Opinión

Palito de coco: más que un fenómeno, ¡una cátedra!

Por Berthony Jean Samuel Délalue

“Saluda amiga, saluda amigo...”

El camino hacia la popularidad o gloria es rugoso, estrecho y indiscernible. Muchos dejen atrás su integridad, sus amigos o sus familiares para llegar. Hemos visto como muchos famosos para serlo han tenido que exponer sus cuerpos estando en un escenario o en un video pornográfico (y no es necesario citar nombres). Otros mantienen su integridad a través de su competencia luchan, trabajan y llegan; difícilmente pero asegurado. Es diferente el caso del compatriota haitiano, vendedor del tradicional dulce dominicano que transita por las calles de la ciudad de La Vega, que está haciendo furia en la calle, discotecas, emisoras y redes sociales.

Todo eso  por aproximadamente dos minutos de actuación en un video, donde podemos apreciar el personaje cantando, a ritmo del Compas, su dulce y encantadora  música, anunciando su venta, que atrajo admiraciones del público dominicano y latino. Video que ha sido accesible al público gracias al comunicador vegano Oliver Peña, quien fue el primero en subirlo en Youtube. Así que, curiosamente, muchos se preguntan: ¿por qué lo ha quitado de su canal?

¿Qué podemos aprender de este fenómeno?

Desde el punto de vista psicológico:

-          la auto-estima que comprende la auto-valoración y la auto-aceptación es muy importante en el desarrollo humano. No importa la condición económica y el rango social en que este, el hombre puede beneficiar al máximo de su entorno si y si solamente si usa su inteligencia y talento.

Desde el punto de vista comercial o promocional:

-           la publicidad se inventa y no debe ser tradicional: en todo lo emprendiendo el espíritu creador, la novedad siempre son factores que son indispensables. Seguro que hay decenas de vendedores de palito de mambo pero uno (hasta ahora) supo relacionar y utilizar de manera eficiente uno de sus talentos con su actividad para mejores resultado. Aplicando esta actitud a nuestras esferas laborales dará maravillosos resultados.

Desde el punto de vista relacional.

-           da pena ver la mente medievalista y cerrada que, todavía, pueden tener algunas personas, por concepciones racistas y aberrantes. Negando a sus miembros de ejecutar el mando que les envió su cerebro de sacudir la cabeza y su cuerpo al ritmo de  ♪ ♫♪ ♫ Palito de coco, compensándolo con comentarios vulgares y fuera de contexto.

Además es triste, como en todo fenómeno similar, ver como algunas personas aprovechan de esta situación para tirar beneficios personales sin tener en cuenta y respetar los derechos a la propiedad intelectual que protegen los intereses de los creadores al ofrecerles prerrogativas en relación con sus creaciones. ¡OJOS con los falsos “palitos” que andan por ahí!

Hago como muchos el llamado a quien pueda hacer, ubicándolo,  que el artista beneficie “oportunidades” que le están ofreciendo muchos promotores. La fama no es eterna y hay que beneficiar de las oportunidades que trae en el momento que aparece. Así podremos evitar que se propague el plagio grandioso que se está viendo y permitir que un humilde ser humano sea recompensado por su talento, coraje y su espíritu emprendedor.

Para concluir,  creo que la única manera para que “Palito” pueda beneficiar, duraderamente, de esa situación no sería de separarlo de su actividad y convertirlo en un icono musical.  Seria atraerlo en un camino peligroso para él, pasajero en el cual será aplastado por otro hito musical, teniendo solamente la herencia  mediática de algunas páginas de Internet no actualizadas. ¡No!

Sería bueno promocionar, financiar y alentarlo en su actividad que ha sido y que es hasta ahora, vendedor de palito de coco, su único medio de supervivencia. Así, trazaríamos un ejemplo en la historia y para todo ser humano que está trabajando en la honestidad y peculiaridad, mostrando que en la oscuridad una estrella puede tanto brillar que te hace ver que el sol no puede ser auto-proclamado dueño de la luz.

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes