Opinión

Una alianza de siempre

Por Ramón Colombo

Primero los taínos, cruzando de una isla a la otra (con el mismo canto de los cacicazgos). Luego llegarían los velámenes del primer asombro (con el mismo grito de dolor de dos pueblos bajo un solo tormento). Después, el pueblo negro en dos suelos de igual explotación (y la misma ira, aquí y allá, de los esclavos libertos). Llegaría más tarde un grito independentista a dos voces (Lares allá y la puerta del Conde aquí). Luego la gran alianza libertaria (Hostos y Betances, allá y aquí). ..Y ahora ha nacido, aquí y allá, el Comité de Amistad Domínico-Boricua (que enarbola los sueños de esa gran alianza de siempre).   

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguí leyendo

Lo más leído

Más noticias