Política

Trump lanza un plan para reemplazar estampillas de comida con cajitas

Por Servicios de Acento.com.do

Por Helena Bottemiller Evich, Catherine Boudreau y Sarah Ferris, para Politico

WASHINGTON, Estados Unidos.- La administración Trump propone ahorrar miles de millones en los próximos años al proporcionar a las familias de bajos ingresos una caja de alimentos no perecederos elegidos por el gobierno todos los meses, en lugar de cupones de alimentos, según recoge un reportaje publicado en la revista norteamericana Politico.

El lunes, el director de la OMB de la Casa Blanca, Mick Mulvaney, elogió la idea como una que está a la altura de la era moderna, llamándola un "programa de tipo Blue Apron", un guiño a la empresa de entrega de kits de comidas de alta gama que tuvo uno de los peores estrenos accionarios en la bolsa en 2017 y ha tenido problemas para atrapar clientes.

Mulvaney dijo que el plan de la administración no solo le ahorraría dinero al gobierno, sino que también proporcionaría a las personas alimentos más nutritivos que los que tienen ahora.

La propuesta, insertada en el presupuesto fiscal para 2019 de la Casa Blanca, reemplazaría aproximadamente la mitad del dinero que la mayoría de las familias reciben a través del Programa de Asistencia de Nutrición Suplementaria (SNAP), también conocido como cupones de alimentos, con lo que el Departamento de Agricultura llama “America´s harvest Box” ("Caja de cosecha de Estados Unidos"). El paquete contendría "100% de alimentos cultivados y producidos en EE. UU." e incluiría artículos como leche (preservada), mantequilla de maní, frutas y carnes enlatadas y cereales.

Pero el plan America's Harvest Box, que el Departamento de Agricultura de EE. UU (USDA) sostiene que ahorraría más de US$129 mil millones en 10 años, no es muy comparable con las empresas de entrega de comida de inicio como Blue Apron.

Por un lado, la propuesta de la administración Trump no incluye artículos frescos, como productos agrícolas o carne, que son el núcleo de Blue Apron y sus competidores. Dichos productos caducan rápidamente y su envío resulta increíblemente caro.

Cuando se le preguntó sobre cómo funcionaría la entrega, el vocero del USDA, Tim Murtaugh, aclaró que los estados "tendrían flexibilidad" en la forma en que deciden distribuir la comida entre los destinatarios de las cajitas salvadoras. En otras palabras, es casi seguro que el gobierno federal no estaría aplicando el método de ningún tipo de sistema de entrega al estilo Amazon. "Los ahorros proyectados no incluyen el envío puerta a puerta para todos los destinatarios", dijo Murtaugh.

El secretario de Agricultura, Sonny Perdue, elogió el plan de las “cajas de cosecha” como "un enfoque audaz e innovador" que les daría a los participantes del SNAP el mismo "nivel de valor alimenticio" que el sistema actual, a la vez que ahorra dinero a los contribuyentes.

La idea de que el USDA proporcione a millones de personas de bajos ingresos paquetes de alimentos a escala nacional no ha sido presentada por “think tanks” conservadores, promovidos por la industria o solicitados por administraciones anteriores. Murtaugh dijo que el concepto fue desarrollado internamente en el USDA. El lunes, Mulvaney le dio crédito a Perdue durante una sesión informativa en la Casa Blanca.

Quedan numerosas preguntas, por ejemplo, cómo se personalizarán estas cajas para, pongamos por caso, una familia que tiene un hijo alérgico a las nueces, o para aquellos que no comen ciertos tipos de carne por razones religiosas o personales. La propuesta estaba tan fuera de lugar que algunos que combaten contra el hambre, inicialmente, pensaron que era una broma.

Kevin Concannon, que supervisó SNAP durante la administración Obama, se horrorizó cuando vio la propuesta.

"¡Santo dios! ", estalló Concannon, quien dijo que le recordaba cuando los pobres tenían que hacer fila y esperar a que los funcionarios locales distribuyeran alimentos y otros beneficios sociales. "No sé de dónde vino esto, pero sospecho que la gente cuando lo estaban dibujando también estaba mirando películas mudas".

Otros defensores contra el hambre dijeron que el concepto es una reminiscencia de las raciones de guerra o las sopas durante la Gran Depresión. El Centro de Investigación y Acción de Alimentos, un prominente grupo sin fines de lucro, llamó a la idea de las cajas "un sistema diseñado por Rube-Goldberg", el caricaturista estadounidense que dibujaba máquinas estrafalarias, que resultaría "costoso, ineficiente, denigrante y propenso al fracaso".

En cuanto al material presupuestarios, el USDA dijo que podría entregar este alimento a "aproximadamente la mitad del costo minorista", una afirmación que los defensores encontraron difícil de creer.

Los beneficiarios de estampillas para comida recibirían su asignación mensual restante en tarjetas de débito que pueden usar en las tiendas de comestibles, como lo hacen ahora. La propuesta se aplica a los hogares que reciben al menos US$ 90 por mes en beneficios, que cubre más del 80 % de los beneficiarios de SNAP, más de 16 millones de hogares.

"Esta propuesta se enfoca en asegurar que todos los beneficiarios de SNAP reciban la comida nutritiva que necesitan con ahorros sustanciales al aprovechar el poder adquisitivo del USDA y la abundancia agrícola de Estados Unidos", dijo Murtaugh a POLITICO.

Los minoristas de comestibles también se opusieron a la propuesta, incluido el Food Marketing Institute, que representa a los principales minoristas como Walmart, Kroger y Albertsons, donde se gastan decenas de miles de millones de dólares en beneficios de SNAP cada año. La industria argumenta que las cajas de alimentos empacadas por el gobierno simplemente serían ineficientes.

Jennifer Hatcher, directora de política pública del grupo comercial, dijo que los minoristas de comestibles habían trabajado con el USDA y el Congreso durante muchos años para "lograr un sistema nacional, utilizando infraestructura comercial y tecnología existente para lograr la mayor eficiencia, disponibilidad y menor costo".

“Quizás esta propuesta podría ahorrar dinero en una cuenta, pero en función de nuestras décadas de experiencia en el programa, aumentaría los costos en otras áreas que negarían cualquier ahorro ", dijo Hatcher.

Funcionarios de la administración señalaron que el USDA ya distribuye productos básicos. Actualmente, estos alimentos se envían en gran parte a escuelas, bancos de alimentos y otras organizaciones, que a su vez distribuyen los alimentos a quienes los necesitan.

El Programa de Alimentos Suplementarios de Productos Básicos, por ejemplo, envía cajas de alimentos a unos 600,000 ancianos de bajos ingresos con la ayuda de bancos de alimentos y otras organizaciones sin fines de lucro. El presupuesto fiscal 2019 busca eliminar ese programa y combinarlo con el programa propuesto.

Sin embargo, un plan para los beneficiarios de SNAP sería una empresa exponencialmente más grande, que cubriría más de 16 millones de hogares. Si bien las empresas de alimentación y entrega de comida se están volviendo más comunes, su escala sigue siendo relativamente pequeña y se limita en gran medida a las áreas urbanas. Blue Apron, por ejemplo, tiene alrededor de 1 millón de clientes.

También hay interrogantes sobre cómo el gobierno haría llegar las cajas a los hogares rurales y remotos, y si el recorte de los beneficios de SNAP gastados en las tiendas afectaría las tiendas de pequeñas y medianas empresas en comunidades pequeñas.

"Esta acción no solo desestabilizaría los intentos de traer más alimentos saludables y frescos a los hogares con inseguridad alimentaria de Estados Unidos, sino que mantendría los dólares lejos de las tiendas de comestibles locales y los mercados de agricultores, que son activos críticos para todas las comunidades", dijo Jordan Rasmussen, asociado de política en el Centro de Asuntos Rurales, un grupo progresista de defensa rural.

Concannon, quien se jubiló del USDA al final de la administración Obama, señaló que en última instancia le correspondería al Congreso decidir si financiaría tal propuesta; algo que dijo que los legisladores en Capitol Hill probablemente no estarían ni remotamente interesados en crear.

"Incluso las personas que lo explican deben saber que las posibilidades de que esto ocurra son las mismas posibilidades de que yo condujera la próxima nave espacial que se lance desde la Florida", dijo

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes