Opinión

Unidad nacional, presidente Medina

Por Luisa Navarro

¿Cuál es la razón por la que la tripulación de un barco que se está hundiendo sigue aceptando las órdenes de su capitán?

Y es una pregunta de investigación que  Engels se hizo para guiar el desarrollo teórico del principio de autoridad y el concepto de autoritarismo.

Resumo sus ideas: Federico Engels hacía su exposición, en uno de los prólogos a los seis libros inéditos de Marx sobre la instituciones y la acumulación originaria de capitales para comparar lo legal y lo legítimo sustentado en el desarrollo de la conciencia, cosa que no voy a exponer. Me iré a una sola arista.

La actual crisis de salud nos tomó desprevenidos en medio de una crisis de autoridad por deslegitimación de las instituciones a nivel global.

Ya no creemos en nuestros dirigentes. Han muerto nuestros líderes y el autoritarismo, sumado a la falta de honradez, honestidad, moral y ética han impedido el desarrollo de nuevos líderes.

Sin embargo, ponemos la vida en manos de nuestras autoridades suponiendo un mínimo de juicio y raciocinio para operar en favor de todos.

La razón para seguir creyendo en las autoridades es que aunque tienen un avión que los demás  no tenemos, ellas tampoco tienen a donde ir.

No nos queda más que encontrar respuesta conjuntas y racionales.

Ya no pueden sus funcionarios solos decir a todo el pueblo lo que ha de hacer. Despojados de la arrogancia de los funcionarios, iglesias y empresarios,  otros grupos de dominicanos, especialmente los partidos políticos, incluyendo el inconsulto partido de gobierno,  y sindicatos pueden aportar buenas propuestas.

Hoy que la oposición cree que tiene un gobierno paralelo y que se andan haciendo discursos para mantenerse sonando ante un posible ambiente electoral, y que no han tenido el desprendimiento de su arrogancia para pedir una cita al presidente y hacer un plan conjunto, el presidente Danilo Medina debe mostrar que es un capitán con el conocimiento que le confiere la autoridad legítima de todo el pueblo dominicano y convocar él esa reunión. Con toda humildad. Sin que nadie vaya a medir si su bragueta es más grande que la del otro. Ir a luchar por la vida.

Autoridad no es autoritarismo sino todo lo contrario.

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes