Opinión

Francisco no se atreve...

Por Ramón Colombo

Lo que con mayor frecuencia le llega desde el Palacio Nacional a Francisco Domínguez Brito, Procurador General de la República, de mayor a menor grado de sutileza: 1) “Maneja ese caso con mucho cuidado”; 2) “Mira a ver qué se puede hacer con ese caso”; 3) “Resuelve ese caso de la mejor manera...”, y 4) “Resuelve eso como quiero que se resuelva”. Ante eso, lo único que le queda a Domínguez Brito es hacer allantes contra la corrupción, pues ningún Procurador, subalterno del Presidente de la República, puede dejar de hacer lo que le ordena, sutil o abiertamente, su jefe... (O hace lo que  Virgilio Bello Rosa, que mandó a Hipólito al carajo)

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes