La columna maldita

Entrevista a un demonio

Es muy divertido, damos salida a nuestro más bajos instintos, a un sadismo supremo, a una maldad extrema, nunca nos falta trabajo.

Por Sergio Forcadell

-Señor demonio ¿me permite hacerle una entrevista?

-Bueno, pero dese prisa porque me ha llegado un cargamento de políticos corruptos y tengo mucho martirios  pendientes por hacer

-¿Hay muchos políticos en el infierno?

-Uf, no se puede usted imaginar hay pabellones enormes llenos de ellos, vienen de todas partes del mundo, de América, África, Asia, Oceanía, de Europa los que más abundan ahora son los españoles ¡llevan una racha! y del Caribe los dominicanos, estos son los más simpáticos, nada más llegar ya nos están pidiendo ron, whisky, sancochos, picaderas, música muy alta y mujeres alegres para seguir su teteo, son incorregibles

-¿Cómo llegó usted a ser demonio?

-Verá, de persona en la tierra era más malo que malo, robé, secuestré, violé y de ñapa asesiné con gusto a veintiséis ancianos indefensos que con lágrimas en los ojos me suplicaban piedad ¡Pero con cuanta impiedad los descuarticé! Y después al ajusticiarme en la horca me mandaron directo al infierno, allí vieron en el currículo mis dotes maléficas y me reclutaron de inmediato pero no crea que me fue fácil ingresar…

-Cómo así…

-Para ser demonio profesional hay que superar muchas pruebas y entrenamientos, los de insultos procaces, los de flagelos y azotes sin piedad, los de pichar todo tipo de carnes con agujas y tridentes, los de arrojar excrementos sobre las cabezas de los condenados, los de quemarlos con azufre hirviendo, y cientos de maldades más, tuve que poner mucha crueldad de mi parte, pero los pasé todos con notas sangrantes y por eso soy un Demonio de Primera Clase

-¿Ah, pero hay clases entre los demonios?

-Claro, pero qué inocente o ignorante es usted, estamos jerarquizados como en las Iglesias, primero está el gran Satanás que algunos lo identifican erróneamente con Lucifer y que es el papaupa de la matica perversa, fundador de esta alta casa de torturas y además nuestro Papa Malo que se da una vida más que buena con manjares y licores exquisitos, orgías con las actrices más esculturales de Hollywood, después vienen muchos lugartenientes entre los que destaca Hael, un super demonio con mucho poder e influencia y responsable de las grandes estrategias condenatorias universales.

A continuación están los siete Demonios Capitales que trabajan por áreas, esos ya los conoce usted , Soberbia, Ira, Avaricia, Lujuria, Pereza, Envidia y Gula… después venimos nosotros los Demonios Ejecutores de Primera que somos los más sádicos, los perversos torturadores perpetuos y por último los Demonitos Jodedores de Paciencia que son los más torpes que no aprobaron los cursos ya citados y se dedican a trabajos menores como los de molestar a las personas en la tierra, ya habrá oído montones de veces eso de ¡El diablo! ¡El diablo a caballo! ¡Váyase al demonio! Pues son ellos actuando

-Vaya, vaya…¿Hay también demonios femeninos?

-Claro que sí, en el infierno no somos machistas ni sexistas, como dijo un político de ustedes practicamos lo de ¨entren tos¨, las más notables están Alyssa, muy mala, muy mala y Aluca que es muy peor, muy peor, es griega de origen mesopotámico, es un íncubo que vuelve locos a los hombres y les chupa la sangre como un vampiro, los agota y los lleva al suicidio, pero en verdad los demonios femeninos son pocos ya sabe usted que las mujeres son mejores que los hombres

-Y cómo van las relaciones con sus contrincantes del cielo

-Mal, mal desde siempre, son nuestros enemigos eternos y nos disputamos el mercado de creyentes y pecadores de manera feroz con las típicas variaciones de la oferta y la demanda según las épocas. En la Edad Media con eso de las brujas y los herejes en las hogueras los demonios hacíamos buena zafra, los calderos rebosaban de gritos y aullidos bestiales, pero ellos, los malvados de arriba, se inventaron las bulas para perdonar los pecados por unas monedas de pago los y condenados al infierno comenzaron a escasear, pero después con las guerras mundiales modernas, los conflictos bélicos actuales, las drogas, la pornografía, los juegos y apuestas ilegales, las bebidas y el auge de todos los vicios además de la pertinaz sequía de curas, los demonios no damos abasto, tenemos que hacer horas extra

-Dígame, cómo son sus instalaciones

-Tenemos de todo, desde los instrumentos de tortura de siempre, los clásicos látigos de cuero, los knut rusos con puntas terminales de acero, las gruesas cadenas para atar y arrastrar, los garrotes de guayacán para apalear, los hierros de marcar al rojo vivo como a las reses, las pinzas para desgarrar carnes, los potros de estirar brazos y piernas, esos lo copiamos de la inquisición, tan amigos nuestros, y también estamos incorporando las tecnologías modernas más sofisticadas, aplicamos descargas de 120 y 220 voltios en corriente alterna o continua, les hacemos leer esas teorías filosóficas inteligentes que les vuelven locos, les aplicamos grandes dosis de COVID- y ómicrom juntas y si los condenados, digo, los clientes, han sido excesivamente malos les hacemos oír sin parar las canciones de Julio Iglesias y las de su hijo ¡Oiga, que castigo terrible ese!

-Sé que está muy ocupado, pero puedo hacerle una pregunta más es un poco personal

-Bueno, usted es un buen periodista, diga

-Le gustaría seguir siendo demonio o preferiría ser ángel

-Je, je ¡Demonio! ¡Demonio! sin pensarlo dos veces, el infierno aunque duro y asfixiante, para los intrínsecamente perversos como yo es muy divertido, damos salida a nuestro más bajos instintos, a un sadismo supremo, a una maldad extrema, nunca nos falta trabajo ¿Se imagina yo siendo un ángel vestido con una batola de blanco algodón como un político en el día de toma de posesión, rezando y haciendo el bien todo el santo día? ese oficio no es para mí

-Bueno, gracias señor demonio por su atención y que siga torturando mucho

-Gracias a usted, me ha caído simpático, si le toca venir por aquí pregunte por mí, por el demonio Sergio, soy bastante famoso, le pondré en una caldera menos caliente y junto a unas jevas tan ricas que no se va a arrepentir de estar con nosotros

-Gracias, pero procuraré no pasar por allí…

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes