“¡Por favor, no me dejen morir!” (advertencia: imágenes fuertes)

Explica que acudió en busca de servicio al Hospital periférico de Cienfuegos. De este centro la refirieron al hospital del Seguro Social, del cual la devolvieron al hospital de Cienfuegos. Denunció que pese a la gravedad de sus dolencias, la obligaron a esperar 7 horas sin atención médica. Finalmente, la refirieron al Hospital Regional Doctor José María Cabral y Báez, donde tampoco la atendieron
Servicios de Acento.com.do - 7 de marzo de 2016 - 6:34 am - Deja un comentario
Foto: Ciudadana clama por auxilio para no seguir “pudriéndose” en su casa

SANTIAGO, República Dominicana.- 

La señora Ángela Santos, de 44 años, clamó por ayuda de las autoridades para que un hospital del Estado la interne y le preste la atención necesaria para impedir morir de una infección que le ha provocado una putrefacción que está corroyendo su cuerpo.

Ángela Santos dijo a periodistas de Acento.com.do que ella es parapléjica, y que contrajo una infección en sus glúteos y parte de sus muslos, pero que en los hospitales públicos le alegan que no la pueden internar porque basta con un tratamiento ambulatorio.

La señora Santos vive en el Ensanche José Manuel, en la calle 8 esquina calle 47, en Santiago de los Caballeros.

Su caso fue divulgado en las redes sociales por sus parientes, mediante una nota en la cual la señora Santos afirma que vive un calvario todos los días al sentir como su carne se pudre.

“El dolor y el hedor son insoportables”, expresa.

Explica que acudió en busca de servicio al Hospital periférico de Cienfuegos. De este centro la refirieron al hospital del Seguro Social, del cual la devolvieron al hospital de Cienfuegos.

Denunció que pese a la gravedad de sus dolencias, la obligaron a esperar 7 horas sin atención médica.

Finalmente, la refirieron al Hospital Regional Doctor José María Cabral y Báez, donde tampoco la atendieron.

“¡Por favor, no me dejen morir!”, clamó angustiada la señora Ángela Santos.

“Pido, por amor a Dios, que si algún médico u otra persona puede ayudar a esta madre, será grandemente bendecido. No tengo dinero y quiero vivir”, expresó.

A falta de atención de parte de las autoridades, la familia de la señora Santos dijo que cualquier persona caritativa interesada en ayudar puede comunicarse con la familia en el teléfono 829-308-9304.

 

No aceptamos comentarios ofensivos ni denigrantes.
Estamos interesados en el debate de las ideas, no auspiciamos ninguna ofensa contra nadie. Los comentarios que contengan mensajes denigrantes, ofensivos, difamatorios, injuriosos, por razones de raza, de política, de religión o de cualquier otra índole serán eliminados y sus autores excluidos de continuar comentando.