Por todos y todas

Por un frente electoral antineoliberal para el 2016

Por Carlos Féliz Cuello

Propuesta para un debate de la coyuntura

Introducción

El país ha sido conducido a  una crónica crisis económica, producto de la incapacidad que ha demostrado el sistema capitalista y su modelo Neoliberal en darle respuesta a los fundamentales problemas de las grandes mayorías.

Tres gobiernos, durante 50 años,  han sido los representantes de tan bochornosa y repudiable crisis: PRSC, PRD y PLD. Han sido tan responsables que, el pueblo los ha bautizado como iguales.

En 50 años, los tres,   han llevado al país a una deuda impagable, por encima de los 28 mil millones de dólares; más de la mitad del Producto Interno Bruto-PIB-, el cual tiene hipotecada hasta la cuarta generación.

Los tres han llevado al país a un sistema sanitario y a una seguridad social que humilla a las mayorías y los conduce al entierro cuando de enfermedades terminales se trata.

Han hipotecado la soberanía nacional a favor del imperio norteamericano y potencias extranjeras.

Los tres han permitido que el país se haya convertido  en un centro de tráfico, consumo y operación del  narco tráfico y terrero fértil para el sicariato.

Han convertido al país en una finca productora de corrupción e impunidad insostenible en el tiempo.

Se han protegido con el manto de la “legalidad”; el cual, de época en época se disputan por ver cuál ha sido más violador de la Constitución y las leyes que ellos se han dado.

Han permitido que las multinacionales conviertan al país en un centro de exterminio humano a través del crimen de la explotación minera,  sin importar la vida humana y la destrucción del medio ambiente.

Los tres han logrado que el país se convierta en un territorio inseguro convirtiéndolo en una cárcel por el temor que se tiene caminar por las diferentes vías a cualquier hora.

Han permito que la juventud no tenga esperanza en el futuro del país, a tal punto que, prefieren emigrar y buscar mejor vidas en tierras foráneas.

Los tres han llevado a la población a la creencia de que la política es uno de los mejores negocios que se pueda desarrollar, en vez de incrementar la idea de ser la ciencia más digna y pura de todo ser humano, como lo planteara el padre de la patria: Juan Pablo Duarte.

Han desarrollado instituciones desacreditadas y poco creíbles.

Han logrado que buena parte de la población vea la función en el Estado y el gobierno  como una oportunidad de ser millonarios en vez de servidores públicos.

Los tres, con sus políticas y comportamientos, han logrado que buena parte de la población no crea en los “políticos”.

ESPERANZA EN LOS PARTIDOS DEL SISTEMA.

Ante esta panorámica de la  realidad, la esperanza que tiene la mayoría del país, tanto en el PRD, como en el PLD y, en lo que queda del balaguerismo oportunista y cazador de posiciones es, totalmente desoladora y sin futuro promisorio inmediato.

Tanto El PRD, PLD y ni que decir de los balagueristas, están totalmente comprometidos, no solo con la continuidad de este fracasado sistema capitalista, sino que, son impulsores y legitimadores del modelo de desarrollo económico y social que ha utilizado la derecha para continuar explotando este terruño: El Neoliberalismo.

Los perredeistas

Los perredeistas han perdido el sentido de la historia política. Es un partido que ha  abandonado su otrora ideología Socialdemócrata para convertirse en un espacio sin vida, caracterizado por luchas internas entre los diferentes  grupos económicos. Impulsor y legitimador del modelo Neoliberal como medio de solucionar una crisis que el mismo ha profundizado.

Envuelto en un interminable proceso de división, es más parecido a una corporación económica que a una estructura partidaria. Como resultado de ese comportamiento, hoy podemos más o menos, siete sectores son identificados con ciertas iniciativas, tanto interna como externa: Miguel Vargas, Hipólito Mejía, Luis Abinader, Guido Gómez, Ramón Alburquerque, Milagros Ortiz Bosch, Enmanuel Esquea.

Ningunos de estos representantes han planteado soluciones al margen de lo que ha determinado la situación de empobrecimiento de la mayoría del país. Por el contrario, la han reforzado y se han limitado a plantear salidas reformistas y funcionalistas al sistema decadente y fracasado; echándole la culpa a los demás.

Es el partido que ha traicionado la esperanza nacional incumpliendo, en varias ocasiones lo que le prometió al pueblo dominicano. Ha sido un fracaso en la dirección del Estado y gobierno;aun cuando el pueblo le ha dado la oportunidad de conducir los destinos en cuatro ocasiones, siendo la excepción, los siete meses que duró su fundador: Profesor Juan Bosch.

En estos momentos, atraviesa una incierta situación interna. A merced del manejo y la conducción  que le de la dirección del PLD a través de la Junta Central Electoral y los organismos que complementan esta función.

Su situación interna y pérdida de perspectiva lo ha llevado a realizar una benigna oposición, casi imperceptible en la sociedad, aun cuando, todavía, existe en el país, una especie de romanticismo juvenil.

Algunos de sus sectores han tratado de prender una especie de unidad con otros  no estructuralmente perredeistas, pero con una historia de aliado histórico a él. Metas y objetivos  que no han tenido efecto, ni repercusión, ya que la población ve en dichas iniciativas, más de lo mismo y no ha creído en ella. No importa el nombre que le pongan. El hecho que una buena parte de la población vea en esas  iniciativas a parte de los responsables de esta situación, no lograrán entusiasmarlos. No ha valido ese oxigeno, el cadáver está pasando.

Es un partido que está tan alejado de los problemas esenciales que, ante un hecho bochornoso y ridículo, como ha sido la mostrenca sentencia 168-13 del TC de Danilo Medina, Leonel Fernández , el PLD y FNP-Vincho, ha evidenciado un silencio cómplice, con raras excepciones de figuras históricas, aun cuando, no cabe dudas que,  hasta líderes de la talla de  Peña Gómez, si estuviera vivo,  le afectaría.

Es un otrora partido que convirtió la  esperanza del pueblo en frustración y empobrecimiento de la mayoría, versus enriquecimiento de un grupúsculo.

Los peledeístas.

Abiertamente derechizados a partir del “Frente Patriótico” con el tristemente recordado, Joaquín Balaguer; ha sido otro de los fracasados en la dirección del Estado y el gobierno. A pesar de que, el pueblo le ha dado la oportunidad en cuatro ocasiones para que dirija los destinos del país.

Comparte el triste referente de fábrica de corruptos, impulsor de impunidad, protector del narcotráfico, entreguista de la soberanía nacional, hipoteca del país, generador de desesperanza en la juventud, generador de cordón de miseria y marginalidad; al igual que el PRD, PRSC y parte de sus socios históricos. Esto ha sido sustentado y evidenciado  por diferentes medios de comunicación.

Pasó de ser el partido de la liberación, al  partido creador aplatanado  de la lámpara mágica  de Aladino. Lo que ha tocado lo ha convertido en una desgracia para la mayoría del país.

No solo ha sido el presidente de su partido, Leonel Fernández y el hoy presidente Danilo Medina,  los dos ideólogos fundamentales en el mismo,  desde su primer gobierno en 1996, de justificar la privatización y entrega de todos los bienes y recursos principales  con que contaba el país, a través de su nefasta recordada política de capitalización de las empresas del Estado, sino que, lo colocó como el patio trasero del imperio.A tal punto que le envió 302 militares a pelear a IRAK al presidente Bush hijo. Lo último del servilismo.

Ese partido ha pasado de ser un defensor en su origen del marxismo, a un desnacionalizador y violador de los derechos humanos; al justificar y compartir el adefesio jurídico y vuelto al antihaitianismo de Trujillo, Balaguer y Vincho Castillo, como ha sido la poca defendible decisión del TC, 168/2013, la cual tiene al país en una crisis aguda de impredecibles repercusiones; colocándolo  en el ojo del huracán político y diplomático internacional.

Aunque tiene una manera diferente al PRD, balagueristas y algunos de sus socios,  de manejar sus problemas interno,  no escapa a conflictos inocultables. Ha sido transformado en una máquina electoral, más que un partido. Sus estructuras internas no funcionan; a penas, lo que llaman Comité Político,  es  ley batuta y constitución del mismo que, de una u otra forma opera.

Los niveles de sus dificultades internas se evidenciaron en la plenaria del Congreso Norge Botello para ampliar y elegir cincuenta miembr@s al Comité Central y otros al Comité Político.

L@s viej@s impidieron que l@s jóvenes tengan acceso a dicha poderosa estructura.

Al igual que el PRD, balaguersitas y sus socios, no ha resuelto los problemas fundamentales de la población empobrecida que representa la gran mayoría del país. Más bien, los ha agravado.

Ya no caben dudas que no representa ninguna liberación nacional. Es igual al PRD, incluso, para una buena parte del país, lo ha superado  en cuanto a hechos negativos.

Se quiso reciclar con Danilo Medina. Este desarrollo en su primer año todo una estrategia de publicidad y mercadeo en los diferentes medios de comunicación para que lo vieran diferente a Leonel Fernández; no porque ese era su deseo, sino que, dada la profundidad y complejidad de la  crisis económica con que terminó Leonel; el cual  dejó el país con un déficit fiscal de más de 205 mil millones de pesos; había que inculcarle en el imaginario a los empobrecidos que Danilo era diferente.

Esa fue la estrategia de su marketing político, a tal punto que, su equipo no solo utilizaban las imágenes de caminar los fines de semanas en diferentes lugares del país, sino que, brincaba charquitos, reprochaba públicamente ingenieros por no dar inicio o terminar una obra a tiempo. Y lo que es lo más llamativo, va toda la semana a una comunidad de productores y le ofrece 5, 8 y diez millones de pesos para apoyar la agroindustria, en un acto de simulación, todas vez que él sabe que los estudios hechos en el país son concluyentes de que el agro necesita más o menos 50 mil millones de pesos al año para poder satisfacer la política alimenticia y poder colocar a dicho sector en condición de competir. Objetivos y metas que, con esta forma de Danilo hacer política, jamás se conseguirá.

Aun así, mantiene en esencia la política financiera y monetaria de Leonel Fernández;  el mismo modelo Neoliberal, la misma política de endeudamiento e hipoteca del país. Ha demostrado no tener un plan para la inversión del cuatro por ciento para la educación y al ritmo que va, jamás terminará con ese lastre que tiene el capitalismo: El analfabetismo.

El modelo en educación implementado y actual es igual al de salud, rentista y por ese camino, no habrá solución.

Otra crisis empieza avizorarse por la candidatura presidencial entre Leonel Fernández  Y Danilo Medina.

Danilo que no le faltan deseos para ver si se puede reelegir, aunque para esto, necesitaría modificar la constitución que lo prohíbe, enfrenta desde ya la decisión de Leonel de buscar la candidatura, el cual se expresa en la campaña a destiempo y en franco desafío del PLD y el gobierno, del nada menos personaje : Felix Bautista.

Esta decisión de Leonel Fernández, ha encontrado rápida respuesta de aspirantes como José Tomas Pérez, quien ha llamado al CP a parar lo que él llama “irrespeto y altanería  de Felix Bautista”.

Todavía hay que esperar el desarrollo de las contradicciones internas y el curso que tomarán, pero sea como sea, con Danilo Medina o un representante suyo;  así como, con  Leonel Fernández, ese partido no va hacer nada diferente a lo que ha hecho y será más de lo mismo. Al que una respuesta alternativa habrá de enfrentar.

Los balagueristas

Los balaguristas tienen un futuro funesto. Seguirán sirviendo de bisagra. Un grupo apoyaría a uno de los perrede y el otro al peledee. De lo que podemos  estar seguro es que, sabrán negociar como ha sido su costumbre. Y por vía de consecuencias, de ellos este país no tiene nada bueno que esperar.

El país y dentro de él, las grandes mayorías no tienen esperanza, ni perspectivas  de este sistema y modelo de sociedad con los tres partidos tradicionales y sus socios.

Estamos en un escenario en que la derecha  y el capital internacional, a través de le los sectores capitalistas, oligarquías  y grupos  que lo representan, tienen el control total  del aparato Estatal y su gobierno.

El país no tiene soberanía, el imperio yanqui controla hasta la respiración, no solo del quehacer político, sino económico y geográfico.

Escenario opuesto

El otro escenario es múltiple. Está integrado por espacios político partidario, grupos sociales, económicos, movimientos de géneros, culturales, movimiento campesino, de trabajadores, derechos humanos, indecisos, sectores y personas desilusionados y engañados por los tres partidos tradicionales y sus socios; sectores deseosos de que surja lo que ellos llaman “la unidad de la izquierda” y espacios que entienden que, es el sistema o modelo que hay que cambiar. Aquí podríamos incluir los ambientalistas. También los medianos, pequeños y determinado empresariado; aunque este es menos numéricamente hablando.

Incluso, esos sectores tienen algo en común. Y es que, dado el ejemplo político positivo a favor de sus pueblos, país y la región  de algunos gobiernos cercanos a nuestra geografía; han concluido que, lo que falta es un Chávez, un Evo, un Correa, Un Lula, etc, etc, etc..

A esto podríamos catalogarlo como, bloques políticos, sociales, culturales y económicos que exigen una respuesta común a la crisis creada por el  PRD, PLD y por los balagueristas y sus socios.

Estos espacios tienen determinadas diferencias. Unos se asumen con  ideología de izquierda marxista-leninista; otros se asumen progresistas-antimperialistas; otros progresistas; unos nacionalistas; otro centro progresista.

Otros, dentro de este escenario, y aun cuando se definen marxistas-leninistas han trillado  el camino histórico aliado al PRD; incluso, plantean como salida a la actual crisis, un pacto con este o en su defecto, sectores vinculados a él, como el de Hipólito Mejía o Luis Abinader.

A este sector, esa posición lo diferencia del resto que dice no pactar con las cúpulas de ninguno de los tres partidos que han llevado al país a lo que es hoy.

Otra característica en este escenario es, la dispersión o división que experimenta. (tema obligado a discutir posteriormente, para determinar sus causas).

En este escenario, apenas dos espacios cuentan con registro electoral Alianza País (AL PAIS) y Frente Amplio (FA). Y lo que es más complejo, la ley que sustenta este proceso es desigual y excluyente, cuya estructuración jurídica y política esta balanceada para favorecer a las maquinarias electorales.

Frente electoral antineoliberal, salida tactica para acumular fuerzas.

Es urgente ante este hecho y escenario que las fuerzas, sectores, movimientos, personas independientes que compartan la posición de formación de UN FRENTE ELECTORAL ANTINEOLIERAL demos el paso adelante para modificar la correlación de fuerzas de las estructuras jurídico-política que sustenta este sistema y modelo, y de esta manera ir avanzando Y CREANDO LAS CONDICIONES SUBJETIVAS NECESARIAS  para  LA CONSTITUYENTE CON PARTICIPACION POPULAR, que permitan ir perfilando  los elementos  de  la transformación de las estructuras que sustentan el mismo.

Solo estarán excluidos los que han sido responsables o corresponsables del impulso del modelo neoliberal y los que se han beneficiado. En este planteamiento, no hay espacio para pactar con ellos.

Esta participación deberá ser con boletas comunes de quienes asumamos este proceso.

La propuesta está hecha y la historia nos juzgará. El tiempo que falta es suficiente para hacer un papel airoso, si anteponemos los intereses particulares y colocamos en primer orden los intereses del 85 por ciento de la sociedad.

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes