Opinión

Atención primaria en salud

Los servicios de APS están llamados a garantizar el desarrollo físico, mental y socioeconómico de las personas y, al mismo tiempo, crear las condiciones necesarias para que los dominicanos disfrutemos de bienestar colectivo.

Por Telésforo González Mercado

El desarrollo de la humanidadha sido posible, gracias a los avances de los sistemas de salud preventivos y curativos en el devenir de la historia contemporánea. Como se sabe, “la calidad de los servicios de salud influye en la producción de los bienes y servicios que propician el desarrollo económico integral de una Nación” (Informes anuales BM, FMI y BID, 1997-2004-2012 y 2019).

Según las estadísticas de los Organismos Internacionales de Cooperación al Desarrollo, una Nación cuyos ciudadanos no reciben servicios de salud preventiva y curativa de calidad desde la cuna, no podrá contar con el Capital Humano que necesita para impulsar su desarrollo. Por su parte, “los países desarrollados invierten todos los recursos económicos y tecnológicos necesarios para fortalecer sus Sistemas de Salud Preventivos y Curativos” sin regateo. (Informes de ONU, OMS, OPS, BM, 2021).

Como se sabe, el Sistema Nacional de Salud de la Republica Dominicana tiene por objeto “promover, proteger, mejorar y restaurar la salud de las personas y las comunidades, así como prevenir enfermedades, eliminar las inequidades y asegurar la accesibilidad de todos los ciudadanos a los Servicios de Salud que se ofrecen en el país” (Ley No.42-01).

En tal sentido, los Sistemas de Atención Primaria en Salud (APS), es la asistencia sanitaria esencial que ofrecen los Ministerios de Salud Pública, mediante “métodos prácticos y tecnologías de punta” validados y aceptados universalmente (CEPAL, ONU, FMI, 2015-2020). Como se sabe, el 8 de Marzo del año 2001 el Presidente de ese entonces promulgó la Ley No.42-01 que introduce la Atención Primaria en Salud (APS), como eje fundamental para la prestación de los servicios de Salud Pública en todo el territorio nacional.

Según la Ley No.42-01, los servicios de APS deben incluir: (1) Educación sanitaria; (2) provisión de alimentos para una la nutrición adecuada; (3) salubridad del agua y el saneamiento básico; (4) cuidados maternos infantiles y la inmunización; (5) prevención y control de las enfermedades endémicas; (6) tratamiento básico y el abastecimiento de medicamentos en los centros de salud públicos, entre otros. No obstante, la actitud interesada y mezquina de los dueños de los centros de salud privados y, la falta de voluntad política de nuestros gobernantes, ha impedido la puesta en marcha de la referida Ley (Declaraciones del CMD, 2002-2022).

Como se puede observar, los servicios de APS son preventivos y altamente humanos y factibles de ofrecer en todos los centros de salud públicos que operan en todo el territorio nacional por lo que, los intereses de un grupo de empresarios privados no debería estar por encima del derecho que tienen los sectores vulnerables a tener acceso a la APS. “Cruzarnos de brazos y no reclamar la puesta en marcha de la Ley No.42-01, nos hace cómplices de la actitud inhumana y mezquina”de los dueños de los centros de salud privados que se han opuestos y, se oponen, a que el Estado Dominicano ponga en marcha esta importante y visionaria Ley (Declaraciones del CMD, 2002-2021).

Abraham Lincoln cuando fue Presidente de los USA dijo: “el voto de un ciudadano insatisfecho”, es más mortal política y socialmente que la bala de un fusil. En el caso de nuestro país, los ciudadanos a quienes se nos les negado el acceso a los servicios de APS, deberían exigir la puesta en marcha de la Ley No. 42-01, sin ningún tipo de reparo o dilación. Como se conoce, “actuar de espalda a las leyes vigentes legítimamente promulgadas, les ha costado los puestos a Presidentes, senadores, diputados, alcaldes y concejales en la mayoría de los países latinoamericanos en los últimos treinta (30) años”.

En tal sentido, las elecciones municipales, congresionales y presidenciales celebradas en Chile, Honduras, El Salvador, República Dominicana, Panamá, Costa Rica, Perú y Ecuador en los últimos cinco (5) años,  han resultado ser plebiscitos electorales en los que, la mayoría de  los ciudadanos, castigaron con sus votos a los/as aspirantes a puestos públicos que no escucharon los reclamos de sus respectivos pueblos en cuanto a mejorar los servicios de salud, educación, generación de empleos, inclusión social y seguridad ciudadana, entre otros legítimos reclamos.

Como se sabe, la “Salud es un Activo Invaluable” que impulsa el desarrollo humano integral de los pueblos derecho que asiste, según la Declaración Universal de los Derechos Humanos y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS/2030), compromisos que han asumidos los Estados y los Gobiernos miembros de la ONU de ofrecer servicios de Salud Pública de calidad para todos/as y en igualdad de condiciones.

Los servicios de APS están llamados a garantizar el desarrollo físico, mental y socioeconómico de las personas y, al mismo tiempo, crear las condiciones necesarias para que los dominicanos disfrutemos de bienestar colectivo.

“Sin salud la vida no es vida, sino solo un estado de languidez y sufrimiento, una copia de la muerte”. Sidarta Gautema.

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes