Divagaciones

Tras el oro de Pueblo Viejo

Por Miguel Sang Ben

La Academia de Ciencias de la República Dominicana (ACRD) ha sido la principal organización de la sociedad civil en el movimiento en defensa del medio ambiente. En su fondo editorial hemos encontrado el documento más riguroso del caso de la mina de oro de Pueblo Viejo, provincia Sánchez Ramírez, cerca de la ciudad de Cotuí. Es una tesis presentada a la Universidad de Sussex, Gran Bretaña, para optar por el título de Maestría en Políticas de Desarrollo y Medio Ambiente por la comunicadora social Virginia Antares Rodríguez Grullón.

Tomaremos este documento porque la Editorial de la Academia de Ciencias de la República Dominicana la ha publicado con una presentación de su presidente, Lic. Milcíades Mejía,  encomiándola con las siguientes palabras: “Con la publicación de esta obra, la Academia de Ciencias de la República Dominicana contribuye a enriquecer la bibliografía dominicana, aportando datos importantes sobre temas tan controversiales como la minería y la conservación de de la biodiversidad y del ambiente en sentido general”.

El trabajo consta del siguiente desarrollo argumentativo:

Inicia señalando que la oposición a la Gran Minería se establece a partir del compromiso establecido por “Más de sesenta ONGs, activistas y líderes comunitarios de todo el mundo se reunieron entre el 28 de noviembre y el 2 de diciembre del 2001 en Warrenton, Virginia, EEUU, en un congreso para " construir una campaña mundial contra la minería". Organizado por el Centro de Políticas sobre la Minería, de los EEUU, con el apoyo de la Fundación Ford, la reunión tenía como rasgo distintivo una fuerte participación de Amigos de la Tierra”. Conjuntamente, con la llamada Declaración de Londres, dónde se reúne al reclamo medioambiental el respeto de los Derechos Humanos de las comunidades indígenas. Esta acción logró cerrar la mina en Papúa, Nueva Guinea, por la lucha del pueblo de Bouganville.

La “Iniciativa Minera Global” es un esfuerzo de racionalizar el esfuerzo de la gran minería y que ésta puede desarrollarse de acuerdo al desarrollo sustentable. El marco de presentación de estos argumentos pro-gran minería fue la Conferencia de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente y el Desarrollo de 1992 (mejor conocida como la Conferencia de Rio I, y que se celebró Rio II en ocasión del vigésimo aniversario). El Banco Mundial reconoce su papel en el auspiciador de la explotación minera en gran escala. El sector minero-empresarial se organizó en el Consejo Internacional de Minería Metales, en 2001.

La contrapropuesta teórica es a partir del concepto “acumulación por desposesión” de David Harvey; en sus palabras, “La sobreacumulación en un determinado sistema territorial supone un excedente de trabajo (creciente desempleo) y excedente de capital (expresado como una sobreabundancia de mercancías en el mercado que no pueden venderse sin pérdidas, como capacidad productiva inutilizada, y/o excedentes de capital dinero que carecen de oportunidades de inversión productiva y rentable). Estos excedentes pueden ser absorbidos por: (a) el desplazamiento temporal a través de las inversiones de capital en proyectos de largo plazo o gastos sociales (tales como educación e investigación),los cuales difieren hacia el futuro la entrada en circulación de los excedentes de capital actuales; (b)desplazamientos espaciales a través de la apertura de nuevos mercados, nuevas capacidades productivas y nuevas posibilidades de recursos y de trabajo en otros lugares; o (c) alguna combinación de (a) y (b)”.

Como alternativa a la práctica depredadora de Barrick y Gold Corp. La autora propone la interpretación de los teóricos del post-desarrollo para que se realice la construcción de un desarrollo diferente al depredador, y en la única referencia que hace a esta tendencia es al artículo de Arturo Escobar.

Nos parece evidente que el caso dominicano es el más crudo ejemplo de la retórica neocolonialista y que permite concordar con la frase siguiente de Escobar: “¿Quiénes son los verdaderos románticos?  Los verdaderos románticos ¿no son los señores del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional, que siguen insistiendo en sus programas de ajuste estructural y de desarrollo a través del mercado, cincuenta años después, sabiendo ya que esas recetas no funcionan y aún siguen pensando que esas recetas van a funcionar tarde o temprano?, ¿no son más románticos esos señores que ven la situación del mundo empeorar cada día y sin embargo, insisten con las mismas propuestas? Segundo, yo diría que es importante saber dónde nos ubicamos para ver las posibilidades de cambio. Siempre hay una relación entre el marco teórico que usamos y lo que podemos ver como posibilidades de cambio”

Recomiendo la lectura de la tesis de Rodríguez Grullón.

 

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes