Cultura y Municipio

Presupuesto Nacional, sin dolientes ni parientes

Por Miguel Angel Cid Cid

De las entregas anteriores, la correspondiente al sábado 3 del presente mes de febrero abordé la participación en el presupuesto nacional. El sábado siguiente, se resaltó la débil vigilancia que hacen los organismos responsables de regular y supervisar el ejercicio presupuestario. En cambio, ahora afrontamos la actitud defensiva e irresponsable de los ejecutivos de la Dirección General de Presupuesto (DIGEPRES) y el Congreso.

Las opiniones de sectores sociales y técnicos disímiles, afloraron en el seminario celebrado el pasado día de San Valentín en el Hotel Gran Almirante, Santiago. El evento, denominado “Transparencia presupuestaria, participación pública y control presupuestario en República Dominicana” lo organizó la Fundación Solidaridad.

Al concluir la presentación del informe de la “Encuesta de Presupuesto Abierto 2017”, y el de “Índice Global de Presupuesto Abierto y sus principales hallazgos” se desarrolló el panel de debate. Rafael Jovine, economista de OXFAM/RD fue el primer expositor. Jovine cuestionó acremente los citados informes.

-- ¿La gente del pueblo sabe que estos documentos están en línea? o ¿estamos seguros que la gente sabe cómo leer esos resultados? --, cuestionó Jovine y a seguidas afirmó, -- No todo el mundo tiene la facilidad o destreza para leer e interpretar tablas dinámicas… --

Luego, siguió Víctor D´Aza, Diputado por la Provincia Santiago. El legislador D’Aza se limitó a rehuir el debate con el alegato de que no es economista. Inclusive, aseguró que el Congreso está excluido en el control presupuestario.

-- El Congreso no vigila el proceso presupuestario ya que el Ejecutivo envía el presupuesto formulado al Congreso. Nosotros, los diputados nos toca aprobar la Ley de presupuesto, hecho esto el Congreso le transfiere el poder de la ejecución a la Presidencia --, afirmó D’Aza. 

¡Qué Dios nos coja “confesaos”!

¡Menos mal!, el turno ahora le corresponde a Oscar Díaz, Consultor de la Unión Europea para la Cámara de Cuentas. Oscar definió los requisitos de la transparencia y aclaró el rol del Congreso en el presupuesto.

-- La transparencia tiene sus requisitos que son: 1,Que sea clara, cuando alguien hace uso de lo que se está transparentando debe ser entendible para todos los mortales, si no se entiende no es transparencia. 2,Publicidad oportuna, publicar o difundir información por sí solo no es transparencia. 3Confiabilidad, si la gente no confía en la información ofrecida es inútil publicarla. 4,Accesibilidad para todos, los ciudadanos deben tener acceso a los documentos sin importar su condición --, aseguró Díaz y continuó.

-- El Congreso es quien aprueba el presupuesto, por lo tanto, tiene derecho a controlarlo en toda su extensión --, acentuó Oscar y concluyó. -- La mejor auditoria se logra estando del lado de los ciudadanos, ellos son los que nos cuentan los detalles de lo que sucede, por esto la participación debe ser clave para los auditores --, dijo a manera de advertencia.

Como si fuera una táctica dirigida, el último turno correspondió a Luis Reyes Santos, Director de DIGEPRES, y “se defendió como gato bocarriba”. Santos aprovechó con creces está oportunidad, no desperdició ni un minuto para justificarse y minimizar los entuertos del gobierno.

-- No minimicemos la transparencia --, aseguró Reyes, interpretando en su desvarió, que quienes le antecedieron menguaron el esfuerzo del gobierno.

-- Transparentar el presupuesto requiere de condiciones políticas, mucho más de lo que el ciudadano se imagina --, enfatizó Reyes. Por suerte reconoce que hay que capacitar los ciudadanos. -- Capacitar los ciudadanos para que entiendan y no solo hagan ruidos es necesario –, dijo Reyes incómodo con las exigencias ruidosas.

Uffffff, las críticas chillan en los oídos del Director de DIGEPRES.

¿Por qué DIGEPRES no transparenta también las condiciones políticas agudas que alude Reyes?

-- Publicar en tiempo real es confiabilidad --, rebatió Reyes a sus compañeros de panel.

-- Aquí, lo único confiable es que el dinero del presupuesto se va en corrupción y nadie va preso, lo único confiable es la corrupción – comentaron en voz baja varios asistentes.

Reyes Santos propuso organizar otro evento más amplio para poder debatir más y que ayude a buscar mejores formas de transparentar el presupuesto.

-- Idealmente, el presupuesto deben elaborarlo los ciudadanos. Pero siempre aparecen los llamadosGrupos de Presiónque dicen representar los ciudadanos pero en realidad representan colores. Si no fuera por esto, el gobierno no tendría problemas en abrir la participación a todo el mundo --, concluyó Reyes como si él mismo no representara un color.

¿Sí Reyes y el Presidente Danilo Medina son morados, y el Congreso representa muchos colores, por qué es tan malo que los ciudadanos de a pie representen colores? ¡Qué pechú!

El Congreso, como primer poder del Estado se resiste a poner en cintura al ejecutivo y así conservar sus privilegios. La Cámara de Cuentas no cuenta ni cuentos de velorios, menos los de hadas. Y DIGEPRES está renuente a promover la participación por temor a que los grupos de presión lo cuestionen.

En definitiva, el presupuesto Nacional “anda manga por hombro”, sin dolientes ni parientes.

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes