Opinión

Excelente exponente de la nueva moral dominicana

En el vocabulario nacional dominicano, es bueno acostumbrarse a saber usar determinadas palabras porque, por ejemplo, para lo que para algunos es degradación moral para la mayoría es el ascenso, el aumento de la perfección moral.

Por Ramón A. (Negro) Veras

1.- Cada sociedad humana tiene su moral, la cual gira alrededor del sistema social imperante; es ejecutada por los miembros de la comunidad atendiendo a la forma como la asimilan, partiendo de su concepción ideológica.

2.- En nuestro país, los principios de moralidad causan admiración; son una maravilla, porque cada quien hace uso de ellos a su mejor conveniencia, sin tomar en cuenta que producen sentimientos de fascinación o de horror.

3.- La nueva moral de la sociedad bajo la cual vivimos dominicanas y dominicanos, sirve de modelo para que la siga el ciudadano excelente y el vulgar. No hay justos motivos para establecer diferencia.

4.- Conformidad de una acción con las normas de la moralidad actual, la pone en práctica aquel que hace dinero por medio del narcotráfico, como el que vende efigies de santos en la puerta de una catedral o parroquia.

5.- En nuestro medio, cada persona hace uso de su moral, sin tomar en consideración a quién afecta con su proceder amoral, porque goza de igual distinción el muy casto, que el que ofende el pudor. El impúdico y el puro van de la mano.

6.- Aquí hace tiempo que el esmero, el decoro en el vestir, ha desaparecido, porque moralmente andar limpio o sucio poco importa. La modestia y la impudicia son aliadas en la ausencia de respetabilidad.

7.- Conforme la moral actual, la mujer muy recatada está en desuso, porque la que sobresale es la carente de vergüenza. Se impone el impudor sobre la honestidad que es vista como una necedad.

8.- En los marcos de la moralidad vigente, cubrir el cuerpo con un vestido, no crea problemas, porque la mujer se siente a gusto exhibiendo sus nalgas, naturales o hechas por un cirujano. Da lo mismo andar por ahí con el trasero tapado que descubierto, el blumen o el panti ya resulta incómodo.

9.- Eleva la moral de la sociedad dominicana, el hecho de que una presentadora de televisión deje ver sus nalgas para disfrute de los televidentes. Dejarse admirar sus pechos contribuye a hacer el programa más cargado de erotismo.

10.- Porque en nuestro país la moral entra por la cartera, no es inmoral el médico que hace una cesárea innecesaria, ni el abogado promiscuo que comparte sus honorarios con el juez corrupto, para que  falle un caso contrario a la justicia y al derecho.

11.- En vista de que la corrupción es inherente al capitalismo, bajo el sistema que impera en nuestro país, no es inmoral aquel que roba los dineros del erario, porque simplemente se ajusta a la ética sistémica, haciendo uso de la misma y atendiendo a su interés mercurial y mercantil.

12.- Matar por encargo se  enmarca dentro de las actividades laborales de los que hacen de sicarios como operación comercial, para hacer dinero, porque en el orden económico y social dominicano, la ganancia es moralmente lícita, no importa el medio para adquirirla.

13.- La mujer que en el ambiente dominicano ejerce la prostitución, no cae en inmoralidad alguna, porque vende un servicio que es aceptado como medio de vida, de subsistencia, acorde con las normas de la moral que impera de hacer dinero sin importar cómo.

14.- Es una habilidad comercial, y no procede al margen de la moral del sistema que rige aquí, el dueño de una farmacia que triplica el precio normal original de los medicamentos que sirven para combatir  una pandemia. Él simplemente se  somete al libre juego de la oferta y la demanda.

15.- Es esnobismo, y no inmoral, una embarazada exhibirse desnuda en la vitrina de una tienda de una calle principal de Santiago. No hay por qué asombrarse, por lo que ya es común.

16.- Puede considerarse despistado, a aquel que considera como una agresión al cuerpo humano, el hecho de una persona hacerse dibujos en su cuerpo, cuando ya los tatuajes son una cuestión de la nueva cultura nacional.

17.- Cae en infantilismo, todo aquel que vea como que va contra la moral o las buenas costumbres del pueblo dominicano de hoy, acciones que en otro período  fueron depravadas, pero ahora caen dentro de la moralidad de la época.

18.- El que hace de ingenuo  censurando como inmorales acciones que en el presente son perfectamente honestas, está totalmente confundido y puede ser considerado como puro mojigato. Es un atrevido el que critica al practicante de la nueva moral dominicana.

19.- Se ajusta a la perfección la moralidad que pone en práctica la nueva generación de dominicanas y dominicanos. Ella puede considerarse como la excelencia de la norma de vida en el proceder ajustado a su tiempo.

20.- En el vocabulario nacional dominicano, es bueno acostumbrarse a saber usar determinadas palabras porque, por ejemplo, para lo que para algunos es degradación moral para la mayoría es el ascenso, el aumento de la perfección moral.

21.-  Esa generación de dominicanas y dominicanos, que hoy nos movemos dentro de la tercera edad, debemos de hacer conciencia de que la población de hoy, cambió de conducta y que  lo que ayer veíamos como inmoral, hoy está rodeado de toda moralidad y aceptado como la excelsitud del proceder en sociedad.

22.- Entre nosotros, el concepto depravado ha desaparecido como expresión de censura al viciado en sus costumbres, porque el pervertido es visto como excelente exponente de la nueva moral social dominicana

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes