Desde Israel

¿Y yo qué soy?

Por Uri Avnery

¿QUÉ DIABLOS soy yo?

¿Un israelí? ¿Un judío? ¿Un activista por la paz? ¿Un periodista? ¿Un autor? ¿Un exsoldado de combate en el ejército israelí? ¿Un ex terrorista? ¿Un…?

Todo esto y más.

DE ACUERDO. De acuerdo. Pero, ¿en qué orden? ¿Cuál es el componente más importante?

En primer lugar, por supuesto, soy un ser humano, con todos los derechos y deberes de un ser humano. Esa parte es fácil. Al menos en teoría.

Entonces soy un israelí. Entonces, soy un judío. Y así.

UN HOMBRE australiano de ascendencia inglesa no tendría problemas para responder a esa pregunta. Él es ante todo un australiano, y luego un anglosajón. En dos guerras mundiales corrió en ayuda de Gran Bretaña, sin ninguna razón práctica. Pero en la segunda guerra, cuando su propia patria estaba repentinamente en peligro, se apresuró a regresar a casa.

Eso fue bastante natural. Es cierto que Australia fue creada principalmente por los británicos (incluidos los convictos deportados), pero el mundo mental de Australia estaba formado por el entorno geográfico, político y físico de Australia. En el transcurso del tiempo, incluso su aspecto físico cambió.

UNA VEZ tuve una discusión sobre esto con Ariel Sharon.

Le dije que me considero un israelí primero, y un judío solo después.

Sharon, quien nació en la Palestina anterior a Israel, replicó acaloradamente: "¡Soy antes que todo un judío, y solo entonces, un israelí!"

Esto parece una discusión estéril. Pero tiene una relevancia muy práctica para nuestra vida diaria.

Por ejemplo, si este es un estado "judío", ¿cómo puede existir sin el dominio de la religión judía?

Israel fue fundado por idealistas muy seculares. La mayoría de ellos consideraba la religión como una reliquia del pasado, un puñado de supersticiones ridículas que deben descartarse para despejar el camino hacia un nacionalismo sano y moderno.

El padre fundador, Theodor Herzl, cuya imagen se cuelga en cada aula de las escuelas israelíes, era en absoluto no religioso, por no decir antirreligioso. En su libro pionero, Der Judenstaat (El Estado judío), declaró que en el futuro estado sionista, los rabinos se mantendrían en las sinagogas, sin ninguna influencia en los asuntos públicos.

Los rabinos respondieron en términos nada inciertos. Lo maldijeron directamente, usando el lenguaje más extremista. Creían que Dios Todopoderoso había enviado a los judíos al exilio como un castigo por sus pecados, y solo Dios Todopoderoso tenía el derecho de traerlos de regreso mediante el envío del Mesías.

Incluso los rabinos reformistas alemanes, una pequeña minoría en ese momento, lo condenaron. Solo un puñado de rabinos se unió al movimiento sionista en los primeros días.

En Jerusalén, un grupo importante de rabinos ortodoxos, que se autodenominaban Neturei Karta ("Guardianes de la Ciudad"), eran abiertamente antisionistas. Mucho más tarde, con frecuencia los encontraba en la oficina de Arafat. Otros rabinos ortodoxos, un poco menos radicales, insistieron en ser no sionistas al tiempo que aceptaban el dinero sionista. Ahora son miembros de la coalición gobernante.

David Ben-Gurion, el líder sionista cuando nació el Estado de Israel, despreció a los religiosos. Él creía que desaparecerían por sí solos con el tiempo. Por lo tanto (y para ganar el apoyo y el dinero de los judíos ortodoxos en el extranjero) les hizo todo tipo de concesiones, lo que permitió que la comunidad religiosa creciera fuera de toda proporción. Ahora ponen en peligro la existencia misma de nuestro estado secular.

A pesar de representar solo alrededor de una quinta parte de la población de Israel, los ortodoxos de diversos matices ahora constituyen una poderosa fuerza en la política israelí. De ser una fuerza moderada por la paz, han recurrido a un nacionalismo radical, a menudo un fascismo religioso. Su influencia en la vida diaria se está volviendo cada vez más penetrante.

Recientemente lograron aprobar una ley que prohíbe la apertura de supermercados el sábado (Shabbath). El ala ortodoxa extrema prohíbe a sus hijos servir en el ejército, exigiendo que todas las mujeres soldados sean sacadas por completo, o al menos se les impida tener todo tipo de contacto con sus camaradas varones.

Como la mayoría de los israelíes ven al ejército como (quizás) la única fuerza unificadora que queda en Israel, esto resulta en una crisis perpetua. Otras alas ortodoxas asumen la visión contraria: ven al ejército como el instrumento de Dios para limpiar toda la Tierra Santa de los que no son judíos.

Los ciudadanos árabes de Israel, más del 20 % de la población, no sirven en el ejército, con algunas excepciones. ¿Cómo se podría contar con ellos para cumplir los designios del Dios de Israel?

Si Ben-Gurion y todos los soldados muertos de mi generación pudieran enterarse de esta situación se revolverían en sus tumbas.

ESTA ES sólo una de las manifestaciones de la ideología “primero judío”. Otra es la cuestión del lugar de Israel en la región. Para empezar, los judíos dictan una perspectiva completamente diferente a la “primero israelí”.

Tenía solo 10 años cuando mi familia huyó de la Alemania nazi a Palestina. En el barco de Marsella a Jafa, me desconecté por completo del continente europeo y me conecté con el asiático.

Me encantó. Los sonidos, los olores, el medio ambiente. Yo quería acogerlo todo. Cuando a los 15 años me uní a la lucha de liberación clandestina contra los mandantes británicos de Palestina, sentí que éramos parte de la lucha general de un mundo nuevo contra la dominación occidental.

En ese momento, todos nosotros aceptamos un uso lingüístico, incluso sin darnos cuenta. Todos comenzamos a distinguir entre "judío", con lo que nos referimos a los judíos de la diáspora ("judíos exiliados" en términos sionistas) y "hebreo", con lo que nos referimos a todo lo local, de cosecha propia.

"Judía" eran la religión, los guetos, el idioma yiddish, todo lo que estaba allí. Hebreos, somos nosotros, el lenguaje renovado, la nueva comunidad en nuestro país, los Kibutzim, todo lo local. Con el tiempo, un pequeño grupo de jóvenes intelectuales, apodados "cananeos", fue mucho más lejos y afirmó que nosotros los hebreos no teníamos nada en común con los judíos, que éramos una nueva nación en conjunto, una continuación directa de la nación hebrea que fue dispersada por los romanos unos 2,000 años atrás.

(Por cierto, esta imagen es negada por muchos historiadores no judíos, quienes afirman que los romanos exilaron solo a laintelligentsia, y que la gente sencilla se quedó, adoptó el Islam y ahora son los palestinos).

Cuando salió la verdad sobre el Holocausto, una oleada de remordimiento barrió a la comunidad hebrea aquí. El judío se convirtió en la autodefinición dominante. Desde entonces, un proceso constante de re-judaización de Israel ha estado en marcha¿¿.

Cuando se fundó el Estado de Israel, el término "israelí" reemplazó el término "hebreo". La pregunta ahora es: ¿primero "judío" o "israelí" primero? Esto tiene una relación directa con el conflicto israelí-palestino.

Herzl no tuvo ningún problema. Él era un occidental convencido. En su libro escribió las fatídicas palabras: "Para Europa constituiríamos (en Palestina) una parte del muro contra Asia, nos convertiríamos en un puesto avanzado de la cultura contra la barbarie". (Traducción de Avnery del alemán al inglés.)

En otras palabras, el fundador del sionismo concibió el futuro estado judío como un bastión del imperialismo europeo contra los pueblos nativos. Hace más de 120 años, la situación actual ya estaba prevista. El sionismo ha seguido esta línea consistentemente.

¿PUDO HABER sido diferente? ¿Podríamos habernos reintegrado en la región? No lo sé. Cuando era joven, eso creía. Tenía 22 años cuando fundé un grupo llamado "Young Eretz-Israel" (y en árabe e inglés "Young Palestine", Joven Palestina) que era generalmente conocido ̶ y detestado ̶ como el "Grupo de Lucha" porque publicamos un documento irregular con ese nombre. Cuando Jawaharlal Nehru convocó un congreso asiático-africano en Nueva Delhi, le enviamos un telegrama de felicitación.

Después de la guerra de 1948, fundé un grupo llamado "Acción Semítica", dedicado a la idea de la integración de Israel en la "Región Semítica". Elegí el término "semítico" porque incluía a todos los árabes e israelíes, por descendencia e idioma.

En 1959 conocí a Jean-Paul Sartre en París. Tenía dudas sobre el término, porque sonaba racista para él. Pero logré convencerlo y publicó un artículo que escribí sobre este tema en su Temps Modernes.

CUANTO MÁS "judío" se vuelve Israel, más amplio es el abismo que existe entre él y el mundo musulmán. Mientras más "israelí", mayor es la probabilidad de una eventual integración en la región, un ideal mucho más profundo que la paz.

Por lo tanto, repito: soy israelí primero, judío en segundo lugar.

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes