Opinión

Siguen los problemas en Europa

Por Alfredo Núñez Fernández

Año nuevo, pero con los mismos problemas económicos de los últimos cinco años. En España la situación no cede, el índice de las ventas del comercio minorista bajó un 6.8% el pasado año 2012, luego de haberse reducido un 5.8% en 2011.

En síntesis, todos los comercios redujeron su actividad, aún en las festividades navideñas donde usualmente se disparaban las cifras,  siendo los más afectados las grandes superficies con una reducción de un 9.1%, seguidas por las pequeñas cadenas que vieron caer sus ventas en  8.7%.

Estos malos resultados provocaron que el empleo dentro del sector minorista haya caído en 1.2% el pasado año. La deprimida situación en España ha hecho que millones de inmigrantes residentes en la madre patria hayan retornado a su país de origen ante la imposibilidad de encontrar un puesto de trabajo. El profundo déficit, la restricción del crédito y el desempleo han opacado cualquier intento de recuperación.

Por otro lado, Islandia, pequeño país europeo cuya banca quebró en 2008 por el desproporcionado y descontrolado crecimiento que había tenido durante los últimos años, a tal punto, que la banca era mayor que todo el Producto Interno Bruto de dicho país, logró tumbarle el pulso a Reino Unido y Holanda en un juicio donde éstos querían que costeara la pérdida de capital de más de 300.000 holandeses e ingleses que tenían depósitos en bancos de Islandia, luego de que los islandeses rechazaron la moción de pagar los platos rotos del exceso bancario a través de dos referéndums…

¿Victoria de la democracia o irresponsabilidad financiera?, sin lugar a dudas los buenos índices económicos que está mostrando Islandia pueden servir de cátedra para el resto de las economías europeas que aún se encuentran en los sempiternos problemas económicos; y les doy toda razón a los ciudadanos que se niegan a socializar las pérdidas de un sector financiero que creció sin control, acompañado claramente de graves fallas en supervisión.

En este nuevo año en vez de invertir cuantiosos recursos para tratar de reanimar la economía, deben hacer hacerse todos los intentos para “reanimar” la confianza de los agentes económicos… si no hay confianza no hay inversión ni producción; y si no hay inversión y producción no puede haber crecimiento económico.

 

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes