Deshojando paradigmas

La histeria y el victimismo en la agenda de un funcionario

Por Cándido Mercedes

Responder sin mencionar, tergiversar, manipular y desinformar, es la fuente inagotable de  aquellos que se han fraguado en la conciencia desdichada. Es la forja de sentimientos incurables, inoculados a lo largo de todo su proceso de socialización, de una niñez restringida, cargada de necesidades, que genera el camino de la victimización, merced a los resentimientos sempiternos.

Ese predomino de necesidades, sin amor, construido en el espacio material y espiritual, se bifurca en ondas expansivas infatigables. La trascendencia de lo material no sana, no agota todo el interior que se bosquejó a lo largo de 40 años. Hay en el alma, todo un espacio de guerra, como trinchera y combate fue toda su existencia. Los signos y símbolos de ahora han de ser de grandeza, todo ha de negar su pasado, postrado en la languidez de una existencia escuálida, donde vivir era una eterna agonía. La cotidianidad se constituía en un no querer despertar.

En la psicologización de su yo y de su ego, se transmuta. Nada es cierto. La combinación de sus yo: Yo Real, Yo Consciente, Yo Social y el Yo Ideal, producen de manera constante catarsis que generan esquizofrenia y paranoia todo el tiempo; sobre todo, cuando oye diferencias de la otra parte. Un enriquecimiento de un proyecto que viene a solidificar lo ya realizado, para una personalidad autoritaria y psicorigida, es ruido que entorpece, que agrieta, en vez de encontrar sinergia.

En esa topología de persona la incondicionalidad es la norma; la diferencia, la diversidad de opinión, la tolerancia, son meros discursos sin aprehensión, sin interiorizarse. Constituyen el espacio vacío para la visibilidad mediática y la retórica. Cuando esas personas forjadas en ese constructo, merced a las necesidades más perentorias, más vitales, su pasado conectado en el presente, frente a la menor diferencia, lo convierte en un campo de guerra. Crean conflictos donde no los hay. Sobredimensionan la desemejanza para no permitir la horizontalidad. No entienden los espacios públicos y el rol del funcionario y de la sociedad civil. La asumen si la pueden cooptar y hegemonizar por cualquier vía. Su lógica es la del pragmatismo y la preocupación constante de la imagen, más allá de lo que son en realidad. La exclusión es su amparo y “fortaleza”.

Crea la diferencia y “aplica” su poder, no importa si tiene que mentir y sonreír simultáneamente, porque sabe que quien tiene el poder trata de decidir al mismo tiempo el significado de la diferencia, monopolizando lo que es público y filtrando lo que le conviene. Lo único que ha de respetarse de una persona es su relación privilegiada con su individualidad y su relación personal. Después, todo lo que haga desde la esfera de lo público, de lo común, de funcionario, nos atañe, nos preocupa y buscamos fórmulas que legitimen lo que constituye la primera escalera de la democracia: Las elecciones.

Robert Mitchels decía con mucha propiedad que “la organización es el arma de los débiles contra el poder de los fuertes”. Participación Ciudadana en ningún momento ha pedido volver atrás en el conteo de los votos manual. ¡Nada más incierto! Eso es una grosería instalada en la mente de una persona con  trastornos de personalidad. Las cotorras bien pagadas y colocadas, repiten sin investigar. La falta de profesionalidad les impide ser objetivos cuando se trata de secundar a aquellos “que los tienen bien”.

Participación Ciudadana, dado que por primera vez vamos a unas elecciones con instrumentos totalmente automatizados, tres mecanismos tecnológicos: Dispositivo para el Registro de Concurrentes (DRC); Unidad de Conteo automatizado de votos (UCAV); Impresoras –Scanner, a fin de “agregar confianza en el nuevo sistema y en esa dirección propuso a la JCE dos niveles de certificación u observación tanto de los equipos como del conteo y las actas que generan”, propusimos que se haga una muestra de un 3% de los Colegios Electorales, para que concomitantemente se lleven a cabo el cómputo, tanto de manera automatizada como manual, pero solo en alrededor de 480 colegios.

¿Por qué pedimos esto? Para darle mayor validez y fiabilidad al proceso que trae consigo mayor consistencia y transparencia. Ver el grado de acoplamiento, de relación entre lo automatizado y lo manual. Ello trae consigo dos momentos importantes: El grado de correlación y un conteo rápido alternativo, que pudiese despejar cualquier duda desde la sociedad.

Participación Ciudadana a lo largo de sus 22 años de existencia y 10 OBSERVACINES ELECTORALES, nunca ha querido desconocer los roles de cada instancia de los poderes públicos. Empero, somos parte de la sociedad que sabe, a través de su misión, cual es su papel en una sociedad en que el sistema de Partidos colapsa y la degradación institucional se exhibe en cada segundo, y en toda oportunidad. Es el caso del padrón, que pedimos formalmente al presidente de ese órgano del Estado una explicación, para ilustrarnos de manera más firme, más objetiva acerca del mismo. Cómo es posible que en el mes de Abril del 2015 habían 662,313 nuevos inscritos, nuevos electores y 9 meses después, terminaba en 351,000. Queremos saber qué es eso de 207,000 biométricos validados cuando creíamos que todos los que sacaron la nueva cédula eran biométricos y validados. Ni la más simple cortesía, nada de respuesta, ni una llamada telefónica por uno de los cientos de empleados.

La democracia entraña tolerancia, eliminación de fanatismo, racionalidad en la vida pública y actuación prudente con conocimiento de causa. Al presidente de la Junta se le envió una carta con la propuesta y una solicitud de reunión para conversar con él alrededor de la misma. No contestó la misiva, no llamó a nadie de PC y luego se pone a hablar dislate, despropósito, que no guardan relación con lo expresado por nosotros como organización.

Esa actitud desatinada del presidente de la Junta es el rito de su personalidad. Es la adiafora que lo adorna y lo acompaña, más allá del salto en la movilidad social de los últimos 15 años. La ceguera del arte de la convivencia, en medio de la diferencia, está instalada en su disco duro cerebral. Para él todo es subordinación y/o supresión.

Por eso deja “filtrar” una información de la Embajada Norteamericana y el periódico El Día, su alter ego informativo, publicita “USAID quiere observar comicios dominicanos. En esta oportunidad ha requerido participar de forma directa, pese a ser una agencia gubernamental de Estados Unidos…”. USAID es la encargada de asuntos electorales de la Embajada. Es la excentricidad de la acción de una personalidad difusa, amorfa y policéntrica. ¡Después de todo, es la indigencia emocional que se pavonea, retozando en el tris del pasado que no logra alcanzar todo el presente!

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes