Decenas de soldados norcoreanos cruzaron el martes 18 de junio la frontera del Sur antes de retirarse bajo el fuego de advertencia del ejército surcoreano. Además, varios soldados norcoreanos resultaron heridos al explotar minas mientras trabajaban cerca de la frontera.

"Decenas de soldados norcoreanos cruzaron la línea de demarcación militar y se retiraron hacia el norte tras recibir disparos de advertencia" del Sur, declaró el Estado Mayor Conjunto.

La incursión se produjo horas antes de que el presidente ruso, Vladimir Putin, llegara a Corea del Norte para una visita de Estado poco frecuente.

En otro incidente, varios soldados norcoreanos resultaron heridos al explotar unas minas mientras trabajaban cerca de la frontera, según la misma fuente.

Un oficial del Estado Mayor afirma que los soldados estaban limpiando y colocando minas a lo largo de la frontera, pero "sufrieron numerosas bajas como resultado de repetidas explosiones de minas terrestres durante su trabajo". A pesar de ello, los militares del Norte "parecen continuar temerariamente sus operaciones", añadió el funcionario.

Leer tambiénCooperación, amistad y…¿armas?: Putin visita Corea del Norte por primera vez en 24 años

En los últimos meses, Corea del Norte se ha dedicado a desmantelar las carreteras y vías férreas que la unían al Sur cuando las relaciones entre ambos países eran mejores.

El jefe del Estado Mayor surcoreano ha afirmado que el ejército norcoreano también está reforzando las fortificaciones de su lado de la frontera mediante la colocación de minas, la construcción de nuevas barreras antitanque y la limpieza de grandes extensiones de bosque.

“Las actividades de Corea del Norte parecen ser una medida destinada a reforzar el control interno, en particular impidiendo que las tropas norcoreanas y los norcoreanos deserten al Sur”, declaró el jefe del Estado Mayor.

No es la primera vez

Es la segunda vez en menos de dos semanas que soldados norcoreanos cruzan la línea de demarcación intercoreana, que separa a los dos Estados que siguen técnicamente en guerra.

El 9 de junio varios soldados norcoreanos entraron brevemente en territorio surcoreano y se retiraron tras las advertencias sonoras y los disparos de advertencia de los soldados surcoreanos.

Leer tambiénCorea del Sur hizo disparos de advertencia tras el cruce de soldados norcoreanos en la frontera

Las dos Coreas están separadas por una zona desmilitarizada (DMZ) de 4 km de ancho. La línea de demarcación está en el centro. Los lados norcoreano y surcoreano de la DMZ están fuertemente fortificados, pero la propia línea de demarcación, situada en medio de esta zona infestada de minas, sólo está marcada por simples señales.

Las relaciones entre el Norte y el Sur atraviesan uno de los momentos más tensos de los últimos años. Los dos países siguen técnicamente en guerra, ya que el conflicto que los enfrentó de 1950 a 1953 terminó con un armisticio y no con un tratado de paz.

En las últimas semanas, Pyongyang envió a Corea del Sur cientos de globos cargados con desechos como colillas de cigarrillos, papel higiénico e incluso excrementos de animales.

Leer tambiénGlobos con basura en respuesta a globos con panfletos, así se tensan las relaciones en las Coreas

La intención de Corea del Norte era tomar represalias por el envío en globo de panfletos hostiles al líder Kim Jong-un y su familia, dólares de baja denominación y memorias USB con K-pop y series de televisión surcoreanas por parte de asociaciones de desertores al Norte. Seúl no puede impedir legalmente estos envíos.

El Norte y el Sur también han instalado cada uno altavoces cerca de la frontera con el objetivo de reanudar las emisiones de propaganda sonora, suspendidas desde 2018.

Este artículo fue adaptado de su original en francés