Coyuntura/Mundo

Polanco Brito enmudeció cuado Balaguer masacró a 5 jóvenes del club Héctor J. Díaz, 1971

Por Ramón Arturo Guerrero

El 11 de octubre de 1971 Hugo Eduardo Polanco Brito era el más alto  dignatario de la jerarquía católica en República Dominicana.  A dos días de cumplir 53 años de edad se hallaba en la cúspide de su carrera eclesiástica. Pio XII lo había nombrado obispo en septiembre de 1953, poco antes de cumplir35 años, siendo entonces uno  de los prelados más jóvenes de tiempos modernos. Pablo VI lo elevó al rango de arzobispo el 20 de enero de 1970, haciendo naufragar su esperanza de sustituir al arzobispo metropolitano Octavio Beras Rojas, ya que su designación fue de“coadjutor” sin que el documento indicara derecho a sucesión.

Polanco Brito navegó sin tropiezos casi ocho años de la dictadura de Trujillo. Continuó como obispo de Santiagosin dar, al igual que  sus colegas, ninguna explicación a la Iglesia ni a la sociedad por los  30 años de apoyo de la jerarquía eclesiástica a la dictadura. El 20 de diciembre de 1965, enmedio de la turbulencia que dejó la posguerra dominicana, el Vaticano lo traslada sorpresivamente a Santo Domingo como “administrador apostólico sede plena”, dejando a BerasRojas en una especie de limbo; el 14 de marzo siguiente es sustituido en la sede de Santiago por el  sacerdote e intelectual Roque Adames Rodríguez, de 36 años de edad.

Ese domingo 11 de octubre de 1971 por la mañana yo estaba junto a Polanco Brito, en la catedral de Santo Domingo,  mientras él se preparaba para misa. No recuerdo con exactitud si era la misa de las 9:00 o de las 12:00; lo usual era que oficiara a las 12:00, pero me parece que el suceso que relato ocurrió temprano.

Monseñor Polanco Brito

La noticia principal que contenía el popular periódico de la avenida San Martín ese díatrataba el hallazgo de los cadáveres de cinco jóvenes pertenecientes al Club Héctor J. Díaz, del barrio 27 de Febrero, en la Capital. Los clubes culturales eran una modalidad de organización de la juventud de la época y que se convirtieron en portaestandartes de las luchas populares e instrumentos de resistencia contra la dictadura. Fueron reprimidos fuertemente, incluso varios jóvenes cayeron asesinados o fueron desaparecidos por la policía y los escuadrones paramilitares.

Los jóvenes asesinados el 9 de octubre de 1971 fueron:

Radhamés Peláez Tejada, de 20 años; Rubén Darío Sandoval, 16 años;  Víctor Fernando Checo, 17 años; Reyes Florentino Santana, 19 años y Gerardo Bautista Gómez, de 17 años.

Entre los numerosos crímenes políticos de Los 12 Años este fue uno de los más impactantes, conmovió los cimientos de la sociedad. La edad de los muchachos, el número de muertos, las evidentes torturas, la falta de una motivación específica ya que las elecciones habían pasado, son elementos que contribuyeron al asombro colectivo.

De  acuerdo a Rafael G. Santana (Universo de Opinión, 7 de octubre de 2013) “Esta masacre fue ejecutada por el oficial Virgilio Antonio Álvarez Guzmán y los  rasos Pascual Bonifacio Bencosme Fermín (Chino), Danilo Tavárez Guzmán, Luis Felipe Fernández, Saturnino Henríquez de la Cruz y Domingo Agramonte.En principio se atribuyó a los integrantes de la denominada Banda Colorá las muertes de los dirigentes y afiliados del club Héctor J. Díaz.Cuando presentaron a la prensa a Alejandro Félix Luciano (Nariz), Eddy Antonio Martínez, Diógenes Muñoz (Ombligú), Francisco Gregorio Diloné (Cabeza) “negaron públicamente que ellos asesinaron a los jóvenes y que si había que buscar culpables, lo hallarían en la Policía”.

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes