Política

Gobierno RD enfrenta crisis diplomática con una Cancillería acéfala y pasiva

Por Gustavo Olivo Peña


SANTO DOMINGO, República Dominicana.-En momentos en que se acentúan las críticas al gobierno de República Dominicana, por la sentencia 168 del Tribunal Constitucional, y se torna delicado el panorama de las relaciones diplomáticas con la región del Caribe y con Haití, el ministerio de Relaciones Exteriores se encuentran en una etapa pasiva, sin el liderazgo del ministro Carlos Morales Troncoso, que se encuentra de licencia por asuntos de salud.

Este miércoles, en una señal evidente de profundización de la crisis, el ministro de la Presidencia, Gustavo Montalvo, anunció que el gobierno dominicano no asistirá a una reunión con Haití, que se celebraría Venezuela, con la mediación de esa nación anfitriona, argumentando que el gobierno haitiano rompió acuerdo que se había pactado la semana pasada para que todos los esfuerzos y reclamos se hicieran por la vía del diálogo bilateral.

Todas las conversaciones y negociaciones del gobierno dominicano con gobiernos extranjeros, incluido el de Haití, y con organismos, asociaciones y otras entidades, han sido encabezadas por Montalvo.

El ministro de Relaciones Exteriores, ingeniero Carlos Morales Troncoso, está en licencia de salud desde el 23 septiembre, quedando en sustitución el vicecanciller José Manuel Trullols, quien no ha sido hasta el momento el funcionario líder en la defensa del gobierno dominicano.

Cuando el ministro Morales Troncoso tomó la licencia de salud, el MIDEREX informó que el funcionario estaría fuera de sus labores durante “algunas semanas”, sin que se especificara la fecha en que retornaría al país desde los Estados  Unidos, donde se encuentra recibiendo tratamiento contra la enfermedad de leucemia que padece desde hace varios años.

Desde entonces han pasado más de 2 meses, es decir más de 8 semanas, sin que se haya informado de la fecha de regreso del ministro de Relaciones Exteriores.

Compartir

“Esta etapa global de la historia humana exige que nosotros superemos nuestra insularidad con una firme voluntad política y sigamos, por tanto, consolidando nuestra política exterior como herramienta clave para el desarrollo"(Presidente Danilo Medina)

Tampoco el Poder Ejecutivo, en la persona del presidente Danilo Medina, ha tomado la decisión de nombrar a un nuevo ministro de Exteriores, sea un funcionario de la propia Cancillería o alguien que no pertenezca al servicio exterior.

Durante los tres meses de transición entre la administración del presidente Leonel Fernández y la del presidente Danilo Medina se barajaron muchos nombres de posibles ministros de Relaciones Exteriores, la mayoría personas allegadas al gobernante entrante y entrenadas en asuntos de política exterior.

Y el propio mandatario, en su discurso de toma de posesión, prometió una profunda reforma del servicio exterior dominicano.

“Una reestructuración del Ministerio de Relaciones Exteriores que incluya la institucionalización, profesionalización y racionalización del servicio exterior dominicano”, fue la promesa del gobernante el 16 de agosto de 2012.

Leonel Fernández y Carlos Morales Troncoso.Pero, para sorpresa de muchos, el presidente Medina ratificó en el cargo a Morales Troncoso, que ya había cumplido ocho años en el MIDEREX, en las dos administraciones anteriores del PLD encabezadas por Leonel Fernández, 2004-2008 y 2008-2012.

Mientras el presidente Medina se decide, lo cierto es que el MIDEREX sigue acéfalo, a pesar de su importancia cardinal en estos momentos, debido a la crisis que el país enfrenta en sus relaciones con la Comunidad del Caribe, con Haití y otros países que se han pronunciado de manera crítica contra la sentencia TC 168.

En los hechos, en medio de la presente crisis, el peso de la defensa de la posición oficial del Gobierno dominicano ha recaído sobre el Ministerio de la Presidencia, que encabeza el ministro Gustavo Montalvo, quien en sus diligencias fuera y dentro de la República Dominicana se ha hecho acompañar por el Consultor Jurídico del Ejecutivo, César Pina Toribio; por el ministro de Interior y Policía, José Ramón (Monchi) Fadul; por el presidente de la Junta Central Electoral, Roberto Rosario, entre otros funcionarios.

Estos funcionarios, liderados por Montalvo, han integrado un equipo de trabajo en el cual no se ha sentido la presencia ni la labor del Ministerio de Relaciones Exteriores, aunque haya sido representado por algunos de sus funcionarios.

La sentencia 168 del Tribunal Constitucional despoja de la nacionalidad a todos los dominicanos nacidos de extranjeros indocumentados desde 1929 hasta la fecha, lo que ha generado protestas y rechazos dentro y fuera de la República Dominicana.

Al mismo tiempo, la sentencia contempla un Plan de Regularización de los inmigrantes indocumentados.

Gustavo Montalvo, ministro de la PresidenciaAdemás de las críticas de entidades privadas internacionales y nacionales, como Amnistía Internacional, la Conferencia Dominicana de Religiosos y Religiosas (CONDOR), Visión Mundial, se han pronunciado contra la TC 168 los gobiernos de Haití, Jamaica, San Vicente y las Granadinas; y organismos regionales, como el Caricom.

Precisamente el Caricom decidió el martes detener el proceso de integración de la República Dominicana a ese pacto regional.

Posteriormente, este miércoles el gobierno dominicano, por voz del ministro de la Presidencia, Gustavo Montalvo, informó de la decisión de no asistir a la reunión sostendría representantes de República Dominicana y Haití en Venezuela, con la mediación del gobierno venezolano.

Es evidente que la República Dominicana se enfrenta a una crisis importante en sus relaciones exteriores –crisis que intentan minimizar los sectores más conservadores que apoyan la TC 168- pero su Cancillería no ha sido hasta el momento tan diligente como la actual coyuntura.

Las promesas del presidente Danilo Medina sobre Relaciones Exteriores (16 de agosto de 2012, discurso de toma de posesión)

“Quisiera ahora, aquí en este momento, frente a nuestros ilustres invitados, dignatarios y representantes de países hermanos, a quienes agradezco una vez más su presencia, hablar brevemente sobre nuestras prioridades en materia de política exterior.

“Ante ellos reafirmamos nuestro compromiso con el fortalecimiento de relaciones internacionales de respeto y beneficio mutuo. Somos amantes de la paz y promovemos la solidaridad, la tolerancia y el respeto a la diversidad, así como el derecho de todo pueblo a elegir y conducir su propio destino.

“Valoramos y acompañaremos los esfuerzos de integración de América Latina, así como las alianzas y Pactos inter-regionales, que no significan simples acuerdos económicos, sino un verdadero esfuerzo de integración cultural y política.

“Ya la historia nos está enseñando con claridad que integración es la palabra de los tiempos presentes y futuros. Por eso también, asumiremos y respetaremos los compromisos internacionales de nuestro país y agradecemos la cooperación solidaria que nos brindan.

“Esta etapa global de la historia humana exige que nosotros superemos nuestra insularidad con una firme voluntad política y sigamos, por tanto, consolidando nuestra política exterior como herramienta clave para el desarrollo.

“Nuestra política comercial, nuestra política de atracción de inversiones turística y cultural se sentirá en todo el mundo.

“Como prometimos en la campaña, nuestros recursos humanos en el servicio exterior habrán de convertirse en agentes de  oportunidades para todas las áreas enunciadas.

“Esto conlleva una reestructuración del Ministerio de Relaciones Exteriores que incluya la institucionalización, profesionalización y racionalización del servicio exterior dominicano.

“Merece especial atención para nosotros la relación armoniosa con nuestro vecino país Haití, con quien trabajaremos de inmediato en el inicio de la propuesta para la firma de un acuerdo de libre comercio.

“No podemos olvidar que se trata de nuestro segundo socio comercial más importante.

“En un sólo día de actividad comercial binacional, en la frontera de República Dominicana y Haití, se movilizan más mercancías que en todo un año de exportaciones a Centroamérica.

“Por tanto, es necesario eliminar las condiciones anárquicas de este intercambio comercial entre nuestros países, creando puntos fronterizos modernos, seguros, y confiables.

“No tengo dudas de que esta política traerá muchos beneficios para nuestros micros, pequeños y medianos empresarios, así como  también a los trabajadores y trabajadoras haitianos y dominicanos. En definitiva, servirá al progreso de toda nuestra querida isla.

“Paralelamente, me comprometo a crear una política migratoria clara y transparente, respetuosa de los Convenios Internacionales suscritos por la República Dominicana en materia de Derechos Humanos y Derechos de los migrantes y sus familiares.

“Implementaremos la reglamentación de la Ley de Migración, aprobada en el año 2012, y el Plan Nacional contra la Trata de Personas y el Tráfico ilícito de Migrantes.

“Perseguiremos sin descanso los hechos de corrupción de funcionarios y militares responsables de aplicar las medidas migratorias y aplicaremos todo el peso de la ley a quienes sean encontrados responsables de trata y tráfico de personas.”

Informaciones relacionadas:

 

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes