Revelaciones

Poemas en el mes del amor: Carilda Oliver Labra

Por Manuel Mora Serrano

2

Poemas de Carilda

 

Carilda joven

 

Muchacho

Muchacho loco, cuando me miras

con disimulo, de arriba abajo,

siento que arrancas tiras y tiras

de mi refajo.

Muchacho cuerdo, cuando me tocas

como al descuido la mano, a veces,

siento que creces

y que en la carne te sobran bocas.

Y yo tan seria, tan formalita,

tan buena joven, tan señorita,

para ocultarte también mi sed

te hablo de libros que no leemos,

de cosas tristes, del mar con remos,

te digo usted.

Me desordeno, amor, me desordeno

Me desordeno, amor, me desordeno

cuando voy en tu boca, demorada;

y casi sin por qué, casi por nada,

te toco con la punta de mi seno.

Te toco con la punta de mi seno

y con mi soledad desamparada;

y acaso sin estar enamorada;

me desordeno, amor, me desordeno.

Y mi suerte de fruta respetada

arde en tu mano lúbrica y turbada

como una mal promesa del veneno;

y aunque quiero besarte arrodillada,

cuando voy en tu boca, demorada,

me desordeno, amor, me desordeno.

Esto

Un corazón que nubla sus señales,

una mirada azul velando rosas,

un pie para morir, y muchas cosas

tranquilas en amor, elementales.

Sin lágrimas que pudra sus cristales,

sobre un montón de fiebres dolorosas,

una muchacha así: con mariposas,

quedándose entre músicas cordiales.

Y con esa piedad casi de nube

por todo lo pequeño que no sube,

deteniendo la luz frente a su nombre.

Una muchacha así, en cualquier lugar,

o preferiblemente junto al mar.

Una muchacha así queriendo a un hombre.

Te mando ahora que olvides todo

Te mando ahora que lo olvides todo:

aquel seno de nata y de ternura,

aquel seno empinándose de un modo

que te pudo servir de tierra dura;

aquel muslo obediente pero fiero,

que venía de sierpes milenarias;

aquel muslo de carne y de me muero

convocado en las tardes solitarias;

aquel gesto al echarme en la locura,

aquel viaje al amor, de mi cintura;

aquel gusto en la piel a lirio extraño,

aquel nombre pequeño bajo el nombre;

aquel pecado de volverte un hombre

en el vicio feliz de hacerme daño.

3

La Foto

Flor de Loto en el Jardín de la Joya

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes