Fogaraté

Oda a mi mecedora

Por Ramón Colombo

Me doy a ti por lo que siempre has sido: acopio de mi paz, propiciadora de mis sueños, ámbito de mi ternura niña, mi brisa y mi frescura. Me meces al ritmo del cansancio, sin reclamarme más que la impaciencia. Me balanceas en un cosmos a la medida del espacio que ocupo en tu existencia. Eres mi refugio, mi escape, mi entrega al silencio y mi alegría. Tu balance perfecto y tu ritmo me hacen sentir que soy el hijo del misterio telúrico del viento. Eres lo que siempre busco: el tránsito mágico hacia el reposo perfecto. Por todo eso, amada mecedora mía, te dedico esta oda, mi te quiero más tierno.

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes