Editorial

Desafíos en torno al relevo en las direcciones regionales y distritales de educación

Por Franklin Pimentel Torres

En estos últimos meses ha habido bastante movimiento del personal docente y directivo que pertenecen a los niveles inicial, primario y secundario de niños, niñas, jóvenes y personas adultas insertas en los centros de educación gestionados por el Ministerio de Educación. Esto ha incluido la jubilación y el retiro de cerca de 5000 docentes, así como la realización de auditorías y evaluación de desempeño del personal docente y administrativo.

En este proceso de evaluación de desempeño y renovación del personal involucrado en los procesos educativos debemos incluir el actual proyecto en curso para sustituir los/as directores regionales y distritales de educación. Esto conllevaría la sustitución –o confirmación- de 18 directores/as regionales y 122 directores y directoras distritales en todo el país.

Había sido una práctica habitual que los directores y directoras regionales y distritales fueran designados a dedo, por el ministro de educación de turno, por afiliación, sugerencias de las autoridades del partido oficial en el territorio, o por “méritos” partidarios. El reclutamiento de dichos directores y directoras generalmente estaba relacionado con el repartimiento de cargos entre los/as miembros del partido que hubiese ganado las últimas elecciones.

En la actual administración del MINERD, gestionada por Andrés Navarro y su equipo, la selección de los directores regionales y distritales se ha querido hacer de otra manera, como parte del desarrollo de una de las líneas de acción de la actual administración, que está orientada a fortalecer la institucionalidad del sistema educativo dominicano, en vista a mejorar la dignidad y calidad de la educación que se ofrece a la población.

El mes de octubre del año pasado, 2017, la actual dirección del MINERD sorprendió señalando que convocaría para un “Proceso Competitivo para posiciones de Directores Regionales y Distritales”. De hecho, en el mes de diciembre pasado se abrió la posibilidad de que los/as aspirantes a desempeñar cargos directivos presentaran ante una comisión nacional organizadora su solicitud.

¿Cuáles son los fundamentos legales en los que se basa este proceso de reclutamiento de directores regionales y distritales? La Ley General de Educación 66-97, en el artículo 139, establece que los cargos administrativo-docentes y técnico-docentes de los diversos niveles del sistema educativo dominicano en el sector público serán servidos previo concursos de oposición y por méritos profesionales. En su art. 109, la ley educativa establece, además, que el director regional será designado directamente por el/la ministro de educación. Y el art. 115 plantea que también los directores distritales serán designados por el ministro de educación, pero a partir de una terna presentada por las Juntas Regionales de Educación.

La Ordenanza 24-2017, aprobada por el Consejo Nacional de Educación en el pasado mes de Noviembre, se presenta como fundamento legal y normativo para el desarrollo del proceso de selección de los nuevos directores regionales y distritales.

Las personas que postularían los cargos deberán cumplir con algunos requisitos. Entre los más significativos podemos señalar:

-Reunir las cualidades morales, éticas e intelectuales necesarias, así como los conocimientos y competencias requeridas para el ejercicio de la función específica a desempeñar;

-Mínimo de 5 años de experiencia docente, técnica o directiva en el sector educativo público;

- Constancia de muy buena calificación en la última Evaluación de Desempeño en la que participó.

- Máximo de 25 años de antigüedad en el servicio público o carrera docente. 

En el proceso de evaluación para los concursantes se utilizarán varias técnicas e instrumentos; se incluirán y tendrán en cuenta los siguientes aspectos: perfil profesional, prueba de competencias, aptitudes y motivaciones, prueba psicométrica, prueba de conocimientos, desempeño en la resolución de casos simulados y finalmente una entrevista personal con un equipo evaluador.

Hay otros aspectos importantes a destacar en la disposición de la ordenanza 24-2017: 

1.- La creación de una Comisión Nacional del proceso competitivo de selección de candidatos/as a los puestos directivos regionales y nacionales, compuesta por varios funcionarios del MINERD como el director de Gestión y Descentralización Educativa, quien la coordinará; el/la responsable de la Dirección de Recursos Humanos, así como los responsables de los viceministerios de Servicios Técnicos y Pedagógicos y de Planificación y Desarrollo Institucional. Formarán parte de la comisión también, un representante del Ministerio de Administración Pública y dos representantes de organismos nacionales relacionados con la educación.

2. La Comisión Nacional entregará al ministro de Educación una terna de candidatos pre-seleccionados para cada puesto de director regional; dicha terna deberá ser escogida entre las 9 personas que hayan obtenido mejores calificaciones. Para los directores de distrito, en cambio, quien presentará la terna será la Junta Regional de Educación.

3.- Los candidatos seleccionados deberán firmar un convenio con metas e indicadores claves, cuyo cumplimiento será requerido para continuar en el cargo en los períodos establecidos.

4.- Las personas elegidas ingresarán al cargo por un período probatorio de un año, al final del cual se les hará una evaluación de desempeño, de lo que dependerá su continuidad en el cargo.

5.- Si las personas elegidas sobrepasan la evaluación de desempeño del primer año, entonces continuarán en el cargo por cuatro años más, con la salvedad de que al final del segundo año tendrán que someterse a una evaluación de medio término, de la que dependerá su permanencia en el cargo por dos años más.

6.- Si la persona ha mostrado un buen desempeño durante el período de los 5 años y esto es confirmado por una evaluación final, entonces podrá optar de nuevo por postularse al cargo, solo por un período más.

No se debe dejar de mencionar que esta propuesta de escogencia de los directores regionales y distritales ha encontrado opiniones encontradas en el mundo educativo y en la sociedad. La oposición más significativa ha provenido de Eduardo Hidalgo, diputado, líder partidario y actual presidente de la ADP, que rechaza la metodología propuesta y propone que la selección se haga por concurso directo como se hace con los/as docentes y no por la presentación de ternas, que permite al ministro de educación tener la última palabra en la selección de los incumbentes. Entre las personas que apoyan el proceso propuesto por el MINERD está la ex presidenta de la ADP María Teresa Cabrera y la corriente magisterial Juan Pablo Duarte, quienes entienden que la forma propuesta para elegir a los directores regionales y distritales es un paso de avance significativo con relación a la metodología actual.

Una buena parte de la comunidad de aprendizaje, a nivel local, municipal y nacional, que se maneja con conciencia crítica y preocupación por la dignidad de la educación pública considera como novedoso y oportuno el procedimiento propuesto para la selección de los nuevos directores regionales y distritales. El gran desafío será aplicarlo tal como ha sido diseñado, darle seguimiento a este proceso, e incidir para que se mantenga la coherencia en el proceso y no se cambie cuando haya cambio de administración pública. Pues vale la pena intentarlo, ya que no podemos pretender tener mejores resultados en la gestión educativa y en los planes de mejora de los aprendizajes, repitiendo las mismas prácticas y cometiendo los mismos errores.

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes