordero Martínez (El Chino), ambos acusados de narcotráfico y lavado de activos por la Fiscalía del Distrito Nacional.

Sin embargo, el dirigente perredeísta salió bien librado cuando el juez Delio Germán Figueroa declaró extinta la acción pública en ese proceso.

Acusado de violación sexual contra una menor

Yuilmi Peguero, siendo adolescente fue violada por Romero

El caso se dio a conocer gracias a un reportaje de la periodista Alicia Ortega, en su programa El Informe.

La Joven Yuilmi Peguero Alcántara narró que durante una actividad política encabezada por el diputado Romero, éste la enamoró y miembros de su seguridad la montaron en el vehículo del congresista, quien la llevó a un motel en contra de su voluntad.

Acusó al político de llevarla a un restaurante y de supuestamente suministrarle una bebida que le hizo perder  el conocimiento, situación que aprovechó el congresista para tener relaciones sexuales con ella.

El caso nunca llego a conocerse en juicio de fondo en los tribunales, porque hubo un acuerdo económico entre las partes.

Otras dos mujeres, que omitieron sus nombres, denunciaron  en el  programa El Informe con Alicia Ortega, que habrían sido violadas sexualmente por Julio Romero años atrás.

Una de las damas aseguró que fue violada por Romero cuando apenas era una adolecente. Hoy ambas mujeres residen fuera del país, desde donde hicieron sus denuncias a través del programa de Alicia Ortega.

Acusación de trata de personas

La entonces dirigente peledeísta, hoy perredeísta, dijo que a Romero se le habría desmantelado un “consulado” clandestino en su residencia, donde se falsificaba todo tipo de documentos de viajes.

Sostuvo que  en su momento Romero llegó a convertirse en el mayor organizador de viajes ilegales en la Zona Oriental.

“Incluso, engañaba a jóvenes ofreciéndoles sueños de viajes”, agregó por vía telefónica en el programa de Huchi Lora, por CDN-La Radio.

Gautreau, quien fue titular de Migración en el 1996, también denunció que el legislador la amenazaba con matarla con una ametralladora Uzi que portaba en ese momento.

“A él (Romero) se le siguió con cámara infrarroja y se le incautaron documentos relacionados con viajes, los cuales ocultaba en un falso piso de su vivienda. Esa persona fue condenada, y estuvo preso, pero no sé cómo logró salir de prisión”, expresó Gautreau.

Activistas feministas presionaron al PRD

Sonya Abreu y Julio Romero

Para entonces, las activistas alegaban que el político mantenía una doble moral, refiriéndose a la violación y embarazo de la menor de 16 años, entre otros hechos delictivos que se le imputaban.

Pedían, además a la Junta Central Electoral (JCE), impedir que Romero, que consideraron como un protegido de la justicia, volviera a estar en una boleta electoral.

Durante una reunión de altos dirigentes del PRD, celebrada en el Aula Magna de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), varias dirigentes feministas montaron una protesta contra Julio Romero, y estuvieron a punto de ser agredidas por seguidores del entonces legislador. Gracias a la intervención de Luis José Chávez y otros dirigentes del PRD, que instaron a los seguidores de Romero a respetar el derecho a la protesta de las mujeres, el hecho no pasó de los insultos a las damas y a los hombres que las acompañaban.

Investigación del PRD adelantó su renuncia

Comando de campaña de Julio Romero

Dos semanas después, el congresista Romero anuncia su renuncia a la reelección por  la circunscripción 1 del municipio Santo Domingo Este.

En noviembre del citado año, Romero  envía una carta al máximo organismo de dirección del PRD, explicando que renunciaba  para dedicarse  a limpiar su nombre.

Días después, la comisión Política del PRD concede la candidatura a diputado a Sonya Abreu, esposa de Julio Romero, quien logra ganar contando con el equipo de campaña de su esposo.

A tres años de esos sucesos, el dirigente perredeísta Julio Romero está empeñando en convertirse en el próximo alcalde de Santo Domingo Este.

Apostando al olvido de los moradores esa demarcación, Julio Romero ha desplegado una ofensiva y costosa campaña publicitaria en los lugares más poblados y transitados de la zona Oriental. Hasta el momento, sin mostrar las tradicionales poses y sonrisas ensayadas de los candidatos.

Informaciones relacionadas:

Políticos dominicanos acusados de golpear, acosar y violar mujeres ...

Conozca cuáles legisladores apoyaron al diputado que violó a una ...

Juez rechaza recurso de diputado violador y lo envía a cárcel de ...

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes