Editorial

Presidente Medina, olvídese del diálogo sobre Venezuela

Por Acento.com.do

Danilo Medina dijo en Davos, a propósito del descalabro de las negociaciones entre el gobierno venezolano y la oposición de ese país que él ha arbitrado, que confía todavía en el diálogo como la única vía para hacerle frente a la crisis en que viven los venezolanos.

Es muy optimista nuestro presidente. Tal vez esa sea la posición que deberán adoptar siempre los presidentes: ser optimistas pese a todas las adversidades, para que la gente no se canse o no renuncie a la posibilidad de hablar y resolver los problemas, porque “hablando la gente se entiende”.

Danilo Medina fue mucho más lejos. Dijo que los días domingo 28 y 29 de enero habría una nueva reunión en la República Dominicana, y que las partes estaban convocadas, incluyendo gobierno y oposición venezolana, y además contando con Chile como país garante, además de Bolivia, Nicaragua. México se retiró definitivamente, mientras que Paraguay guarda silencio.

Pese a todos los obstáculos, Danilo Medina sigue creyendo en el diálogo para la solución a la crisis venezolana. Es uno delos pocos presidentes que cree aún en la sinceridad de Nicolás Maduro, el presidente de Venezuela.

Los hechos son testarudos y demuestran que el gobierno de Venezuela, y Nicolás Maduro en particular, han sido los responsables de boicotear el diálogo que auspició el gobierno dominicano.

El 11 de enero de 2018 se reanudó el diálogo interrumpido en diciembre. Danilo Medina informó que se esperaba que todo estuviera negociado para anunciar los acuerdos, pero que mientras tanto nada estaba negociado, y que las partes guardarían silencio hasta la siguiente reunión, el 18 de enero.

Ni corto ni perezoso, Nicolás Maduro apenas unas horas después de la posposición del diálogo y de que casi se firmaran, anunció un ultimátum a la oposición para firmar los acuerdos, y reveló los detalles del diálogo. Unas horas después, el 16 de enero, se produjo la ejecución de Oscar López, el militar que se rebeló contra el gobierno y que negociaba su entrega, y fue ejecutado junto a otras 8 personas. El Ministro de Interior de Venezuela, Néstor Reverol, dijo que la ubicación de Oscar Pérez se logró gracias a los datos filtrados por la oposición en la República Dominicana.

Pero más grave aún, fue la decisión de la llamada Asamblea Constituyente, que anunció la celebración de elecciones presidenciales en los primeros cuatro meses del 2018, pese a que el calendario electoral era un punto importante del diálogo que debía concluir el 18 de enero. Por supuesto, y como era de esperarse, la oposición no acudió a la reunión del 18 de enero en la República Dominicana. México anunció su retirada de los países garantes, porque no había seriedad en el diálogo si una de las partes tomaba decisiones como la convocatoria unilateral de las elecciones presidenciales.

El diálogo ha caído en el desprestigio. El gobierno de Venezuela da la impresión de estar dispuesto a dialogar, pero es mentira, es una pantalla y una simulación. Ya Nicolás Maduro dijo que las elecciones serán el 30 de abril, y la harán sin garantías para nadie que desee participar en ese proceso, porque las elecciones serán otra farsa más para seguir aniquilando al pueblo de Venezuela.

Por eso, el diálogo fue acribillado por el gobierno de Venezuela, y el gobierno dominicano mantiene la idea de que es posible que ese diálogo se reconstruya. NO habrá posibilidad de entendimiento con actores como el gobierno irresponsable, irrespetuoso y simulador.

Danilo Medina apenas expresa una buena voluntad. Si ha habido gobiernos amigos o presidentes que confían en la imparcialidad del gobierno dominicano para que actúe como árbitro, lamentablemente el presidente dominicano está quedando mal. No hay tal posibilidad de acuerdo, por más miseria en que se encuentre Venezuela ni por más lindas que sean las personas de ese país.

El gobierno de Maduro está dispuesto a seguir aplastando a sus opositores o adversarios. No acepta disensión y todo cuanto desea es que le acojan todas sus propuestas, que nadie proteste, y que la democracia se reduzca a una simple caricatura en donde él manda, independientemente de los abusos que cometa.

Lo más recomendable es que gobierno dominicano se desliga de ese diálogo, que ya no es tal, y que apenas está haciendo que el presidente quede deteriorado ante la comunidad internacional.

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes