Letras del gozo

El pabellón insomne

Paños menores en la ciudad temerosa de Santo Domingo.

Por Plinio Chahín

El pabellón opulento de los insomnes vendedores de

opio

En rincones frescos mancebos ofrecían tazas aromáticas

con tal de reincidir en las historias polvorientas

de los monstruos distribuyendo entre sus grandes sacos

alidonas

(y  licores

Luego la plaza y altos templos si por desgracia la

tarde se tornaba amenazante

a las ventanas saturnales alzando trombones de varas

bruñidas de la feria del festejo

Cinco notas repetidas sobre los tambores

Paños menores en la ciudad temerosa de Santo Domingo

y los transeúntes sin detenerse ponían en el cielo

la mirada seria:  así

mientras las nubes iban de prisa desgarrándose

en los pináculos de aluminio de Plaza Central

Por las noches  abierto el Malecón un aliento

espectral

En los barrios de las hospederías

Hasta muy tarde pisadas y querellas    mercaderes de

algún país remoto

Ahora el oficiante

Desde el trampolín el primer saco de productos

pirotécnicos

Ah estruendos esplendores

Azul rojo verde

Ya empieza a oler desde el púlpito

El halo de la lámpara el dormitorio arrasado

por la vehemencia y el remolino de sus hojas

Sobre las sábanas vacías

un arpa de fuego se apoya

el laúd ocre de su presa

En la ciudad confusa abierta en todas las direcciones

donde la furia y la pasión se mezclan con el polen

y otra vez Santo Domingo despliega sus alas y arde

de sed intacta y sin raíces

*Sobre un poema de Gerardo Deniz (Madrid-1932-México 2019)

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes