Opinión

Yo no quiero boda y otras cuestiones del género

Por Karolina Sima

Vaya ironías de la vida. Desde que terminé el último artículo no puedo dejar de escuchar (y no quiero decir tocándolas, quiero decir dentrode mi cabeza) la estrambóticas canciones de la Materialista. Y las canto, como si no fuera suficiente oírlas repetir una y otra y una y otra vez como un disco rallado… Especialmente una - Yo no quiero boda me inspiró para el tema de hoy. Tengo esta teoría que evaluando la situación de las mujeres se puede evaluar la situación socioeconómica de su país de origen. Mirando los ejemplos; Iran, Sudan, Cambodia y al otro extremo; Suecia, Canada, Holanda, parece que tiene sentido…

Cada ensayo necesita su investigación y cada tema mas complejo que la charla sobre el clima requiere bibliografía adecuadamente sofisticada. Vamos sin excepciones - para prepararme utilicé datos proporcionados por Social Institutions Gendedex, Unicef, Unesco y The World Banky más de ahí, para mi propio entretenimiento y un poco de saborcito adicional utilicé la invaluable ayuda de la Materialista. La pobre está completamente ajena a que con sus canciones me ofrece una herramienta para mis inventivas teorías socio-antropológicas. Educación tras Entretenimiento, vaya multitarea.

Primero, tres hechos innegables: La Republica Dominicana es un país fuertemente religioso, un país tradicionalmente patriarcal con larga historia de desigualdad del genero y famoso machismo, un país tercermundista y subdesarrollado con un reparto desigual de riquezas - todo lo cual tiene su voto y voz en el final aspecto de la sociedad. Todavía se espera de las mujeres que asuman la mayor parte de la responsabilidad de cuidar a los niños y de los hombres que mantengan la familia económicamente. Eso se traduce en la calificación del Foro Económico Mundial y su Indice de Desigualdad del Género para 2011 donde la República Dominicana se ubicó en el 81o lugar (de un total de 135 países).

Las mujeres dominicanas están mucho más afectadas por el desempleo que los hombres, es decir, desde 2004 la tasa del desempleo de las mujeres se ve tres veces mas grande. Según datos consultados, hasta la reforma de 1998, las mujeres no tenían el derecho a obtener tierra por herencia y los hombres conservaban la propiedad de la tierra en el caso de divorcio. Además, las mujeres tienen más dificultades que los hombres para ejercer su derecho de acceso a los préstamos bancarios. Como resultado, menos del 7 por ciento de las mujeres reportan tener propiedad.

Esta disparidad económica pone a las mujeres en una posición vulnerable cuando se trata de violencia doméstica que, en la República Dominicana está muy esparcida. Según los datos del 2007, alrededor de un tercio de las mujeres entrevistadas habían sufrido violencia física por parte de sus esposos u otros hombres y más de la mitad de las víctimas no recibieron ninguna ayuda. En caso de un abuso, su situación económica las hace impotentes y complica el proceso de separación. La violación es también un serio problema, con el diez por ciento de las mujeres entrevistadas en el 2007 reportando haber experimentado por lo menos un acto de violencia sexual en su vida.Flowers of flesh and blood. Estigmas de la mujer dominicana, que sufre, que siente.

Con la Constitución de 2010 hubo un notable paso atrás en cuanto a los derechos de la mujer, declarando ilegal todas las formas de aborto (incluso en casos de violación o para salvar la vida de la mujer). Ninguna Constitución anterior lo había hecho. Los países que niegan acceso al aborto, incluso en los casos cuando el embarazo perjudica la vida o la salud de la madre, tienen las tasas más altas de mortalidad materna.

Según UNICEF la matrícula y la asistencia en la enseñanza primaria son prácticamente iguales para niñas y niños. En el nivel secundario, la matrícula y la asistencia de las niñas son más altas que de los niños. Esto indicaría que no hay preferencia por los varones en cuanto al acceso a educación (buen pronóstico).

Hasta aquí los datos, tablas y estadísticas; pero el día a día aquí me enseñó sobre las cuestiones del genero también bastante bien. Las madres dominicanas diciendo a sus hijas que tienen que ser bellas y conseguir un marido rico. Las mujeres exponiendo su atractivo físico mas que su personalidad, conocimiento e intereses. Las mujeres aceptando abusos y pretendiendo que todo esta bien para mantener su único fondo de ingreso o mantener linda la imagen externa de su familia…

Pero lo que me hizo deliberar sobre la desigualdad era esta letra: Yo no quiero boda mejor estar sola. Estar casada es un infierno no quiero boda. Para que quiero tu riqueza y estando presa. Tenia las manos atadas y también los pies. Pero ahora vuelvo a vivir mi vida yo sin usted. Ya no quiero mas compromisos como lo ve’. Que brindo por mi libertad ya me liberé…Incluso si es sólo el entretenimiento, los cantantes populares tienden a expandir los limites de lo aceptable y expresar lo que la gente común no está tan ansiosa de expresar. Por eso, mientras oigo esa canción no veo solamente una mujer enojada, herida, que gracias a su éxito es capaz de decir NO a lo que la sociedad les dice que haga. Puedo ver una multitud de mujeres que paso a paso van a decir NO a tener las manos atadas y la boca cerrada, pero bellamente coloreada. Amor es algo necesario en la vida de cada persona, por favor no piensen que estoy en contra de eso. Pero todo se debe hacer por las razones correctas. Y no, sea por propia decisión o falta de otras opciones, (vaya ironía de nuevo) siendo materialista

Este artículo se ha escrito, inspirado por la canción, para brindar por la libertad. Les deseo que cualesquiera sean las decisiones de las mujeres, que sean puramente suyas. Así de simple.

Para ver las fotografias de Héctor Carbuccia:
https://www.facebook.com/hectorcarbuccia

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes