Fogaraté

Primero, limpiar el alma

Por Ramón Colombo

Mañana levántese tempranito. Baje al malecón, reconcíliese con el mar y sus olas y dispare su imaginación hacia más allá del horizonte: continentes y pueblos, triunfos y derrotas, tristezas y alegrías e historias por suceder. Después tírese de espaldas en cualquier pedazo de grama y siga el lento tránsito de todos los monstruos gigantescos disfrazados de blanco. Entonces cierre los ojos y reviva en su mente todas las maravillas que contiene este hermoso pedazo de tierra, que debemos conservar para la paz, la alegría y la justicia…(Por eso, el domingo, intransigentemente, váyase temprano a votar).

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes