Revelaciones

Poemas en la Primavera: Luis Carlos López

Por Manuel Mora Serrano

Luis Carlos López

Luis Carlos Lópeznació y murió en Cartagena de Indias, el 11 de junio de 1979 al 30 de octubre de 1950, poeta colombiano.Llamadopopularmente el Tuerto López, a causa de su estrabismo, su obra se sitúa en la órbita del posmodernismo.

Estudió en el Colegio La Esperanza y en la Universidad de Cartagena, donde tuvo que abandonar sus estudios de medicina cuando fue preso durante la guerra de los Mil Días. Simultáneamente recibió cursos de dibujo y pintura en la Escuela de Bellas Artes. Desde 1901 dirigió la revista literaria Juventud, y luego, en compañía de su hermano José Guillermo, fundó el diario La Unión Comercial; colaboró además en las revistas literarias Líneas y Rojo y Azul. Su obra periodística se caracteriza por su claro compromiso político. Aunque su carrera diplomática fue breve, se desempeñó como Cónsul de Colombia en Munich (1928) y en Baltimore (1937) donde estuvo siete años. Dedicó gran parte de su vida a administrar un almacén que le dejó su padre. 

Su ciudad le dedicó en 1957 como homenaje la escultura Los zapatos viejos esculpida por Tito Lombana inspirada en su poema A mi ciudad nativa. Escultura que se ha convertido en una atracción turística. Quien vaya a Cartagena y no se detenga ante los Zapatos viejos, no fue a esa ciudad.

La inclinación escéptica de López le permitió confeccionar una obra irreverente, a veces anticlerical, siempre realista y sonora, poblada de un alegre grotesco, lleno de ironías, retratos psicológicos y paisajes que muestran el provincianismo colombiano de su tiempo.

Con un lenguaje travieso y burlesco desde su misma rítmica, su poesía excluye todo idealismo romántico y se ocupa en cambio de lo intrascendente y lo monótono, de la pacatería y del destino cursi, protagonistas, al fin y al cabo, de la vida cotidiana, aceptando y a la vez escamoteando lo trivial.   

Parte de su producción no llegó a ver la luz en vida, pero sus méritos fueron reconocidos por poetas contemporáneos. En Madrid publicó De mi Villorrio (1908), Posturas difíciles (1909), Varios a varios (1910) y, más tarde, Por el atajo en Cartagena, 1920. Reeditado en varias ocasiones entre 1956 y 1985, la Biblioteca Ayacucho de Venezuela recogió posteriormente la totalidad de su Obra poética en 1994.

2

Poemas de Luis Carlos López

 

Escultura de Héctor Lombana los zapatos viejo

A mi ciudad nativa

Ciudad triste, ayer reina

de lámar

J. M. de Heredia

Noble rincón de mis abuelos: nada

como evocar, cruzando callejuelas,

los tiempos de la cruz y de la espada,

del ahumado candil y las pajuelas...

Pues ya pasó, ciudad amurallada,

tu edad de folletín... Las carabelas

se fueron para siempre de tu rada...

— ¡Ya no viene el aceite en botijuelas!

Fuiste heroica en los años coloniales,

cuando tus hijos, águilas caudales,

no eran una caterva de vencejos.

Mas hoy, plena de rancio desaliño.

bien puedes inspirar ese cariño

que uno les tiene a sus zapatos viejos...

 

Adiós

...abandonémis lares

marcando rumbo hacia

remotos climas.

Núñez de Arce

¡Adiós, rincón nativo!... Me voy y mi pañuelo

parece un ave herida que anhela retornar,

mientras singla el piróscafo bajo el zafir del cielo,

cortando la infinita turquesa de la mar.

¡Nunca podré olvidarte, noble y heroico suelo

de mis antepasados!... No te podré olvidar

ni aun besando a una chica que sepa a caramelo,

ni aun jugando con unos amigos al billar...

Pero al imaginarme que yo no pueda un día

tomar a tu recinto, ¡con qué melancolía

contemplóte a lo lejos, romántico rincón!...

Porque, ¡ay!, todo es posible, no exótico y extraño,

si el destino de pronto me propina un buen baño

para darle una triste pitanza a un tiburón...

 

Versos para ti

y sin embargo, sé

que te quejas

Bécquer

...Te quiero mucho. Anoche, parado en una esquina

te vi llegar... Y como si fuese un colegial,

temblé cual si me dieran sabrosa golosina...

— Yo estaba junto a un viejo farol municipal.

Recuerdo los detalles, cualquier simple detalle

de aquel minuto: como si fuese un chimpancé,

la sombra de un mendigo bailaba por la calle,

gimió una puerta, un chico dio a un gato un puntapié...

Y tú pasaste... Y viendo que tú ni a mí volviste

la luz de tu mirada jarifa como un sol,

me puse más que triste, tan hondamente triste,

¡que allí me dieron ganas de ahorcarme del farol!...

 

Noche truculenta

Para libar el jugo de agrios vinos

- no dejes ver la pierna,

muchacha - los marinos

vendrán dentro de poco a la taberna.

Son de brusco perfil, biceps de acero,

niños enormes de cuadrada espalda

y andar patojo. - Pero,

¿le arreglarás la falda?

Con sus jarrones de licor, sus dados

y sus cachimbas se darán al juego

carnavalescamente iluminados

por la epilepsia del candil. Y luego

terminarán rugiendo una salvaje

canción sensual. - Del cafetín me salgo,

porque - ¡bájate el traje! -

lo que es aquí pasa algo

 

Tarde de verano

El rico es un bandido

SAN JUAN CRISÓSTOMO

La sombra, que hace un remanso

sobre la plaza rural,

convida para el descanso

sedante, dominical...

Canijo, cuello de ganso,

cruza leyendo un misal,

dueño absoluto del manso

pueblo intonso, pueblo asnal.

Ciñendo rica sotana

de paño, le importa un higo

la miseria del redil.

Y yo, desde mi ventana,

limpiando un fusil, me digo:

- ¿Qué hago con este fusil? –

 

Cromito

Domingo de murria, de holgazanería

parroquial. Parece que la población

sufre a mediodía

la modorra de una mala digestión.

En las albuferas de la cercanía

no cruza manchando la vegetación

ni una romería

de alcatraces. Febo tiene congestión.

La testa del cerro, rugosa y rapada,

brilla con los tintes de la mermelada,

y detrás de un lecho de color de ají

se asoma el cigarro de una chimenea,

que en la paz del croquis, lentamente humea

taladrando el cielo como un berbiquí.

3

La fotografía

Flores silvestres en Los Cachones en Villa Felipona

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes