Detalles

Para los maestros no hay becas

Por Antonio Almonte

El programa de becas internacionales que se financia y ejecuta desde el Gobierno refleja una intención muy positiva, pero carece de claridad en las prioridades.

Ahora bien, la definición de las prioridades en la formación de profesionales, científicos y técnicos con fondos públicos y desde una perspectiva de desarrollo nacional, no es responsabilidad  exclusiva del Ministerio de Educación Superior, Ciencia y Tecnología (MESCyT).

El propio presidente Danilo Medina en su discurso del pasado martes 6 de agosto, al referirse a las 5,272 nuevas becas concedidas a través del MESCyT, dijo que las mismas formaban parte de los esfuerzos del Gobierno para combatir  la desigualdad social, reducir el ejercito de jóvenes "ni-ni", impulsar el desarrollo económico y ampliar las oportunidades de empleo.

Es decir, que un programa de becas de esa envergadura de costos y esfuerzos Medina lo enfoca desde las perspectivas de una estrategia de Estado, en la que el MESCyT sería el instrumento principal de implementación.

En este punto, es justo reconocer que el trabajo y liderazgo de la Ministra Ligia Amada Melo como titular del MESCyT ha contribuido a configurar en beneficio de nuestros jóvenes, una formidable red internacional de vínculos con universidades e institutos superiores de América, Europa y Asia.

Sin embargo, cuando se revisan las estadísticas disponibles sobre las becas internacionales asignadas hasta la fecha apenas si se encuentran dos o tres sobre educación básica.

De las pocas becas dedicadas a aspectos de educación, la mayoría corresponde a maestrías sobre gestión universitaria.

Es tiempo de honrar con hechos los discursos, el país necesita que miles de jóvenes maestros realicen maestrías, diplomados y doctorados en universidades extranjeras sobre, por ejemplo, enseñanza de las matemáticas, didáctica de las ciencias naturales, políticas educativas, tecnología de la educación y en administración educativa.

Los ministros doctora Ligia Amada Melo y doctor Amarante Baret deberían ayudar al presidente Medina y coordinar un plan especial de becas internacionales para que durante un periodo de tres a cinco anos miles de maestros y técnicos dominicanos de educación básica realicen estudios de postgrado y entrenamiento en el extranjero.

 

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes