Desde Israel

¡Váyase en paz!

Por Uri Avnery

TENGO una confesión que hacer: no odio a Benjamín Netanyahu. Tampoco odio a Sara'le, Sarita, su esposa.

Generalmente no odio a la gente. Con la única excepción de las personas que han traicionado la confianza que puse en ellas e intentaron clavarme un cuchillo en la espalda. No más de tres o cuatro en toda mi vida. No voy a nombrarlos.

No me he encontrado con Netanyahu en forma privada más de dos o tres veces.

Una vez, me presentó a su segunda esposa en el corredor de Knesset. Ella me pareció una mujer joven y agradable.

La segunda vez que nos encontramos fue en una exposición fotográfica, en la que había una foto mía en la que llevaba un casco de piloto. (No sé cómo ni por qué).

"Te ves como Errol Flynn", me dijo. Nunca había visto una película de Errol Flynn, pero lo tomé como un cumplido.

Tuvimos, por supuesto, muchas discusiones en el Knesset, pero eso no cuenta.

Por lo tanto, si quiero eliminar a Netanyahu del gobierno, y tan pronto como sea posible, no es por ningún sentimiento personal. Simplemente, creo que él es un desastre para Israel.

Los innumerables casos de soborno que han surgido ̶ y continúan saliendo a la superficie, como los submarinos ̶ requieren su remoción de inmediato. Y aún no hemos llegado al asunto de los submarinos construidos en Alemania, que promete muchas revelaciones nuevas. Como antiguo editor de una revista de noticias especializada en investigaciones de asuntos de corrupción, puedo olerlo.

Mucha gente disfrutaría ver a "Bibi" en prisión. Yo, no. Si dependiera de mí, el Presidente del Estado y el procurador general le ofrecerían un trato similar al de Nixon: renunciar de inmediato y ser indultado cinco minutos después. Tú y tu esposa. No hay caso, no hay juicios. Váyase a casa y disfruta de la vida.

No hay problema financiero. Netanyahu es un hombre rico, con una generosa pensión como ex primer ministro, con varios apartamentos de lujo, aparte de los enormes sobornos que parece haberse embolsado por el camino.

Además, todos los editores en el mundo con mucho gusto pagarían un gran adelanto por sus memorias.

Por lo tanto, no hay razón para sentir lástima por él.

EL PROBLEMA ES ¿quién ocupará su lugar?

El asiento vacío de la Knesset será ocupado por una abogada anónima, que fue incluida en la lista de candidatos del partido en el lugar reservado para "nueva candidata". Pero eso no es realmente importante.

La pregunta importante es: ¿quién se convertirá en Primer Ministro?

La renuncia de Netanyahu no significará automáticamente la disolución del presente Knesset. Si otro miembro del parlamento puede reunir una mayoría en el Knesset actual, él (o ella) será el próximo primer ministro. Solo un miembro del Likud tiene una oportunidad.

Pero, ¿hay algún candidato probable? Lo dudo. Al igual que muchos líderes fuertes pero inseguros, Netanyahu no ha preparado un sucesor. Por el contrario, ha alejado a todos los posibles candidatos.

La dirección actual del Likud y toda la galería de los actuales ministros del gobierno del Likud y sus aliados constan de no-entidades. A ninguno de ellos podría imaginármelo como el hombre (o la mujer) responsable del futuro de Israel. Dios no lo quiera (exista o no).

SI NINGUNO tiene éxito en la creación de un nuevo gobierno en el Knesset actual, se debe elegir una nueva asamblea.

¿Pueden las nuevas elecciones producir una mayoría diferente? Es posible, pero no probable.

En un país normal, tras la casi increíble serie de asuntos de corrupción, la oposición asumiría el poder y uno de sus líderes se convertiría en primer ministro. Sencillo.

Pero Israel no es un país normal. Hay una profunda división entre izquierda y derecha, sin nada en el medio. Para grandes bloques de votantes moverse de derecha a izquierda es casi imposible. Tampoco hay acuerdo sobre la cuestión de cuál es el comportamiento adecuado para un primer ministro.

Un profesor me dijo una vez: "Un primer ministro británico que ocupe todos los cargos gubernamentales superiores con parientes sería considerado corrupto. Un líder egipcio que no lo haga sería considerado egoísta. ¿Qué? ¿Tiene mucha suerte y no la comparte con su familia?"

Parece que mientras aparece más evidencia sobre la corrupción de Netanyahu, más ferozmente los miembros de su partido lo apoyan. ¡Es toda una campaña de desprestigio de la izquierda malvada! ¡Son todas noticias falsas! La policía está confabulada con el traidor Partido Laborista askenazí (a pesar de que el jefe de la policía, que fue personalmente elegido por Netanyahu, es un ex oficial del servicio secreto yemenita que usa la kipá).

ASÍ QUE EL próximo Knesset probablemente se verá más o menos como el presente. Si es así, ¿qué pasará?

De los 120 miembros del Knesset actual, 30 pertenecen al Likud; 10 a Kulanu ("Todos Nosotros"), un partido disidente formado por un exmiembro del Likud; 8 al partido religioso Hogar Judío; 7 al partido religioso oriental , 6 al partido de extrema derecha Israel Nuestro Hogar, de Avigdor Lieberman, y 6 al partido Ortodoxo. Esta es la actual coalición de gobierno, 67 en total.

La oposición consiste en 24 miembros laboristas (llamados "Campamento Sionista"); 11 en el partido "Hay un Futuro" de Ya'ir Lapid; 5 miembros de Meretz y los 13 miembros de la Lista Árabe Unida, que casi nadie cuenta. En total, 53.

Suponiendo que los resultados de las próximas elecciones serán más o menos los mismos, como lo predicen las encuestas, estos números llaman la atención casi automáticamente a los 10 miembros de Kulanu. Su líder incuestionable es Moshe Kahlon, en la actualidad, el siempre sonriente ministro de Finanzas, que se considera liberal y moderado. ¿Puede él cambiar de campamento?

En realidad, todos asumen que en las próximas elecciones el Partido Laborista se hundirá. Después de cambiar líderes como calcetines, eligió a un jefe oriental, Avi Gabbay, para sacudirse la maldición de ser un partido "askenazí". No funcionó. Bajo Gabbay, el partido continúa perdiendo en las encuestas. (El Likud, con su abrumadora membresía oriental, siempre eligió a los líderes asquenazíes como Netanyahu).

Si el laborista baja, el partido de Lapid sube. Bien pudiera convertirse en el partido más grande. Esto convertiría a Lapid en el posible candidato para primer ministro, siempre que logre atraer a Kahlon a su lado.

¿Pero quién es Lapid? Él es el político perfecto. Se ve bien en la televisión. Habla bien y no dice nada. Este vacío ideológico es una gran ventaja: lo es todo para todo el mundo.

Su padre, a quien yo conocí bien, fue un sobreviviente del Holocausto, que recordaba vívidamente su infancia en el gueto de Budapest. Era un político liberal, pero con una perspectiva nacionalista extrema. El hijo puede convertirse en lo mismo.

¿Qué haría entonces el Primer Ministro Lapid sobre la paz? Nadie lo sabe con seguridad. Encontraría mentalmente difícil incluir a los árabes en su coalición, lo que lo privaría de una mayoría. Sin embargo, los árabes pueden apoyarlo "desde afuera", como le sucedió a Yitzhak Rabin e hizo posible el acuerdo de Oslo. Pero algunos advierten que bajo Lapid "preferiríamos a Netanyahu".

Muchos sueñan con un partido completamente nuevo, una unión de todos los elementos liberales, progresistas y amantes de la paz, con un nuevo y joven liderazgo que cambiaría completamente el panorama. Pero todavía no hay señales de eso.

Por el contrario, muchos jóvenes se alejan de la política con disgusto y participan en acciones directas, luchando contra los colonos e intentando proteger a la población árabe. Gente maravillosa, acciones importantes, pero sin influencia en política. Y, por desgracia, la política decide nuestro futuro.

Amo Israel. Mis camaradas y yo lo creamos y pagamos con nuestra sangre (literalmente). Me duele el corazón cuando veo lo que está sucediendo.

Pero sigo siendo optimista. Sigo creyendo que de alguna manera, en algún lugar, vendrá la salvación. Nuevas fuerzas políticas surgirán y pasarán al primer plano.

Como dirían nuestros amigos musulmanes: Inshallah (si Dios quiere).

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes