Vocería de los dioses

Pedernales y su legendaria promesa

El presidente Abinader se esta jugando la faja con este colosal proyecto. Pero el mismo va dirigido al mismo corazón de la pobreza extrema y la falta de inclusión de nuestros mas desafortunados ciudadanos.

Por Juan Llado

Siendo la séptima provincia en tamaño y la menos poblada con solo unos 39,000 habitantes, Pedernales gravita poderosamente en el imaginario nacional. Los 26 kilómetros de playa de la provincia y el angel de su Bahía de las Águilas, una playa paradisiaca de unos 7 kilómetros, sustentan el sueño idílico de su desarrollo turístico. Ahora que el “gobierno del cambio” se ha propuesto lograr ese desarrollo podrán quedar algunas interrogantes sobre sus planes, pero el proyecto anunciado la pasada semana seria su más trascendente obra del cuatrienio.

La trascendencia viene dada por el retraso en el desarrollo de la llamada Región Enriquillo, conformada por unos 6,961 kms2 que incluyen las provincias de Pedernales, Bahoruco, Independencia, Barahona. En tales provincias los índices de pobreza y desempleo son los más altos del país, además de que la mortalidad infantil y los niveles de escolaridad de la población son los peores. Por su limitada población de unos 371,000 de habitantes y sus escasas posibilidades de desarrollo económico, la región ha sido soslayada por los sucesivos gobiernos. De ahí que con el anunciado proyecto turístico en Cabo Rojo las esperanzas de redención son enormes.

Por décadas la promesa del desarrollo turístico de Pedernales se vio empantanada por un litigio sobre la propiedad de la tierra de los 362 millones de metros Bahía de las Águilas y lugares aledaños.  En los años noventa el Estado puso en manos del Instituto Agrario Dominicano esos terrenos y este supuestamente los transfirió a unos 1,500 agricultores que luego “vendieron” sus parcelas a particulares. Las diligencias legales para que el Estado pudiera recuperar la titularidad de esos terrenos duro más de dos décadas. Finalmente, en el 2018 fallo la Suprema Corte de Justicia a favor del Estado y luego el Tribunal Constitucional desestimó algunos reclamos posteriores.

 Cancún en el 1970 y Cancún hoy (recibiendo 7 millones de turistas al año)
Cancún en el 1970 y Cancún hoy (recibiendo 7 millones de turistas al año)

Adoptando una propuesta del 1994 de las comisiones ambientales de la Academia de Ciencias y la UASD, el Ministerio de Turismo había elaborado en el 2012 un Plan de Ordenamiento Territorial que estableció el “turismo de naturaleza” como la modalidad a desarrollar en la provincia. El gobierno de Danilo Medina luego contrató en 2019 una firma canadiense para que diseñara un Plan Maestro para el destino. El Plan canadiense introdujo el concepto de “turismo ecológico” y visualiza un desarrollo de baja densidad. Ambos planes sitúan en Cabo Rojo el desarrollo de la infraestructura hotelera, dejando intacta a Bahía de las Águilas.

En un gesto que lo enaltece, recién inaugurado su gobierno el presidente Abinader acudió a Pedernales a propalar que “la hora del sur” había llegado. En una breve visita prometió una importante iniciativa para que la provincia pudiera materializar su anhelado sueno de desarrollo turístico. Desde entonces se creó el Fideicomiso Pro-Pedernales para, a través de una alianza público-privada, orquestar el desarrollo y se diseñó un nuevo Plan Maestro. A los diez meses de haber hecho la promesa el presidente Abinader dio la semana pasada el primer picazo para dejar iniciada las obras estatales a esos fines (ver video aquí).

El presidente Abinader anuncio una inversion inicial de US$1,000 millones y el desarrollo de unas 3,000 habitaciones en Cabo Rojo. Esto implica una primera e inmediata inversion de RD$500 millones para comenzar a ejecutar las obras de infraestructura, las cuales incluyen un aeropuerto, un acueducto, carreteras, planta de tratamiento y plantas de energía renovable. Destacó el mandatario que once prestigiosas cadenas hoteleras han comprometido su entusiasta participación en el proyecto, el cual tendrá a Cabo Rojo como su epicentro. Se prevé que eventualmente el desarrollo turístico llegara a las 12,000 habitaciones en el área y genere unos 20,000 empleos directos y unos 56,000 indirectos, lo cual impactara la derrama económica por toda la región.

Una primera obra para ejecutar será la remodelación del antiguo hotel de la Alcoa en Cabo Rojo. Tambien se iniciarán las carreteras del mismo proyecto y el mejoramiento de la carretera Enriquillo-Pedernales. El ministro de Obras Publicas explico que “comenzaran “la reconstrucción y mejoramiento de la ruta Enriquillo-Pedernales con una extensión de 73 kilómetros y dos carriles de 3.65 metros de ancho por sentido, con una inversión del proyecto de 1,886 millones de pesos.”

En una clara concesión al lobby ambientalista, el presidente Abinader afirmo que no se construirán infraestructuras ni hoteles en Bahía de las Águilas, preservando así su ecosistema y reservándolo como un complemento del proyecto en Cabo Rojo. Quien escribe había señalado la factibilidad de ubicar esas infraestructuras en Bahía misma, pero no hay razón para que eso no se contemple eventualmente.

El presidente anuncio además un Plan Municipal de Ordenamiento Territorial Turistico – Zona Urbana para evitar la arrabalización que pudiera generar el desarrollo Turistico. Para la cabecera de la provincia se destinarán RD$350 millones para el malecón y un pequeño muelle para los pescadores. Este Plan incluye, además, entre otras cosas, una adecuación de la playa publica, un hito nacional, un helipuerto, un nuevo mercado binacional, un mercado municipal, un parque lineal, una terminal de autobuses, un canal de riego y una intervención del Rio Pedernales.

Sobre estos planes queda por diafanizar la modalidad de intervención del sector privado. El presidente Abinader había dicho que los terrenos para el desarrollo de hoteles serian alquilados a las empresas interesadas. Pero a pesar de que un despacho de prensa cita que el sector privado invertirá entre US$700 y US$800 millones inicialmente, no queda claro si el gobierno será el inversor en la superestructura y las cadenas hoteleras solo manejaran los hoteles. (Un reporte de prensa dijo que el Fideicomiso sería el propietario de todo.) Asimismo, no se ha especificado si el gobierno acudirá al BID o al Banco Mundial para un financiamiento de las demás obras.

 El presidente Abinader y la primera dama en su primera visita a Pedernales después de la toma de posesión.
El presidente Abinader y la primera dama en su primera visita a Pedernales después de la toma de posesión.

La iniciativa gubernamental es un factor que se ha usado en muchos países para despegar el desarrollo Turistico, especialmente en lugares apartados y sin infraestructura. Sin duda los planes gubernamentales son ambiciosos y cruciales para el desarrollo regional. Sin una intervención de la envergadura anunciada por parte del gobierno se podría seguir anhelando un desarrollo que nunca llegaría. Nosotros tenemos el ejemplo de Puerto Plata y Mexico exhibe los ejemplos de los centros integrales de desarrollo donde el Fonatur ha sido el emprendedor. El ejemplo de Cancún, en 1970 un potosí turístico muy selvático y apartado, figura entre las mas exitosas iniciativas gubernamentales.

El presidente Abinader se esta jugando la faja con este colosal proyecto. Pero el mismo va dirigido al mismo corazón de la pobreza extrema y la falta de inclusión de nuestros mas desafortunados ciudadanos. Aunque la pandemia y sus secuelas harán más difícil y tal vez más lenta la ejecución del proyecto, todos debemos apoyar al gobierno en este hercúleo esfuerzo. Es un deber de solidaridad que promete mantener nuestra cohesión social y redimir a una población por mucho tiempo marginada de nuestro desarrollo nacional. ¡Enhorabuena presidente Abinader! Como Pedernales, con la concreción de este proyecto usted tambien puede ser leyenda entre los pobres

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes