Opinión

¿Por qué intimamos al Tribunal Constitucional?

Por Guido Riggio

Desde que la Constitución del 13 de junio de 1924 reformada rompió con la Iglesia Católica Romana para convertir a nuestro Estado de confesional a laico, separándolo con su ley sustantiva de toda ideología religiosa, nuestras autoridades, lejos de cambiar sus hábitos ceremoniales oficiales y viejas relaciones estatales con la iglesia católica, se mantuvieron y se mantienen operando de forma personal en contra de la Constitución como si todavía el Estado al que se deben fuese confesional, y no laico.

Sin embargo, los ciudadanos concientes del desprecio y del vejamen a la Constitución que tal comportamiento estatal criminal significa, hemos tenido que soportar con estoicismo este desfile de iniquidades anticonstitucionales ceremoniales que dan al traste con la institucionalidad de un Estado que se ha prestado para promover de forma oficial algo vedado por la Constitución, una doctrina religiosa.

Por años hemos tenido que ver con tristeza a los tres poderes del Estado Dominicano desfilar sumisos ante un Clero y un altar para celebrar un Te Deum religioso el Día más glorioso de la Patria, el de la Independencia Nacional. Acto oficial descabellado, irracional e injustificable que se constituye en incontestable violación a la Constitución que nos rige, todos en coro, en un despliegue público confuso de adhesión oficial de funcionarios públicos y militares a favor de una ideología específica, a favor de una visión del mundo religiosa particular, confundidos junto a sus símbolos doctrinarios segregacionistas, los de una iglesia determinada, la Católica Romana, poseedora de una ideología autocrática, monárquica y antidemocrática, la que suelen defender y difundir con vehemencia y descaro.

Pero ha sido nuestra mayor tristeza escuchar que nuestro TRIBUNAL CONSTITUCIONAL, con su presidente y jueces miembros del órgano rector neutral que nos ha de garantizar la supremacía de la Constitución y los Derechos Ciudadanos,  manifestar su voluntad de adherirse a esta mala práctica estatal y anunciar con bombos y platillos la celebración de su primer aniversario nada menos que con una MISA católica, asumiendo para la institución que representan sus convicciones religiosas personales , atropellándola, mezclando con sus asuntos privados de conciencia a un órgano público tan delicado, un órgano primordial que debe ser preservado incólume como ente imparcial para el servicio de las plurales confesiones e ideologías que se practican y disputan en la Nación Dominicana.

Para quienes poseen una mínima noción de Derecho Constitucional y de lo que es un Tribunal Constitucional, la decisión de estos “jueces” resulta escandalosa e inexplicable pues, después de deliberar, decidieron elegir la religión católica para su celebración , y lo hizo el  propio Tribunal Constitucional que habrá de pronunciarse en contra o a favor de la iglesia que han decidido privilegiar al elegirla entre todas las iglesias, confesiones e ideologías que operan en Dominicana, para ellos  la católica es la más capaz (sino la única)  de legitimarlos y bendecirlos , con su dios particular, en su primer aniversario.

Han discriminado a las demás, a las que la cuestionan y la enfrentan, a iglesias y a ciudadanos que un día les llevarán sus querellas para exigir sus derechos fundamentales ante un tribunal que ya, en su deliberación religiosa ha señalado a la católica para que lo bendiga con su Misa; y lo ha hecho una Corte que debe no solo ser decorosa, sino parecerlo, como la mujer del rey, carente de preferencias por grupo religioso o ideología alguna.

Pero ¿Cómo explicar semejante desatino? ¿Como explicar que estos ciudadanos expertos en asuntos constitucionales hayan manifestado en público sus preferencias confesionales?

¿Acaso han caído ante el dominio que ejerce el clero católico sobre el Estado Dominicano? ¿Podrán ahora estos jueces evacuar sentencias en contra de los intereses materiales de la Iglesia Romana y de su Clero como lo es el Concordato?

¿A quiénes les reclamarán nuestras mujeres sobre el tema del derecho al aborto que les conculco la Iglesia imponiendo su Moral Religiosa medieval sobre la Moral Civil hostosiana? ¿A quienes les reclamarán los homosexuales? ¿A quienes todos aquellos cuya visión del mundo contradiga a la Iglesia Católica, a sus dogmas y a su Moral Religiosa? ¿O a quienes los agnósticos y los ateos? ¿Acaso no podrán pensar que han sido “evangelizados”?

Si esto es así, y si estos 13 jueces no se disculpan ante la Nación y ante los 8 miembros del Consejo Nacional de la Magistratura que los nombró para servir y no para que aprovecharan sus investiduras para manifestar sus creencias religiosas a favor de una Iglesia…

Se imaginan ustedes que los 13 jueces fuesen ateos y se le ocurriera convocar a una ceremonia contra Dios ¿Qué dirían los miles de creyentes dominicanos? O si fuesen Evangélicos Protestantes y convocaran a un Servicio Religioso ¿Que dirían los católicos? ¿Acaso el Cardenal no tronaría en su Catedral como nos tiene acostumbrados?

Porque si es así, si están institucionalmente pendenciados , entonces a los dominicanos no nos quedará otro camino salir del país para reclamar nuestros Derechos Constitucionales ante tribunales internacionales cuyos jueces estén concientes de estos delicados asuntos que han de tratar, jueces capaces de no ceder a presión alguna, sea ésta de índole política o social o ideológica religiosa.

Y, aunque el daño esta hecho, nuestra esperanza es que como funcionarios del Tribunal Constitucional reflexionen y reconozcan este grave error y cancelen la Misa programada. Creemos que el Alto Clero los comprenderá porque, como autoproclamados portadores de la verdad y la transparencia de Cristo Jesús, no les convendría que se comente por ahí que el Tribunal Constitucional ha sido “evangelizado”, luciendo como si fuere parte del rebaño.

Referencias:

Para adherirse a la causa escriba a rdlaica@gmail.com

“Por una República Dominicana Laica”

Noticia:

http://www.acento.com.do/index.php/news/40086/56/Movimiento-intima-al-TC-para-que-se-abstenga-de-promover-una-religion-en-particular.html

-Texto del Documento de Formal Intimación y Advertencia Notificado: ver:

http://guidoriggio.blogspot.com/2013/01/texto-notificacion-al-tribunal.html

A continuación la intimación íntegra a el Tribunal Constitucional

-Anuncios celebración Misa para el 25 de enero:

http://www.listin.com.do/la-republica/2013/1/6/261184/Tribunal-Constitucional-celebrara-primer-aniversario

http://www.tribunalconstitucional.gob.do/node/902

Nota complementaria:

El TRIBUNAL CONSTITUCIONAL DE LA REPUBLICA DOMINICANA fue intimado el día 18 a suspender la Misa Católica para el día 25 de enero de 2013 que incluyeron de forma oficial en su programa de festejos con motivo de la celebración de su primer aniversario de fundado. La intimación fue informada a los miembros del Consejo Nacional de la Magistratura:

Tribunal Constitucional: MILTON L. RAY GUEVARA, Juez Presidente; LEYDA MARGARITA PIÑA MEDRANO, Jueza Primera Sustituta; LINO VASQUEZ SAMUEL, Juez Segundo Sustituto; HERMOGENES ACOSTA DE LOS SANTOS, Juez; ANA ISABEL BONILLA, Jueza; JUSTO PEDRO CASTELLANOS KHOURI, Juez; VICTOR JOAQUIN CASTELLANOS PIZANO, Juez; JOTTIN CURY DAVID, Juez; RAFAEL DIAZ FILPO, Juez; WILSON GOMEZ, Juez; VICTOR GOMEZ BERGES, Juez. Juez; KATIA MIGUELINA JIMENEZ MARTINEZ, Jueza e IDELFONSO REYES, Juez;

Consejo de la Magistratura: Presidente de la República , presidente del Senado, presidente de la Cámara de Diputados y al senador y diputado designado, al presidente de la Suprema Corte de Justicia y al juez designado y al Procurador General de la República.

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes