Política

Miguel: Los marxistas y los cristianos tienen más en común que en diferencias


SANTO DOMINGO, República Dominicana.- El secretario general del Movimiento Izquierda Unida (MIU), organización marxista-leninista, Miguel Mejía, se quejó de la supuesta simpleza con que fue ofrecida por Acento una declaración que él hizo ofreciendo consuelo a los católicos dominicanos por los supuestos actos de pederastias y violaciones sexuales que se atribuyen a sacerdotes y ministros eclesiásticos de jeraquía.

En una carta a la dirección de este diario, Miguel Mejía dice lamentar “lo que se expone en la nota,  en el lenguaje en que se expone y para lo que se publica,  parta de que,  quien la redactó no solo no entendió absolutamente nada de mis declaraciones sobre los últimos e inadmisibles casos de abusos sexuales protagonizados por sacerdotes católicos, sino que tampoco entiende, al parecer, el mundo en que vivimos, ni la historia de la que venimos”.

Vea a en este enlace la nota publicada por Acento, y de la que se queja Miguel Mejía, que por cierto, fue remitida por sus servicios de relaciones públicas. Acento recibe cientos de notas de prensa, pero cuenta con personal que revisa y redacta las informaciones que recibe por la vía de las oficinas de relaciones públicas.

Ahora, publicamos la carta del secretario general del MIU, el secretario de Estado sin cartera, señor Miguel Mejía:

Septiembre 5, de 2013

Señor

Fausto Rosario

Director de “Acento.com”

Su Despacho.

Estimado amigo:

En el día de hoy he leído, con asombro la nota publicada en la sección “Actualidad” del diario digital que tan dignamente diriges, bajo el título de “La Iglesia Católica recibe apoyo de un dirigente comunista”, rubricada por “Servicios de Acento.com.do”.

Es lamentable que,  lo que se expone en la nota,  en el lenguaje en que se expone y para lo que se publica,  parta de que,  quien la redactó no solo no entendió absolutamente nada de mis declaraciones sobre los últimos e inadmisibles casos de abusos sexuales protagonizados por sacerdotes católicos, sino que tampoco entiende, al parecer, el mundo en que vivimos, ni la historia de la que venimos.

Un asunto tan complejo, tan importante y de tantas aristas, no puede quedar en manos de un comentarista que tenga por bandera la simplificación de la realidad y que peque, como pecó el redactor de esta nota, de una visión unilateral y sectaria.

No hay motivo de sorpresa alguna, para quien conozca la historia del movimiento comunista y socialista internacional, la de los movimientos revolucionarios en América Latina y la de los pensadores marxistas consecuentes, que comunistas, socialistas, revolucionarios y católicos de base coincidan y colaboren en una amplia gama de problemas sociales, políticos, económicos y culturales. Precisamente, esa coincidencia es el fruto de una madurez histórica de ambas corrientes y de la asunción de una verdad palmaria: quienes luchan aquí y ahora por la redención humana, la justicia social, la igualdad de oportunidades para todos los hombres y mujeres del planeta y la defensa de los principios de la convivencia civilizada, tienen más en común que diferencias sobre el reino de los cielos, la divinidad o la vida después de la muerte.

La “Teología de la Liberación” latinoamericana, de la  cual son dignos representantes Camilo Torres, Frei Betto, Ignacio Ellacuría, Hugo Assman, Leonardo Boff y tantos sacerdotes honestos, teólogos  y creyentes humildes de base, ha sido uno de los aportes esenciales a esta marcha de encuentro que tanto ha asombrado al redactor de la nota. Ella demostró que el principal enemigo de la felicidad humana, en los tiempos que corren, era y sigue siendo un sistema inhumano de explotación y redistribución desigual de las riquezas, el capitalismo salvaje, contra el cual, precisamente, combaten los marxistas, los socialistas y los revolucionarios. Ambas corrientes sellaron su unidad con la sangre de sus héroes y mártires, entre los que debe recordarse al Cardenal salvadoreño Oscar Arnulfo Romero, así como Camilo Torres.

El Papa Juan Pablo Segundo, en los tiempos oscuros del neoliberalismo rampante, no dudó en condenar a ese mismo “capitalismo salvaje”  que los marxistas condenamos, sin tapujos. El actual Papa Francisco, como la mayoría de las personas decentes y amantes de la paz en el mundo, acaba de proclamar que la crisis siria no será resuelta por medios diferentes a los del diálogo, las negociaciones y la búsqueda de la paz, a contrapelo de las posiciones guerreristas e imperialistas del gobierno de los Estados Unidos, las que, sin vacilación alguna, también nosotros condenamos.

En cuanto a la nota, aún dos comentarios más. El primero va dirigido a la fotografía que la ilustra, la que, por supuesto no está relacionada con el tema de la misma y pretende “probar” nuestra relación de amistad, respeto y reconocimiento al ex  Presidente Leonel Fernández, como si hubiese en ello, como en alentar a los creyentes católicos en medio de la crisis, algo secreto o vergonzoso. Lejos de sentirnos culpables, nos consideramos honrados de ser amigo del  ex Presidente Fernández y de ser aliados políticos del PLD, en el marco del Bloque Progresista. Aquí, al igual que en el  anterior tema tratado, son más importantes y estratégicas las coincidencias que las  diferencias.

Nuestra clara posición de principios, pública, notoria y reiterada, desalienta cualquier intento de usar dicha alianza para los fines inconfesables que se pretende.

Finalmente, reiteramos nuestras palabras de aliento a los católicos dominicanos y a nuestro pueblo, en medio de una crisis que no puede generalizarse ni utilizarse como armas arrojadiza contra la Iglesia Católica, en su conjunto. Reiteramos también nuestro repudio a quienes, católicos o no, creyentes o no creyentes, cometen delitos contra la integridad de las personas, de cualquier sexo u edad. Contra ellos, específicamente, y no contra ninguna institución, en su conjunto, ha de dirigirse el repudio social y no intentar atizarlo de manera irresponsable e indiscriminada.

Las estridencias, los llamados al linchamiento moral,  el fomento de diferencias que la historia se ha encargado hace mucho de limar, los epítetos gratuitos, la manipulación, en fin, de hechos de la realidad para lanzar campañas basadas en la irracionalidad y la ignorancia estoy seguro que no tendrán cabida en su diario y que lo sucedido quedará como una lección amarga, pero necesaria, para algunos.

Quedo de Usted con todo afecto, reiterándole mi aprecio por la labor al frente de “Acento.com”

Miguel Mejía

Secretario General.

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes