Desde Israel

Por qué estoy enojado

Por Uri Avnery

ESTOY enojado con la élite Mizrahi. Muy enojado, de hecho.

“Mizrah” es la palabra hebrea para Oriente. Los judíos orientales son aquellos que vivieron durante muchos siglos en el mundo islámico. Los judíos occidentales son aquellos que vivieron en la Europa cristiana.

Esas palabras son, por supuesto, nombres poco apropiados. Los judíos rusos son "occidentales", los judíos marroquíes son "orientales". Una mirada al mapa muestra que Rusia está muy al este de Marruecos. Sería más exacto llamarlos "norteños" y "sureños". Ya es muy tarde para eso.

Los occidentales generalmente se llaman "Ashkenazim", azquenazíes, del antiguo término hebreo para Alemania. Los orientales solían llamarse "sefardíes", del antiguo término hebreo para España. Pero solo una pequeña parte de los orientales descienden de la floreciente comunidad judía de la España medieval.

EN EL ISRAEL de hoy, el antagonismo entre Mizrahim y Ashkenazim, mizrajíes y azkenazíes, se fortalece año tras año, con vastas repercusiones políticas y sociales. No es exagerado ver esto como el fenómeno determinante de la sociedad israelí actual.

Antes de continuar, permítanme expresar (una vez más, me temo) mi parte personal en esto.

Mis últimos años en Alemania, antes de huir, los pasamos a la sombra del ascenso de la esvástica, la última mitad del año ya bajo el dominio nazi. Llegué a odiar a Alemania y todo lo alemán. Entonces, cuando nuestro barco llegó al puerto de Jafa, estaba entusiasmado. Yo solo tenía diez años, y el Jafa de 1933 era en todo sentido exactamente lo opuesto a Alemania: ruidoso, lleno de olores exóticos, humano. Me encantó.

Como supe más tarde, la mayoría de los primeros "pioneros" sionistas que llegaron al Jafa árabe lo odiaron a primera vista, porque se identificaron ellos mismos como europeos. Entre ellos estaba el fundador del sionismo, el propio Theodor Herzl, que, para empezar, no quería ir a Palestina. En su única visita aquí, odiaba su carácter oriental. Él prefería mucho la Patagonia (en Argentina).

Quince años más tarde, durante la guerra de independencia de Israel, fui ascendido al alto rango de líder de escuadrón y tuve la opción de elegir entre nuevos reclutas inmigrantes de Polonia o Marruecos. Elegí a los marroquíes y fui recompensado por ellos con mi vida: cuando yacía herido bajo fuego, cuatro de "mis marroquíes" arriesgaron sus vidas para sacarme.

Fue entonces cuando obtuve un anticipo de lo que vendría. Una vez, cuando obtuvimos unas preciosas horas de permiso, algunos de mis soldados se negaron a ir. "Las chicas de Tel Aviv no salen con nosotros", se quejaron, "para ellas somos negros". Su piel era un poco más oscura que la nuestra.

Me volví muy sensible a este problema, cuando todos los demás aún negaban su propia existencia. En 1954, cuando ya era el editor en jefe de una revista de noticias, publiqué una serie de artículos que causaron un gran revuelo: "Ellos (un improperio) los negros". Esos Ashkenazim que antes no me odiaban comenzaron a odiarme.

Luego vinieron los disturbios de "Wadi Salib", un barrio en Haifa, donde un policía disparó a un mizrají. Mi periódico fue el único en el país en defender a los manifestantes.

Unos años más tarde, el pequeño grupo de mizrajíes comenzó un movimiento de protesta ingobernable, expropiando el término estadounidense "Panteras Negras". Yo los ayudé. Golda Meir exclamó: "No son buenas personas".

Ahora, muchos años después, una nueva generación se ha hecho cargo. El conflicto interno domina muchos aspectos de nuestra vida. Los mizrajíes constituyen aproximadamente la mitad de la población judía de Israel, los azkenazíes forman la otra mitad. La división tiene muchas manifestaciones, pero a la gente no les gusta hablar de ellas abiertamente.

Por ejemplo, la gran mayoría de los votantes del Likud son mizrajíes, aunque la dirección del partido es predominantemente azkenazí. El opositor Partido Laborista es casi completamente asquenazí, aunque acaba de elegir a un líder mizrají, con la vana esperanza de que esto los ayude a superar la profunda alienación de los mizrajíes.

MI OPOSICIÓN al tratamiento de los mizrajíes fue principalmente moral. Surgió del deseo de justicia. También surgió de mi sueño que todos nosotros, Ashkenazim y Mizrahim, eventualmente estaríamos sumergidos en una nación hebrea común. Pero debo confesar que hubo otro motivo, también.

Siempre he creído, como creo ahora, que Israel no tiene futuro como una isla extranjera en el mar oriental. Mis esperanzas van más allá de la paz. Espero que Israel se convierta en una parte integral de la "región semítica" (una expresión que inventé hace mucho tiempo).

¿Cómo? Siempre he albergado una esperanza monumental: que la segunda o tercera generación de mizrajíes recuerde su herencia, los tiempos en que los judíos eran una parte integral del mundo musulmán. Por lo tanto, se convertirían en el puente entre la nueva nación hebrea en Israel y sus vecinos palestinos, y de hecho todo el mundo musulmán.

Al ser despreciado por los azkenazíes como "asiático" e inferior, ¿no hubiera sido natural que los Mizrahim recuperaran su gloriosa herencia, cuando los judíos en Iraq, España, Egipto y muchos otros países musulmanes eran socios plenamente integrados en una floreciente civilización, en un momento en que los europeos eran principalmente bárbaros?

Los filósofos, matemáticos, poetas y médicos judíos eran socios de esa civilización, al lado de sus contrapartes musulmanas. Cuando la persecución y expulsión de los judíos y la inquisición fueron hechos reales en Europa, los judíos (y los cristianos) disfrutaron de plenos derechos en el mundo musulmán. Se les otorgó el estatus de "Pueblos del Libro" (la Biblia hebrea) y totalmente iguales, a excepción de estar exentos del servicio militar y pagar un impuesto en lugar del servicio. Los incidentes antijudíos eran raros.

Cuando todos los judíos fueron expulsados de la España cristiana, solo una pequeña minoría emigró a Amsterdam, Londres y Hamburgo. La gran mayoría fue a países musulmanes, desde Marruecos hasta Estambul. Curiosamente, solo un puñado se estableció en Palestina.

SIN EMBARGO, cuando las masas de judíos orientales llegaron a Israel, mis esperanzas se desvanecieron. En lugar de convertirse en el puente entre Israel y el mundo árabe, se convirtieron en los más ardientes anti árabes. Los siglos de cultura judía musulmana se borraron, como si nunca hubieran existido.

¿Por qué? Al ser despreciados por los askenazíes "superiores", los mizrajíes comenzaron a despreciar su propia cultura. Intentaron convertirse en europeos, más antiárabes, más superpatriotas, más derechistas.

(Aunque un amigo de Mizrahi me dijo una vez: no queremos ser un puente. Un puente es algo que la gente pisotea).

Sin embargo, nadie puede escapar de sí mismo. La mayoría de los mizrajíes en Israel hablan con acento árabe. Les encanta la música árabe (presentada como música "mediterránea") y no aman a Mozart ni a Beethoven. Sus rasgos son diferentes de los europeos. Razón de más para odiar a los árabes.

El borrado de la cultura judía oriental es omnipresente. Los niños israelíes de ascendencia oriental no tienen idea de los grandes escritores y filósofos de su herencia. No saben que los cruzados cristianos que conquistaron Tierra Santa masacraron a musulmanes y judíos por igual, y que los judíos defendieron Jerusalén y Haifa hombro a hombro con sus vecinos musulmanes.

El rabino Moisés Maimónides, el gran Rambam, es bien conocido, pero solo como un importante rabino, no como el amigo y médico personal de Saladino, el más grande de los héroes musulmanes. Los muchos otros intelectuales sefarditas medievales apenas se conocen en absoluto. Ninguno de ellos aparece en nuestro papel moneda.

SIN EMBARGO, soy optimista, a este respecto también.

Creo que una nuevaintelligentsia mizrají buscará sus raíces. Que con el incremento de su estatus social, los complejos sociales darán paso a un patriotismo normal. Que una cuarta o quinta generación se presentará y luchará no solo por la igualdad, sino también por la paz y la integración en la región.

Como dirían nuestros amigos árabes: “Inshallah”.

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes