Política

La organización Trump reanima proyecto en República Dominicana y enturbia la política local

Por Servicios de Acento.com.do

Por Marcus Baram/ Para Fast Company

Para el presidente Trump, Haití puede ser un "shithole". Pero en el otro lado de la isla hay un país que claramente cree que podría ser una mina de oro, y una ganancia inesperada para el imperio comercial de su familia.

Según un reportaje publicado por la revista de negocios norteamericana Fast Company, la Organización Trump, está cerca de cerrar un convenio en República Dominicana con un desarrollador para asociarse en un proyecto en la costa este de la isla.

Eso a pesar de la promesa del presidente estadounidense de evitar nuevos acuerdos en el extranjero mientras esté en el cargo para evitar posibles conflictos de interés, como el de gobiernos extranjeros y compañías que intentasen ganarse el favor de la administración Trump.

Los abogados de la Organización Trump han insistido en que no es un acuerdo nuevo, sino que es consistente con un acuerdo de licencia ya existente que la compañía firmó con un desarrollador local en 2007.

El abogado de la compañía, Alan Garten, escribió por correo electrónico: "Trump at Cap Cana es un proyecto por etapas que se desarrollará con el tiempo".

El mes pasado, el socio de Trump en la isla, el poderoso Grupo Cap Cana, recibió permisos e incentivos financieros para construir 17 torres, incluido el proyecto Condos Playa Juanillo, que según los informes se ha vinculado a la Organización Trump.

Ricardo Hazoury, que dirige el Cap Cana Group y firmó el acuerdo original con Trump, no respondió a las solicitudes de comentarios. Por su parte, Garten solo respondió: "Durante años, hemos analizado avanzar con fases adicionales, pero nunca se ha finalizado nada".

No obstante, el proyecto ha provocado mucha controversia en la isla, debido a una propuesta solicitada por el Grupo Cap Cana  ̶ y respaldada por el gobierno dominicano ̶  para aumentar drásticamente las antiguas restricciones de altura de los edificios en la costa, desde 4 pisos hasta 22 niveles.

El límite de altura más alto sería de gran beneficio para los hoteleros, que podrían incluir más condominios de alto precio en ellos. Durante décadas, la isla ha insistido en que los edificios en esa área no excedan la altura de los cocoteros, una regulación destinada a preservar la belleza natural de la región.

Cuando el Ministerio de Turismo de la isla presentó la propuesta, aparentemente sin ninguna evaluación de impacto ambiental, fue recibida con una condena generalizada. (Por coincidencia, uno de los hoteleros que se opone a la propuesta, el Grupo Punta Cana, recibió al expresidente Bill Clinton esta semana para una visita).

"Durante décadas, Punta Cana ha sido un desarrollo en armonía con su entorno, pero la construcción de rascacielos en la playa lo cambiaría todo y lo convertiría en Cancún", dijo Roberto Álvarez, exembajador dominicano en la Organización de Estados Americanos.

Fuentes del gobierno dicen que el debate sobre la propuesta y la decisión de otorgar aprobación al proyecto afiliado a Trump han alcanzado los niveles más altos, incluida la oficina del presidente dominicano Danilo Medina. "Por supuesto, está en la mente de todos que esto ayudará a Cap Cana y ayudará a Trump", le dijo a Fast Company un asesor del ministerio de turismo.

Como una indicación de su influencia desmesurada, los funcionarios del gobierno se han referido a todo el desarrollo de Cap Cana como "el proyecto Trump" durante las reuniones con políticos regionales y líderes de la industria hotelera.

"Aquí en el palacio (de la Presidencia de la República), la idea del Presidente es que este presidente de Estados Unidos está enojado y es mejor que no nos pongamos en su camino", dice Bernardo Vega, exembajador dominicano en los Estados Unidos. "No queremos enfadarlo".

De una demanda fea hasta saludos y sonrisas

Justo antes de la toma de posesión, el abogado de Trump anunció en una conferencia de prensa que "no se harán nuevos acuerdos extranjeros durante la presidencia del presidente Trump". Pero cuando Eric Trump voló para visitar la isla y posar para fotos con el Grupo Cap Cana los propietarios menos de dos semanas después de que su padre tomara el juramento de su cargo, provocó muchos gestos de sospecha.

El abogado de la Organización Trump, Garten, insistió entonces en que cualquier proyecto en República Dominicana no se consideraría un nuevo acuerdo, citando el acuerdo de 2007 con el Grupo Cap Cana. En esos años, la compañía dominicana vendió millones de dólares en condominios en el Farallón Trump, en Cap Cana, un complejo que la asociación estaba desarrollando  ̶ el complejo incluso apareció en la sexta temporada de “The Apprentice”, la serie de televisión de Trump  ̶  pero el proyecto encalló en medio de la recesión financiera y Trump presentó una fea demanda los Hazoury en 2012.

Trump acusó a la familia de "fraude de libros de texto" por ventas de propiedades supuestamente ocultas, y un hermano de Hazoury le escribió a Eric Trump que las finanzas del complejo eran "precarias en el mejor de los días y más parecidas a un salto de bungee". Finalmente, las dos partes resolvieron las diferencias. Desde entonces, el proyecto ha estado hibernando, con malezas brotando a través de las bases de cimentación fundidas para el proyecto de lujo tan esperado.

Ahora, con Trump en el cargo, y la compañía de su familia explorando la reapertura de ese acuerdo, las circunstancias que rodean los actuales planes para Cap Cana se han prestado a la especulación generalizada. Aunque la propuesta de aumento de altura se presentó en octubre, solo se hizo pública la semana antes de Navidad, cuando el número de lectores de noticias generalmente baja.

Solo una semana después de que se revelara la propuesta del aumento de altura, el Grupo Cap Cana, con problemas financieros, anunció que estaba reestructurando su deuda por US$364 millones. El acuerdo fue organizado por A.J. Mediratta de Greylock Capital, quien también reestructuró la deuda del proyecto Trump's Ocean Club en Panamá en 2013.

En agradecimiento por la reestructuración, los ejecutivos de Cap Cana agradecieron al presidente dominicano Medina, su Ministerio de Turismo, y a "importantes grupos de inversionistas internacionales y nacionales (que) en este momento están desarrollando grandes proyectos dentro del destino antes mencionado". Mediratta se negó a comentar sobre las circunstancias de su participación en el negocio de Cap Cana.

Los expertos en ética señalan el acuerdo dominicano como "un ejemplo más de un enredo extranjero para el imperio empresarial Trump que crea conflictos de intereses", según Richard Painter, quien fue el principal abogado de ética de la Casa Blanca durante la administración de George W. Bush. La oficina de prensa de la Casa Blanca no respondió a una solicitud de comentarios.

Acusado de doblarse

El potencial desarrollo de Trump es políticamente delicado en República Dominicana puesto que las políticas de Trump han sido consideradas dañinas para los intereses económicos del país, desde el posible retorno de miles de "soñadores" dominicanos hasta la repatriación de capital bajo el recién aprobado proyecto de ley de impuestos de Estados Unidos.

A pesar de ello, el actual gobierno dominicano está siendo acusado de hacer todo lo posible para acomodar a su poderoso vecino del norte. El presidente dominicano Medina, quien fue humillado cuando Trump se negó a reunirse con él en octubre pasado, "quiere que la familia Trump invierta en turismo en nuestro país, y por eso ha obligado al ministro de Turismo a cambiar las reglas" y permitir los edificios altos en la playa en Cap Cana y Punta Cana, afirma Vega, el exembajador dominicano.

En una contundente columna reciente para un periódico local, Vega escribió: "Con el fin de convencer al Sr. Trump, cuyas iniciativas presidenciales nos han causado tanto dolor, para que nos preste su nombre (no su dinero) en edificios de 20 pisos, nuestro propio presidente ha modificado las normas de construcción que han sido responsables del éxito de nuestra industria turística ".

Vega también afirmó que los lobistas de la isla en Washington, quienes están estrechamente vinculados a Trump, parecen tener una agenda doble y han empujado a la Organización Trump a invertir en la isla.

Brian Ballard, cuya firma Ballard Partners firmó un contrato de un año por valor de US$900,000 el año pasado para presionar a la isla, es un viejo amigo de Trump. Trabajó como cabildero de la Organización Trump en Florida durante años antes de convertirse en presidente de finanzas de ese estado para la campaña de Trump.

Desde la creación de su negocio, Ballard ha contratado a otros asociados de Trump, entre ellos Susie Wiles y Dan McFaul. Wiles encabezó la victoria de Trump en la Florida en el pico de las elecciones primarias, llamándose a sí misma la "estratega principal" del estado para la campaña de Trump, y McFaul fue un miembro clave del equipo de transición de Trump, en el examen de los candidatos para puestos de inteligencia y del Pentágono.

Otro de los empleados de Ballard fue Otto Reich, un exfuncionario de la era Reagan que ganó notoriedad por sus esfuerzos de cabildeo en nombre de los contras en Nicaragua. El veterano experto en política exterior viajó a Santo Domingo la primavera pasada para almorzar con grupos empresariales, incluida la poderosa asociación de propietarios de hoteles, diciéndoles que el presidente Trump tiene un gran interés en el turismo y valora en gran medida el sector turístico de la economía, dicen fuentes de la industria a Fast Company.

Reich, quien dice que su representación de la República Dominicana terminó en octubre, aclara: "No hablé en nombre del presidente Trump, ya sea sobre hoteles o cualquier otro tema, puesto que nunca he hablado con el Presidente".

Ballard niega rotundamente lo que dijo Vega y escribió a Fast Company en un correo electrónico lo siguiente: "Lo siento. No tengo nada que ver con eso. ¡Noticias falsas incluso en RD!", (Incluyó un emoji de cara sonriente al final del comentario).

El ministro de Turismo del país también negó rotundamente que la Organización Trump tuviera algo que ver con la propuesta del aumento de altura, aunque se negó a responder a más de una decena de solicitudes de comentarios más.

Vega ahora dice que estaba mal informado sobre el papel exacto de la Organización Trump, aclarando que el ministro de Turismo del país utilizó el nombre de Trump para presionar al sector privado para que respalde la propuesta "y no porque hayan decidido invertir".  Observa que el presidente Medina se debate entre agradar a Trump, ya que Estados Unidos ejerce una gran influencia sobre su pequeño vecino, y sus electores, quienes se han sentido ofendidos por los comentarios de Trump sobre los inmigrantes.

Painter señala que el asunto es también un problema ético para República Dominicana: "Pero hacer que los funcionarios públicos estadounidenses, a diferencia de las empresas estadounidenses, hagan que los gobiernos extranjeros se comporten de esta manera, en parte para congraciarse con nuestro presidente, es muy preocupante”.

El mensaje es que debes destruir tu entorno en beneficio de la organización Trump como una forma de sacar a tu país de la lista de “s***holes” de la Casa Blanca ".

 

Fuente> 

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes