Tívoli

Pasión por la ópera: Pedro Henríquez Ureña, Plácido Domingo, Santo Loquasto

Por Jimmy Hungría

Hace algunos años, el Ministerio de Cultura publicó en 14 tomos las Obras Completas de Pedro Henríquez Ureña, compiladas y editadas por Miguel D. Mena, quien también escribió la introducción de cada tomo. En algunas de sus páginas, se manifiesta la pasión de Pedro Henríquez Ureña por la ópera.

Por ejemplo, en el tomo 2 se incluye (páginas 62-65) su ensayo de 1904, “La ópera italiana”, en el cual, entre otras óperas de Puccini, Verdi y otros compositores, se refiere a “La Bohème” con esta palabras: “En La Bohème está descrita la vida de esa clase híbrida, indefinida, pobre de dinero y rica de imaginación, sus tristezas, dolores, miserias, alegrías, amores, y la nota saliente, el buen humor. La música, de inspiración genuinamente romántica a pesar de su factura realista, interpreta el verdadero espíritu de la bohemia, que vive aferrada al ideal en medio de la realidad más cruel”.

En el mismo tomo 2 aparece (páginas 66-69) su ensayo de 1905, “La profanación de Parsifal”, sobre la ópera de Wagner que poco tiempo antes se había presentado por primera vez en The Metropolitan Opera House.

En el tomo 3 se incluyen sus memorias escritas en 1909 en las que menciona (páginas 44-45) las óperas que presenció a su llegada a Nueva York en 1901 (“quise conocer lo más rápidamente posible el mayor número de óperas”), así como en los siguientes años de su permanencia en dicha ciudad (páginas 51, 55 y 60). Numerosas crónicas que escribió sobre gran cantidad de óperas figuran en otras páginas del mismo tomo 3 y también en el tomo 5.

Y a propósito de pasión por la ópera, permítanme recordar una carta que hace 10 años escribí al Listín Diario (publicada en su edición del 7 de junio de 2008), en la que me referí al prestigioso concurso fundado por Plácido Domingo, Operalia, en el que cada año compiten jóvenes cantantes de ópera que están iniciando sus carreras, procedentes de diversos países, concitando la atención de los melómanos de todo el mundo. Anualmente, Operalia selecciona a 40 aspirantes, de entre unas mil solicitudes, para participar en el concurso. 

Decía en mi carta de 2008 que, entre 1993 y 2007, Operalia había celebrado quince certámenes, en las siguientes ciudades: París (1993, 2002 y 2007), Ciudad de México (1994), Madrid (1995 y 2005), Burdeos (1996), Tokio (1997), Hamburgo (1998), San Juan de Puerto Rico (1999), Los Angeles (2000 y 2004), Washington (2001), en tres ciudades de Austria (Bregenz), Alemania (Friedrichshafen) y Suiza (St. Gallen) en la región del lago Constanza (2003), y Valencia (2006).

Añadía que la 16ta. versión tendría lugar en Quebec, Canadá, en septiembre de 2008, y ahora agrego que otras nueve versiones se han celebrado, entre 2009 y 2017, en diversas ciudades de Hungría, Italia, Rusia, China y otros países. La próxima será en Lisboa, Portugal, del 27 de agosto al 2 de septiembre del corriente 2018.

Concluí mi carta de 2008 con estas palabras: "Sería grandioso que la Secretaría de Estado de Cultura, la de Turismo y algunas fundaciones y empresas del sector privado se unieran para auspiciar que Plácido Domingo elija, como sede de una futura celebración de Operalia, a una ciudad dominicana, que bien pudiera ser Santo Domingo (en el Teatro Nacional Eduardo Brito) o Santiago (en el Gran Teatro del Cibao), o ambas”.

Ahora, diez años después de publicada la citada carta, por este medio quiero sugerir a los ministerios de Turismo y de Cultura, a grandes empresas y grupos corporativos y fundaciones como Sinfonía, Fiesta Clásica, Corripio, Inicia, Brugal, Popular, Eduardo León Jimenes y otras, que incluyan entre sus planes y presupuestos auspiciar que pueda hacerse realidad el sueño de que nuestro país sea sede de Operalia. Sería un gran acontecimiento, tanto en el aspecto cultural como en el turístico, si se organiza, patrocina y mercadea acertadamente.

A Plácido Domingo, quien ha actuado varias veces en nuestro país, tanto en los dos grandes teatros de Santo Domingo y Santiago arriba mencionados como en el Anfiteatro de Altos de Chavón, podemos volver a verlo en la próxima transmisión de The Met: Live in HD desde The Metropolitan Opera House, en el cine Fine Arts Novo Centro, el sábado 14 de abril a las 12:30 p.m. (con encore el miércoles 18 a las 6:30 p.m.), en la ópera de Giuseppe Verdi, “Luisa Miller”.

Si a un grupo de Opera Lovers le preguntaran cuales son sus cinco óperas favoritas de Verdi, probablemente la mayoría escogería cinco de estos títulos: “La Traviata”, “Rigoletto”, “Aida”, “Otello”, “La forza del destino”, “Nabucco”, “Il Trovatore”, “Falstaff”, “Simon Boccanegra”, “Un Ballo in Maschera”, “Macbeth”, “I Due Foscari”, “Ernani”, “Don Carlos”.

Es poco probable que alguien incluya en su “Top 5” a “Luisa Miller”, una de las óperas de Verdi que menos se conoce y se representa, cuyo libreto escribió Salvatore Cammarano,  basado en la obra teatral de Friedrich von Schiller “Kabale und Liebe” ("Intriga y Amor"). 

Junto a Domingo (cuyo rol del padre de Luisa Miller es el número 149 de su prodigiosa carrera), protagonizan Sonya Yoncheva (Luisa) y Piotr Beczała (Rodolfo), en una producción de Elijah Moshinsky. Dirige la orquesta Bertrand de Billy. 

La escenografía y el vestuario fueron diseñados por Santo Loquasto, quien también ha diseñado la escenografía y el vestuario de otras óperas, así como de películas, obras de teatro y espectáculos de danza de Jerome Robbins, Paul Taylor, Twyla Tharp, Agnes de Mille, Mark Morris y otros coreógrafos contemporáneos y de compañías como American Ballet Theatre, New York City Ballet y San Francisco Ballet.

Loquasto es el habitual escenógrafo del cine de Woody Allen, con quien ha colaborado en más de 20 películas, por las cuales ha sido nominado al Oscar tres veces: la primera en la categoría de mejor vestuario (Best Costume Design) por “Zelig” (1983) y las otras dos en la categoría de mejor escenografía (Best Art Direction-Set Decoration) por “Radio Days” (1987) y “Bullets Over Broadway” (1994).

Además, en sus casi cinco décadas de carrera teatral en Broadway, ha recibido 21 nominaciones a los premios Tony, resultando ganador en tres ocasiones, la última el pasado 2017 en la categoría de mejor vestuario de un musical (Best Costume Design of a Musical) por “Hello, Dolly!”, una de las tres obras que están actualmente (o estarán desde este mismo mes) en escena en Broadway, de las cuales Loquasto diseñó la escenografía (las otras dos son el musical de Rodgers y Hammerstein, “Carousel”, y el drama de Eugene O’Neill, “The Iceman Cometh”, protagonizados por Renee Fleming y Denzel Washington, respectivamente).

Si usted viaja a Nueva York entre la última semana de abril y la primera semana de julio, dese el gusto de ver estas tres obras y apreciar el arte de Loquasto (y también un juego de Grandes Ligas en el estadio de los Yankees y otro en el de los Mets). Mientras tanto, puede disfrutarlo en Fine Arts en la transmisión de "Luisa Miller" (me refiero al arte de Loquasto, porque para el beisbol, debe sintonizar CDN Sports Max, aunque proteste Telemicro).

Los siguientes enlaces contienen más información sobre “Luisa Miller” y Operalia

https://www.metopera.org/Season/2017-18-Season/luisa-miller-verdi-tickets/

https://www.operaliacompetition.org/

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes