L'Osservatore Rominicano

La educación dominicana en manos de Lutero

Por Guido Riggio

Señor Presidente, esto no es correcto, se constituye en una monstruosa e insólita conspiración del Estado contra el pueblo dominicano que lo eligió y usted ni tiene derecho ni debió hacerlo. Es una retranca al progreso, una vergüenza. Me explico:

La educación dominicana necesita de profundas transformaciones, esencialmente retomar los caminos y la visión de la educación hostosiana, la educación laica, la de Bosch que ha de basarse en la ciencia, en el conocimiento objetivo y no en creencias supersticiosas involutivas que prevalecen en mayor medida en la nación haitiana, la que la Iglesia aquí difunde y promueve.

Sin embargo, la dirección del proyecto de “Pacto Educativo” se ha puesto en manos de Lutero, en manos de la Iglesia Católica de Roma, la institución ideológica medieval que destronó a Hostos, la que siempre ha conspirado contra el sistema educativo público dominicano para imponer sus intereses particulares.

Y como era de esperarse, con el timón en sus manos, los eternos manipuladores de la educación han dejado fuera a la Universidad Autónoma de Santo Domingo, al más alto órgano educativo del Estado, bastión y cuna de las ideas progresistas y liberales, sus enemigos naturales. Les han dado el timón, escucharán a todos y terminarán haciendo que les venga en ganas. Puro teatro.

Señor Presidente usted ha actuado indelicadamente y le ha entregado la dirección del Pacto Educativo a la Iglesia Católica, le ha entregado la soberanía nacional de la educación pública a un Estado ajeno, al Estado multinacional “político-religioso” que desde siempre ha actuado en contra de la dominicanidad, el que derrocó a Juan Bosch el que lo llamó comunista, en contra de los principios progresistas y liberales que nos legó Juan Pablo Duarte, al que excomulgó, pues han sido nuestros impenitentes traidores.

Con esto se le ha confirmado a la Iglesia ser la dueña y señora de la educación dominicana, avalando lo dicho por el capítulo XXII del Concordato Trujillista:

1. La enseñanza suministrada por el Estado en las escuelas públicas estará orientada por los principios de la doctrina y de la moral católicas.

Pero esto, por demás inconstitucional, constituye una renuncia a la soberanía nacional y parece que la estamos perpetuando.

Señor Presidente usted ha amarrado al perro con longaniza y lo ha puesto a cuidar el hueso. No se muestre genuflexo, cásese con la historia, ponga a alguien neutral al frente de este Pacto Educativo y denuncie la anulación del Concordato.

La Iglesia ha sido la eterna asesina de la educación dominicana.

Mientras tanto:Esto del “Pacto Educativo”no es más que un triste “circo romano”.

¡Qué salgan los payasos!

 

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes