Fogaraté

Súplica a mi ATH

Por Ramón Colombo

La mimo. La acaricio. La abrazo. La beso. Y ella (¡oh, pesar de mis pesares!) permanece plástica, indiferente y fría. Le canto las más bellas canciones y re recito mis mejores versos. Y ella (¡ay, qué dolor tan profundo!) se me niega. Me desespero ante su cruel indiferencia. Entonces, la estrello contra el suelo y la maldigo. Y ella (¡oh, qué necia!) permanece inmutable como un robot de plástico, sin sensibilidad humana. No comprende jamás que en toda circunstancia necesito apoyarme en ella para solventar mis carencias. Y es por eso que hoy le pido nunca negarme su cariño, aunque los fondos estén en tránsito

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes