Justicia y bien común

“Redefinición Policial: Garantía de la Seguridad Ciudadana”

Por Juan Tómas Taveras

Siendo la República Dominicana uno de los países más avanzados en tecnología de la comunicación, es oportuno aprovechar los medios de comunicación para orientar y educar a la ciudadanía en general en civismo, en el respeto a las normas establecidas, en crear conciencia en derechos y deberes ciudadanos; con la finalidad de fortalecer la institucionalidad y el estado de derecho.

La seguridad ciudadana y la paz social son un derecho ausente y están en crisis. Penosamente con el involucramiento de los cuerpos militares en esta tarea que son exclusividad y de naturaleza policial se empeora más, aun parezca lo contrario. Esta situación sigue siendo una amenaza al futuro de nuestra policía y aleja la oportunidad de su reforma acorde a la modernidad y la institucionalidad democrática. Los medios de comunicación menosprecian o desinforman sobre estos temas  desconocidos para la ciudadanía  y dejan grandes confusiones.

A propósito de estos reveses para la reforma policial quiero resaltar algunos detalles de nuestro libro “Redefinición Policial: Garantía de la Seguridad Ciudadana” el cual comenzáramos a escribir en año 1999 y fue publicado en el 2004, no es más que una propuesta para la transformación de nuestra institución policial, a través de la comunitarización y democratización. Se resume en los  aspectos importantes:

• Gerencia y liderazgo.

• Definición y límites de roles, alcance de función de la Policía Nacional y las Fuerzas Armadas. Responsabilizándole a la policía como su misión principal la seguridad interior, de seguridad pública o seguridad ciudadana impidiendo la usurpación de tareas de policía por parte de las Fuerzas Armadas

• Selección e ingreso riguroso y estricto de los recursos humanos. La depuración, clasificación y redistribución por especialidad de los recursos humanos y de esta forma hacer estables y permanentes en sus puestos a los policías especializados en el desempeño de las diferentes funciones.

• Mejorar la calidad de vida de los policías, a través de una seguridad social integral y de mayor presupuesto institucional con salarios más adecuados. (Reconociéndole el más alto nivel de riesgo que tiene la función policial.)

• El establecimiento de un sistema de educación y capacitación estructurado en la filosofía comunitaria (rol preventivo y mediador con la participación de la comunidad) y en la actualización del ordenamiento jurídico en su papel de Policía Técnico-judicial. Estableciendo Doctrina policial.

• Manual para el desempeño de funciones y uso de formularios de procedimiento de actuación.

• Fortalecer el servicio de patrullas en la calle, a pie, montada (caballo y bicicleta) y en diferentes tipos de vehículos de motor, incluyendo unidades aéreas y acuáticas, aplicando la comunitarización (acción proactiva) y territorialización (delimitación de áreas o cuadrantes).

• Satisfacer la carencia de un sistema de gestión de análisis e información, uso de la criminología. Centro de estudio criminológico monitorear los cambios de la sociedad.

• Personal especializado para control y seguridad de la frontera domínico-haitiana; puertos y aeropuertos; seguridad presidencial, protección del medio ambiente y recursos naturales; seguridad del metro, protección judicial, unidad de rescate, negociación de conflictos y de secuestros; unidades antiterrorismo, forense, protección de instalaciones vitales y VIP; unidades de vigilancia aérea, entre otros.

• Transparencia, fiscalización y equidad en la distribución de los incentivos y beneficios a los miembros policiales (partidas presupuestarias y sobresueldos).

• Promover la honestidad, y valores éticos .

• Institucionalidad, transparencia y eficiencia en Asuntos Internos.

• Defensa y cuidado a las propiedades del Estado.

• Mecanismos eficientes de expresión y difusión de información y comunicaciones internas, externas y de las relaciones públicas en la institución policial.

•  Ampliar y consensuar las políticas de seguridad pública.

Esta oportunidad se presta para crear un nuevo modelo de policía, con una visión civil y democrática diferente a la tradicional, basado en acciones proactivas y gestión de resolución en forma pacífica para las diversas manifestaciones de la conflictividad social.

Estos cambios aseguran la eficiencia policial para salvaguardar el progreso, el desarrollo y el bienestar de la sociedad, como también la calidad de vida de los habitantes, el equilibrio de las ciudades y la paz, como resultado de la seguridad ciudadana.

Afirmamos que la comunitarización policial es la única garantía para implantar el estado de derecho democrático, dentro de un estado de situación objetivo y subjetivo en que las personas sientan protegidos sus derechos.

Queremos pedirle integración para defender la reforma policial. Hoy tenemos la oportunidad, la necesidad, el derecho, el deber y la obligación de consolidar la creación de esa policía anhelada, confiable, moderna y democrática al servicio de la ciudadanía.

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes