Ventana

Estuve en Caracas, la única dictadura que vi la tiene la oposición, la derecha

Por Maribel Núñez Valdez

Estuve en Venezuela. Actualmente no hay violencia de la derecha fascista del modo en que llenó a buena parte de país con actos tan vergonzosos para la humanidad como crímenes de odio, en donde pagos muchachos pobres y encapuchados, que la prensa mostró incluso movilizándose junto al presidente de la Asamblea Nacional, Julio Borges y buena parte dela dirigencia del Partido del condenado a prisión por incitador de terrorismo, Leopoldo López; tal cual lo informó la justicia venezolana, quemaron afro-venezolanos vivos, 29 fueron el total, 9 en total no pudieron sobrevivir a las llamas… su inquisitorio pecado además de ser afro, ser chavistas.

La violencia que persiste es la del bloqueo económico que a nivel internacional agudizó EEUU, se siente la guerra económica que hace que un vil comerciante venda un huevo más caro que un galón de gasolina,  mas, también se siente el trabajo tesonero de los Comité Local de Abastecimiento y Producción –Clap-, donde ciudadan@s en las parroquias, casa por casa, distribuyen los alimentos, así como las farmacias que celebraron ésta semana la llegada de más de 10 millones de fármacos directamente desde la India; la tierra de Trump no se los vende.

También se respira el ímpetu de la Asamblea Nacional Constituyente construyendo una Venezuela más justa y no impune, se ve el trabajo tesonero del Presidente Nicolás Maduro en búsqueda de soluciones, la Revolución se vive en la ciudad en cada pared, en el popular Teatro Teresa Carreño la vi, en sus cantautores, en sus poetas, cantando al pueblo sin costos, en el cine-forum, en el parque, en el niño y su madre que van raudo a la escuela uno, al trabajo la otra… en cada cúspide de los edificio, en cada voz ciudadana, mostrando lo irreversible de la Revolución, en residenciales que muestran las un millón setecientas mil viviendas entregadas por Chávez y Nicolás.

 Miguel Mejía, embajador dominicano y líder del Movimiento Izquierda Unida (MIU)
Miguel Mejía, embajador dominicano y líder del Movimiento Izquierda Unida (MIU)

Venezuela además de la reserva más grande de oro negro, tiene una importante reserva de oro azul,  del amarillo, de diamante y más…, tiene un gobierno socialista que distribuye la riqueza entre su pueblo teniendo uno de los Gini más bajo de América y llevándose el galardón otorgado por la Cepal de país que mejor distribuye el ingreso entre sus ciudadan@s.

Venezuela está siendo agobiada , agredida por la política del imperialismo, que no es más que lo que nos enseñó los clásicos del Marxismo Leninismo,  de que con el enemigo de clase realmente  las situaciones son a resolver, hemos visto un imperialismo que se la ha jugado toda contra Venezuela

Compartir

Recordemos el golpe de Estado contra Juan Bosch, la invasión gringa del 65, al Chile de Salvador Allende para saber como el sistema capitalista ataca a los gobiernos socialistas o progresistas, recordemos la resistente Cuba con más de 50 años de bloqueo económico por tener una revolución socialista,la Bolivariana la preside Nicolás Maduro y desde los tiempos del presidente Chávez pervive la unión cívico militar, que ante los 120 días de violentos ataques fascistas de la oposición y la poderosa cobertura mediática de desinformación internacional, no importando las amenazas de Donald Trump de invadir, la terrible guerra económica implementada por años, el ya reconocido y acrecentado bloqueo económico lanzado desde Estados Unidos, se demostró que la unión cívico militar está probadamente consolidada.

En Caracas se ha celebrado el multitudinario encuentro internacional “Todos somos Venezuela: diálogo mundial, por la paz, la soberanía y la democracia bolivariana”,más de doscientos activistas de la solidaridad, más de 60 países y pude verificar que la única dictadura la tiene instaurada la derecha,y que una sencilla activista de la solidaridad como yo, no pudo reciprocar la invitación de ir la noche del sábado a la Plaza Simón Bolívar, como iría al parque Duarte en Dominicana a compartir palabras, una fría y quien sabe si algunos tambores o guitarreos.

 

 

No, no pudieron correr el riesgo de que a un fascista de la derecha le diera con hacernos daño. Así está, hay una paz, pero que no se sabe en que momento puede ser cual fino cristal fragmentada por los mismos que han llevado desasosiego a la familia venezolana, tanto local como internacional, recuerden que desde un Congreso se aprobaron fondos para la oposición justo cuando sembraba terror en las calles.

Luego del encuentro de todos l@s participantes en el Diálogo Mundial por la Paz, la Soberanía y la Democracia Bolivariana con el presidente Nicolás y el Pde. de Bolivia, Evo Morales, en el programa en “Contacto con Maduro”, al regresar entrevisté a un venezolano que se paseaba junto a su hijo en el parque Los Caobos, no se extrañen con lo politizado que es, hice muchas entrevistas y sale esa politización: 

¿Quiero hacerles preguntas sobre  la Revolución Bolivariana, sobre que está pasando en Venezuela , sobre si se siente que se está respirando una paz, qué usted tiene que decirle a los dominicanos sobre lo que usted está viviendo acá?

Primeramente el  llamado como venezolano, como revolucionario a todos los pueblos del mundo para  que no descuidemos la solidaridad, la solidaridad es el arma fundamental de los pueblos,  y en este momento en que Venezuela está siendo agobiada , agredida por la política del imperialismo, que no es más que lo que nos enseñó los clásicos del Marxismo Leninismo,  de que con el enemigo de clase realmente  las situaciones son a resolver, hemos visto un imperialismo que se la ha jugado toda contra Venezuela, porque realmente ellos entienden, y es así, ellos entienden que el ejemplo que hoy vive Venezuela es un ejemplo que dignificaría a los pueblos de América Latina y a los pueblos del mundo.

 La autora, Maribel Núñez, a la derecha, junto al líder de Movimiento Rebelde, Juan Hubieres, y otros dominicanos juntos a un militar venezolano.
La autora, Maribel Núñez, a la derecha, junto al líder de Movimiento Rebelde, Juan Hubieres, y otros dominicanos juntos a un militar venezolano.

Hoy vemos entonces como una consigna que nació en Venezuela, hoy se expande por el mundo, que se siente la “Espada de Bolívar por América Latina”, vemos como lo gritan también en Palestina,  que se siente la “Espada de Bolívar” por Gaza y Palestina,  eso es precisamente el ejemplo al que le tiene miedo el imperialismo –norte- Americano y bajo ese concepto es que debemos ver realmente  esa  política  agresiva que hay contra nuestro país, ahora el imperialismo logró algo, que logró unificar mucho más a los venezolanos,  unificar mucho más a los pueblos latinoamericanos,  porque independientemente de que hayan gobiernos lacayos  al imperio,  como el  caso de Brasil, como el caso de Colombia, que nos duele por ser realmente un país hermanado, el  caso de Argentina, el caso de Paraguay, estamos hablado de los gobiernos, sin embargo vemos como los pueblos reaccionan de una manera distinta, reaccionan de una respuesta contundente a favor de la unidad Latinoamericana y a favor de la verdadera libertad de nuestros pueblos, como lo hace también el pueblo norteamericano,  como vemos en los  Estados Unidos, hay  realmente reacción de ese pueblo  en contra de la política agresiva de los dos presidentes de los Estados Unidos, los dos últimos, Obama y ahora Trump.

Entonces en Venezuela todavía no ha pasado la situación de peligro, no, no va a pasar con facilidad, sin embargo esa unión de América Latina, y esa unión del mundo, ese grito, no solamente en un acto como el que hoy se realiza en Venezuela, este acto de que “Todos somos Venezuela”, verdad,  sino aquellos pequeños actos que se hacen en aquella pequeñas plazas, en aquellas pequeñas esquinas en cualquier lugar del mundo en solidaridad con nuestra nación, eso también tiene un repercusión.

Cuando usted dice que todavía no es seguro, ¿por qué usted cree no es seguro, a quién usted cree se le debe quizás, el no sentirse en paz totalmente? 

Vuelvo y repito, el imperialismo es sagaz, ellos se sienten que se le está arrebatando algo que nadie se lo dio pero que ellos dicen que es de ellos,  y ellos tratarán por todos los medios de mantener ese algo,  y nosotros trataremos por todos los medios de que ese algo no exista y que sencillamente nos podamos sentar, inclusive con el gobierno de los Estados Unidos en calidad de respeto, en calidad de tú a tú, en calidad de no sobreponernos unos sobre  los otros, sino con el respeto a la vida humana, y no solamente a la vida humana, a la vida en nuestro planeta,  porque lo que está en peligro no es cualquier cosa, es la existencia de nuestro planeta y esa existencia no la pone en peligro nuestros indígenas, nuestros aborígenes con sus costumbres, no la ponen en peligro nuestros pueblos que tratan de desarrollarse, sino  el imperialismo desarrollando una industria cada vez más catastrófica para la naturaleza y para el mismo hombre, entonces mientras eso suceda, por supuesto, siempre ellos van a tratar de ver como penetran y como logran objetivo,  sin embargo vuelvo y repito, sólo la unidad de los pueblos nos puede permitir avanzar íntegramente en la conquista de una unión universal con respeto entre todas las razas y entre todos los pueblos, porque la convivencia pacífica es lo único que puede garantizar la vida en nuestro planeta. 

Muchas gracias, no se si me dijo su nombre

No, Osvaldo Ramos.

¿De Caracas?

No, soy güayanes, del sur de Venezuela, de la zona industrial, de lo que se conoce como el “Arco minero del Orinoco”, allá a orilla del Orinoco, el primer río de Venezuela, el tercero de América Latina.

Muchas gracias

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes