Nos llaman personas basurero”: los sirios que viven de los desperdicios que deja el ejército de EEUU

Más de una década de conflicto en Siria ha dejado a millones de familias sin nada, forzadas a vivir en pueblos remotos adonde no llega la ayuda humanitaria.

Por BBC News Mundo



Amer come del vertedero.

Gabriel Chaim

Familias como la de Amer, de 15 años, se ven obligadas a alimentarse de lo que encuentran en el vertedero de la base estadounidense.

Un vertedero militar estadounidense en el noreste de Siria es su única fuente de alimentos e ingresos."La gente nos avergüenza, nos llaman personas basurero", confiesa Alia, de 25 años.Tras más de una década de guerra, se estima que 15,3 millones de personas en Siria necesitan asistencia humanitaria, según muestran las últimas cifras de la ONU. Y cuatro de cada cinco personas de entre ellos no tienen acceso a alimentos suficientes.La hija de Alia, Walaa, es una de ellas."Estamos aquí para encontrar carne, para encontrar comida porque tenemos hambre", dice la niña de 12 años.En el noreste sirio controlado por los kurdos, la guerra contra el llamado Estado Islámico (EI) ha arrasado la economía.

Walaa lleva unas bolsas de basura.

Gabriel Chaim

Walaa camina todos los días dos horas con su madre para llegar al vertedero.

En medio de montones de desechos, y rodeados de los humos tóxicos que produce la quema de basura en las desérticas llanuras alrededor de la ciudad de Tell Beydar, un pequeño grupo de personas busca comida para alimentarse y plástico para vender.Esta no es la vida que Alia quería para sus hijos.Durante los últimos tres años, ha salido todos los días a las siete de la mañana para caminar las dos horas que separan su casa del vertedero, a menudo llevándose a Walaa con ella. Su hija mayor se queda en casa para cuidar al hijo menor de Alia.Alia y Walaa no regresan hasta el atardecer, para cuando la familia está muerta de hambre."Siempre soñé que mis hijas estudiarían como las demás niñas", dice. "Pero ahora son como yo, no saben leer ni escribir".

Mapa del noreste de Siria.

BBC

El esposo de Alia era trabajador agrícola. Pero cuando murió hace 10 años, la unidad familiar se derrumbó.La guerra, el empeoramiento de la sequía y las terribles condiciones económicas la han conducido a la desesperación.

Sobrevivir con sobras

Un camión llega al basurero y los niños corren hacia él. Hurgando entre los montones de bolsas, Amer, de 15 años, encuentra unos restos de pollo. Chupa los huesos y busca más."Si hubiera otros empleos, trabajaría en otra parte. Pero no puedo hacer nada más", dice.

Niños rebuscan entre la basura.

Gabriel Chaim

La guerra, la sequía y las terribles condiciones económicas determinan el futuro de muchos niños.

Amer es el único sostén de una familia de 11 personas. Gana entre 3.000 y 5.000 libras sirias (entre US$1,19 y US$1,99) al día vendiendo el plástico que encuentra. Apenas es suficiente para sobrevivir."Las cosas se complicaron después de la guerra. Ni siquiera tenemos para pan", dice.El hermano de Amer luchó junto a las fuerzas estadounidenses contra el Estado Islámico en la región. Recientemente resultó herido mientras patrullaba y apenas gana suficiente dinero para mantener a su propia familia."Los estadounidenses deberían hacer más para ayudarnos", añade el adolescente.

La lucha contra el EI

En 2014, Estados Unidos envió tropas para respaldar a las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF) lideradas por los kurdos en su lucha contra el grupo yihadista.Cinco años después, declararon la victoria sobre el EI.La región ahora está gobernada por una administración multiétnica dirigida por kurdos, pero la vida está lejos de la normalidad."Lo que está sucediendo en el noreste es el resultado del deterioro de las condiciones en el país", asegura el jefe de una ONG que trabaja en proyectos de desarrollo en la región y que pide permanecer en el anonimato por razones de seguridad.Las vastas tierras agrícolas y los campos petrolíferos del noreste fueron en el pasado una importante fuente de ingresos para Siria.Ahora, sin embargo, el incremento vertiginoso del precio de los alimentos, el aumento de las amenazas de seguridad y de la población, que se ha multiplicado por dos, han aumentado las tasas de pobreza.Muchos dependen hoy de la ayuda humanitaria para sobrevivir, pero la escasez de fondos y las restricciones logísticas hacen que la ayuda no llegue a todos los que la necesitan.

Walaa en el vertedero.

Gabriel Chaim

Walaa tiene 12 años y no sabe ni leer ni escribir. "No es la vida que quería para mis hijas", dice su madre.

La ONU está teniendo dificultades para llevar ayuda a la región, especialmente después de que Rusia y China bloquearan una resolución del organismo internacional que autorizaba a permanecer abierto un cruce fronterizo desde Irak.Pero la ayuda que llega se envía sobre todo a campos de refugiados y las zonas más afectadas por la guerra, como Raqqa y Deir ez-Zor, explica el responsable de la ONG.Las áreas rurales que hay entre medio, como los pueblos alrededor de Tell Baydar y otros, se pasan por alto.El periodista Hamza Hamki es de la ciudad de Qamishli, en el noreste de Siria. Asegura que no es tan habitual en la región escarbar en los basureros, aunque reconoce que el número de personas que están recurriendo a esto ha aumentado."La gente necesita proyectos de desarrollo. Necesita reconstrucción. Pero estos proyectos no existen, lo que contribuye al aumento de las tasas de pobreza", denuncia a la BBC.Las constantes amenazas a la seguridad obstaculizan cualquier plan para financiar este tipo de proyectos. Turquía ya ha liderado dos operaciones militares en Siriacontra áreas controladas por la administración kurda, las SDF.El grupo está dominado por las Unidades de Protección del Pueblo Kurdo (YPG), que Ankara considera una organización terrorista. Turquía asegura que la presencia del grupo en sus fronteras es una amenaza para su seguridad.

Walaa señala a un dirigible de vigilancia.

Gabriel Chaim

Un dirigible estadounidense vigila la zona.

También existe el riesgo de que el Estado Islámico resurja.La presencia militar estadounidense ofrece protección contra estas amenazas. Pero aún no está claro cuánto tiempo permanecerán operativas sus bases."Si Estados Unidos se retira, toda la región no tardará más de 24 horas en caer ante Turquía o el gobierno sirio", dice Hamki, y agrega que ambos escenarios tendrían implicaciones "catastróficas" para las personas que viven en la zona."La gente no tiene problemas con ninguna de las partes, solo quiere vivir con dignidad", afirma.Lo único que han conocido en su vida niños como Amer y Walaa es la guerra y la desesperación."Ojalá tuviéramos un poco más dinero para poder ir a la escuela y trabajar (en otro lugar). Eso es todo lo que deseo", confiesa Amer.
Recuerada quepuedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes