La voz del Consejo Regional de Desarrollo (CRD)

Iniciativas que exige el desarrollo de RD

Por Ysócrates Peña Reyes

Contemplando los altos grados de fragilidad que evidencian nuestras estructuras y fuerzas productivas, el Consejo Regional de Desarrollo, Inc. (CRD), en sus estrategias, plantea como tarea urgente y prioritaria de nuestro Estado y sociedad, generar una revolución tecnológica, industrial y social, para facilitar el nacimiento de plataformas eficientes, que permitan la erradicación del atraso socioeconómico en el país, especialmente, en sus comunidades rurales y las provincias de sus entornos.

Iniciativas que propone, como parte de las principales columnas que debemos edificar, para facilitar a nuestra nación, una ruta que le permita sustentar su desarrollo, a fin de propulsar en forma armónica y equitativa, el progreso y bienestar que exige su población.

Respecto a lo cual, sus enfoques conducen, a una nueva visión en torno a nuestras zonas rurales y sus habitantes, a fin de hacer arribar al país a mejores horizontes socioeconómicos, además, para cumplir el importante rol que corresponde a su producción agrícola, en la solución de los problemas alimenticios, que actualmente atentan contra la supervivencia de la población local y mundial

Cometido que visualiza su implementación, por medio de un ambiente institucional y social, que impacte las comunidades rurales y sus regiones, cambiando las condiciones de vida de quienes las habitan, y a su vez, acelerando en éstas, el surgimiento de bien articulado sistema de producción y comercio, que permita acelerar la solidez que reclaman nuestras estructuras y fuerzas productivas.

Para el organismo, la problemática tratada, necesariamente conlleva comprender, que la solución a los males que obstaculizan el gran despegue del campo dominicano, debe ir más allá de la asistencia financiera que se pueda ofrecer a determinados núcleos en la producción agropecuaria, en razón, de que su eliminación ciertamente es factible, por medio de cambios profundos en el hábitat en el que se desenvuelven su población.

Objetivos que propone:

Los objetivos trazados, conforme al CRD, conducen a iniciar medidas inteligentes que garanticen un desarrollo tecnológico, industrial y agroindustrial que motorice un progreso social sustentable, además, que facilite insertarnos con eficiencia en los mercados internacionales, sobretodo, en Haití y los demás países adyacentes al nuestro.

Metas las cuales, enmarca que deben soportarse en una plataforma vial, que contenga la edificación del Ferrocarril Internacional Nordeste-Dominicana-Haití, el Aeródromo Múltiple del Nordeste y las demás estructuras que urgen las diversas zonas rurales del país, especialmente, las que forman parte de la Región Nordeste y el Cibao Central.

Añadiendo a las mismas, la impostergable conversión de las regionales del Ministerio de Agricultura en viceministerio de producción y de biotecnologías, además, un mejor uso de los puertos de Arroyo Barril, de Manzanillo y de Puerto Plata, con la puesta en operación en los mismos de flotas mercantes.

Asimismo, hacer de las diversas zonas francas plantas agroindustriales y centros biotecnológicos, teniendo entre sus principales soportes, el ferrocarril internacional, el Aeródromo Múltiple del Nordeste, un corredor vial conformado por la avenida de circunvalación de San Francisco de Macorís, la carretera ecoturística y de comercialización Cotuí-San Francisco-Río San Juan y una vía expresa Samaná-Nagua-San Francisco-Tenares -Salcedo-Moca-Santiago.

Agrega, como parte de la plataforma, el levantamiento de la Presa del Alto Yuna, el proyecto agrícola e hidroeléctrico de la presa de los ríos Boba-Bagui y la plena ejecución del proyecto agropecuario Aglipo en el Bajo Yuna, así como, la implementación de las estrategias formuladas por el CRD, tendentes a desarrollar nuestros campos y las diversas poblaciones urbanas del país que conforman sus entornos.

Conforme las directrices del Consejo Regional de Desarrollo, Inc. (CRD), la revolución tecnológica, industrial y social que propone en el campo dominicano y a nivel de todas las estructuras productivas, se trata de un reto impostergable, a cargo de todos los componentes de las sociedad dominicana, que posibilitará valorar los recursos que detenta Republica Dominicana, como garantía de nuestras vidas y las de futuras generaciones, como factores esenciales del progreso y la paz sustentable

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes