Opinión

El pueblo y los que aportan para el progreso

Contribuir a la felicidad de todas y todos sus conciudadanos prueba gran sensibilidad de parte de aquel que llega al mundo para contribuir a lo que significa progreso para la humanidad.

Por Ramón A. (Negro) Veras

I.- Aportar es vivir con sentido útil

1.- En cada oportunidad debemos estar listos para aportar y así la especie humana salga adelante y se apodere del crecimiento mediante el trabajo colectivo, hasta lograr el pleno florecimiento material y espiritual. Lo que cuenta para la persona es la forma como se ha comportado en todo el curso de su existencia. Sus actuaciones la definen.

2.- Está comprobado que lo que la mujer o el hombre hace es su sello distintivo para la posteridad, porque los actos ejecutados en vida son los que sirven como punto de referencia.

3.- Sin importar el espacio del globo terráqueo donde nos encontremos, es nuestro deber accionar, bregar, y de cualquier forma batallar para hacer desaparecer lo que es un obstáculo para el bienestar de los humanos.

4.- En el mañana, ya cuando no formemos parte del mundo de los vivos, lo que va a ser tomado en cuenta es nuestro desempeño, lo que hicimos en la práctica, a lo positivo que nos dedicamos y qué hicimos por el desarrollo de las buenas obras.

5.- Lo único que motiva que una ciudadana o un ciudadano sea recordado por sus coterráneos, es haber sido provechoso; fructífero por sus aportes, y valioso por los méritos bien ganados en acciones de contenido cívico y ciudadano.

6.- En el seno de nuestro pueblo debemos ocuparnos de adiestrar, enseñar, a preparar a aquellos de nuestros connacionales que no han tenido la oportunidad de recibir una adecuada instrucción. Hacer posible la formación de los nuestros, nos eleva como pueblo civilizado y personas de bien.

7.- Es demostración de tener conciencia social, realizar obras; llevar a cabo tareas en provecho de la sociedad; desempeñarse como comunitario útil; hacer realidad buenos proyectos, en fin, materializar lo que conviene en cada ocasión para el progreso.

8.- Solamente merecen ser tomadas en cuenta aquellas acciones que la persona hace, en vida, e inciden en el bienestar de su país o de la comunidad internacional. En todo caso, se tiene en consideración lo eficaz, lo servible, no lo inútil.

9.- Tiene sentido vivir, actuar cuando así lo demandan las circunstancias, y con la finalidad de que cada realización sea para hacer avanzar el desarrollo humano. Surtir en el presente es preparar la felicidad futura.

10.- Formar parte de la sociedad humana y no ejecutar acciones para que el mundo cambie para bien, es ser un agente pasivo que nació para ser inútil o parásito social.

II.- Proceder bien para ser meritorio

11.- Debemos estar conscientes de que vivir en sociedad entraña contraer toda una serie de compromisos que van desde familiares hasta de política nacional e internacional.

12.- Aquel que decide ser padre o madre, debe cumplir ante sus descendientes, sin esperar recompensa de ninguna clase. Servir como es debido y punto.

13.- El papá que no cumplió con sus deberes como progenitor, mañana no tiene nada de que quejarse si sus vástagos no lo toman en cuenta, le ignoran como algo que no existe.

14.- El hombre, o la mujer servible, debe actuar en la política procurando la liberación del ser humano de toda clase de opresión. El sentir solidario impone apoyar las justas causas, estando siempre al lado de los oprimidos, sin importar el lugar del mundo donde impera la injusticia.

15.- Cada quién decide cómo quiere ser tratado por sus conciudadanos. Aquel que se porta mal, actuando al margen de la decencia, no debe esperar un trato honorable, el cual está reservado para los respetables, no para los indignos.

16.- Gozará del respeto de su pueblo, aquel que dé demostración de ser buen ciudadano, de decente proceder, honrado a carta cabal e íntegro.

17.- Las cualidades de honorabilidad, probidad, decoro y persona de bien, no se logran actuando con bajeza, accionando de manera indecente y con los malos ejemplos, dañando el medio social.

18.- Ese que se mueve en el mundo de la poca vergüenza, la desfachatez, la insolencia y la sinvergüencería, jamás puede esperar estar a la altura del honesto.

 

Ideas finales

19.- Los pueblos necesitan contar con mujeres y hombres que sean de utilidad a la sociedad, para que con su trabajo físico o intelectual contribuyan a hacer posible el surgimiento de las premisas materiales de un nuevo orden social ausente de la desigualdad de oportunidades para toda la comunidad.

20.- Proporcionar, contribuir a la felicidad de todas y todos sus conciudadanos prueba gran sensibilidad de parte de aquel que llega al mundo para contribuir a lo que significa progreso para la humanidad.

21.- La alegría de vivir, la prosperidad, y la dicha de lo que en nuestro país son los más, el pueblo, solo serán posible con la decisión y el esfuerzo colectivo de quienes confiamos que un mundo nuevo y mejor es siempre alcanzable.

22.- El pueblo dominicano debe mantener su firme esperanza de felicidad, confiando en aquellos de sus coterráneos propensos al progreso,  que se logra con el esfuerzo físico o moral

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes