criptomoneda

El "criptopresidente" salvadoreño se calla ante el FMI

El Salvador se ha convertido en el laboratorio mundial en el tema. Su presidente, "el CEO" Nayib Bukele, está callado ante el llamado a "criptorecular" que le hizo el organismo internacional, apoyado por opositores al Gobierno.

Por Servicios de Acento.com.do


El presidente salvadoreño Nayib Bukele, apodado "criptopresidente", pero que gusta llamarse "CEO of El Salvador", se ha mantenido en silencio frente a la petición del Fondo Monetario Internacional (FMI) a que "le quite el estado de moneda de curso legal" a la criptomoneda bitcóin que en su país es desde hace cuatro meses el método de pago junto al dólar estadounidense. Es decir, que "criptorecule".

El FMI instó esta semana a El Salvador a "eliminar la calidad de moneda de curso legal" del bitcóin y manifestó su "preocupación" por los bonos respaldados con la criptomoneda cuya emisión está prevista para febrero y marzo de este año, según el ministro de Hacienda, Alejandro Zelaya.

El Salvador se convirtió en septiembre de 2021 en un laboratorio mundial de las criptomonedas con la adopción del bitcóin como moneda de curso legal que, según la agencia de calificación crediticia Moody's,  ya le ha costado al tesoro nacional salvadoreño 22 millones de dólares en reservas preciosas. Los papeles de deuda de la nación centroamericana se han hundido.

Este método agiganta los temores a una menor transparencia financiera, lo que tiene estancado un acuerdo de préstamo vital con el FMI, organismo que señaló que "la adopción de una criptomoneda como moneda de curso legal implica graves riesgos para la integridad financiera y del mercado, la estabilidad financiera y la protección del consumidor y puede ocasionar pasivos fiscales contingentes".

Por todo ello, que no es poco, pidió "limitar el alcance de la ley Bitcóin eliminando su calidad de moneda de curso legal", pero por el momento el Gobierno ha contestado con silencio.

En este clima, los diputados del opositor Alianza Republicana Nacionalista (Arena) presentaron este jueves una propuesta para la derogación de la Ley Bitcóin.

El parlamentario Ricardo Godoy dijo a periodistas que también se presentó una propuesta para que se derogue un fideicomiso aprobado en el Congreso para la implementación del proyecto.

La Asamblea Legislativa aprobó el uso de más de 200 millones de dólares para la adopción del bitcóin en El Salvador, de los que se asignaron 150 millones de dólares a un fideicomiso -fondo- administrado por el estatal Banco de Desarrollo de El Salvador (Bandesal).

"Parecería que lo único que interesa en este país es especular con el bitcóin (...); los salvadoreños están teniendo muchas necesidades y no están siendo atendidas por el Estado. Lo que estamos haciendo es un llamado de atención a que el Ejecutivo ponga sus buenos oficios para implementar políticas públicas que vayan y atiendan las necesidades de los salvadoreños", señaló el parlamentario Godoy.

The Washington Post publicó esta semana un artículo ilustrativo de lo que acontece sobre el asunto en el país del CEO gobernante, bajo el titular "Nayib Bukele comercia con bitcoin desnudo. El Salvador está pagando el precio".

El Salvador, dicen los economistas, está aprendiendo esa lección de la manera más difícil. El presidente Nayib Bukele, quien dejó caer el micrófono en Twitter este mes al afirmar que cambia el efectivo de su país por bitcoins en su teléfono y que lo hace mientras está “desnudo”.

“El Salvador ahora tiene la deuda soberana más angustiada del mundo, y es por la locura de bitcoin”, dijo el economista Steve Hanke a Fortune. “Los mercados piensan que Bukele se ha vuelto loco, y lo ha hecho”.

El chico malo de 40 años de la política latinoamericana, que prefiere las gorras de béisbol al revés y las gafas de sol cool, lanzó la criptomoneda el año pasado como acompañante del dólar estadounidense, que entró en uso como moneda nacional de El Salvador en 2001.

El bitcoin extraído digitalmente sería un gran nivelador económico, prometió, liberando a los salvadoreños dependientes de las remesas "del yugo de las altas tarifas de transferencia" de dinero y, adicionalmente, ayudar a los más pobres sin cuentas bancarias a acceder por primera vez a los servicios financieros.

Cuando Bukele sueña, sueña en grande 

En noviembre, cuando bitcoin era casi el doble de su valor actual de alrededor de $ 36,000 cada uno, Bukele anunció un "bono de bitcoin" de $ 1 mil millones para construir una nueva ciudad libre de impuestos a la sombra del volcán Conchagua. Iluminada por la energía geotérmica de la montaña, la urbanización circular con forma de bitcoin estaría bendecida con modernas torres, bares, restaurantes, un ferrocarril y su propio aeropuerto, presumiblemente en parte para acomodar los aviones privados de los criptoinversionistas de alto nivel.

Jaime Reusche, vicepresidente de Moody's, me dijo que Bukele, un ex ejecutivo de publicidad, todavía tiene como objetivo una oferta de bonos de bitcoin en febrero o marzo. Si encuentra interesados, el plan es usar la mitad de los fondos para construir la ciudad y la otra mitad para invertir en bitcoin, cuyas ganancias futuras podrían compartirse con los inversores más adelante, dijo Reusche. “Tiene muy poco sentido”, me dijo Reusche. “Si los inversionistas quisieran exponerse a bitcoin, simplemente deberían comprar bitcoin, no el riesgo de El Salvador”.

La incursión de bitcoin ha resultado costosa para El Salvador: apostar las reservas del tesoro del país en un instrumento errático y exótico mientras se anula un acuerdo del Fondo Monetario Internacional por preocupaciones de que las criptomonedas dificultan el rastreo del lavado de dinero y la corrupción, dijo Reusche.

“Estimamos que el país ha perdido entre $10 millones y $22 millones”, me dijo Reusche. "Perder dinero en depósitos del Tesoro no tiene precedentes, a menos que esté hablando de una mala gestión económica grave".

Una legión de jugadores, desde alcaldes estadounidenses hasta los gobiernos de Venezuela e Irán, se han subido a la locura de las criptomonedas en un intento por parecer progresista, atraer trabajos, apostar por los rendimientos y, en el caso de los estados rebeldes, eludir las sanciones y ocultar los rastros de dinero. Pero nadie ha dado el salto que ha hecho Bukele.

Los salvadoreños escépticos obtuvieron acceso a bitcoin a través de una billetera digital estatal llamada “Chivo” (la jerga local para “genial”), así como cajeros automáticos de marca. Pero, como informó Shawn Tully de Fortune, los salvadoreños descubrieron que acceder a las remesas en bitcoin "es sorprendentemente costoso, en ambos extremos de la transacción".

Los intercambios de criptomonedas cobran al remitente comisiones del 2 al 4 por ciento por cambiar dólares por bitcoin. Cuando los depósitos aterrizan digitalmente en una billetera Chivo, los salvadoreños, muchos de los cuales no quieren tener bitcoins, terminan yendo a un cajero automático, donde pueden convertir los retiros en dólares. El proveedor de cajeros automáticos recibe otro recorte del 5 por ciento. En total, las tarifas pueden oscilar entre el 7 y el 9,5 por ciento, potencialmente más altas.

“Más del 80 por ciento de las personas encuestadas por la Cámara de Comercio de El Salvador dijeron que no quieren remesas en bitcoin, y más de nueve de cada 10 rechazaron la idea de tomar sus salarios en monedas”, escribió Tully.

¿Es la crisis criptográfica de los últimos días motivo de reevaluación? No para Bukele, quien esta semana se jactó de gastar otros $15 millones de reservas en una de las naciones más pobres del hemisferio occidental para obtener 410 bitcoins más.

“Algunos muchachos están vendiendo muy barato”, tuiteó Bukele en inglés, puntuado por un emoji encogiéndose de hombros.

Una cosa en la que Bukele ha tenido éxito: convertir al presidente de un país centroamericano plagado de pandillas en el hermano tecnológico más improbable del mundo. Ha dominado el arte del entretenimiento trumpiano, construyendo una personalidad en línea que es en parte un rey criptográfico barbudo, en parte una celebridad de boca inteligente y en parte un populista latinoamericano de la vieja escuela.

En Twitter, puede provocar una tormenta más rápido que la madre naturaleza, tanto en español como en inglés. Lanza bombas f , y se ha autodenominado el "CEO de El Salvador". La semana pasada, probó sus habilidades para twittear en turco, cronometrado para jugar con quizás el único otro líder mundial que puede igualar su quijotismo económico: el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, cuya búsqueda de tasas de interés bajas ha llevado a la lira al suelo . .

Jugando en las redes sociales como un virtuoso, Bukele esta semana tuiteó una imagen manipulada de sí mismo vistiendo un uniforme de McDonald's , uniéndose a una broma constante entre los inversionistas de moneda cibernética sobre los "próximos trabajos" en caso de que la redada de bitcoin hunda sus carreras.

¿Su consejo para quienes trabajan en la parrilla en los Arcos Dorados?

“Invierta una parte de su cheque de pago de McDonald's en #bitcoin” , tuiteó. "¡Ahora vuelve a voltear más hamburguesas, maldito perezoso!"

¿Será Bukele el último en reírse? El jurado está fuera. Su aceptación inicial de bitcoin lo convirtió en un héroe de blockchain. Jack Mallers, fundador de la plataforma de pago de bitcoins Strike, quien ayudó a redactar la legislación salvadoreña que hizo que la criptomoneda fuera de curso legal, presentó la dirección de video de Bukele en una conferencia de criptomonedas en Miami en junio pasado con una camiseta de fútbol de El Salvador, un regalo de Bukele que calificó de "bastante enfermo", informaron mis colegas.

Algunos de ellos, especialmente aquellos que se beneficiarán de su apuesta de bitcoin, todavía consideran a Bukele como el tipo de renegado monetario que los criptoaficionados necesitan en la oficina nacional. Pero parece que más escepticismo de Bukele se está infiltrando en el mundo de las criptomonedas.

Apodado “ El primer dictador milenario de América Latina” por Slate, Bukele y sus seguidores se han movido para reemplazar a los jueces constitucionales para allanar el camino para su candidatura a la reelección, incluso cuando el presidente se enfrenta a la prensa libre y ha desplegado tropas en el Congreso para respaldar un crimen. factura. Algunos ven su asalto a los controles y equilibrios y el estado de derecho más como los actos de un autoritario latinoamericano tradicional que como un niño prodigio vanguardista y tecnológico.

“Si bien la decisión de Bukele de adoptar bitcoin como alternativa al dólar estadounidense en El Salvador tiene un gran potencial para liberar al mundo en desarrollo del yugo del establecimiento financiero mundial, su comportamiento autoritario aquí es un anatema para los ideales ciberlibertarios que sustentan las criptomonedas” , escribió David Z. Morris para el medio de criptonoticias CoinDesk.

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes