La columna maldita

Nos cayeron las siete plagas

Por Sergio Forcadell

Como era de esperar, el Zika ya está instalado en nuestro país y no como turista  que desea pasar unas divertidas vacaciones en Puerto Plata o Bávaro, sino con la intención de sacar su residencia permanente y propagarse por todo el país, cosa que sucederá en cuestión de corto tiempo  por más que las autoridades digan que tratan de combatir erradicar, y esto por cuatro sencillas y a la vez complejas razones, el atractivo clima húmedo y caluroso favorece su reproducción, los ciudadanos, que somos muy descuidados y poco concienciados para protegernos y eliminar los criaderos, los gobiernos que tienen poca voluntad, eficacia y medios para combatir las plagas, y  sobre todo porque es transmitido por el mismo mosquito del dengue, el maldito Aedes Aegyptus, también conocido en otra su variedad maligna como “el roquero” por sus rayas blancas laterales, y que ha sido igualmente el responsable de la ya casi olvidada chikungunya aquella, que tantos dolores de cabeza y articulaciones nos proporcionó a cientos de miles de dominicanos, y que tanta acetaminofen y micoval nos hizo comprar y tomar.

Es lógico pensar que si no ha podido eliminarse antes, tampoco se podrá hacer en estos momentos, ni en un futuro cercano. Ahora, además del dengue “normal” y del dengue hemorrágico, hay que añadir el Zika, que al parecer ser peligroso para las embarazadas y aún más en sus primeros meses de gestación.

Así que los dominicanos debemos ir acostumbrándonos a vivir, o mejor dicho a sobrevivir como podamos con las siete plagas que aquí se producen con sus peculiares características caribeñas, y que son necesarias erradicar de nuestro país lo antes posible.

Primera: el dengue, segunda y más peligrosa por su tasa de mortalidad: el dengue hemorrágico, tercera y veremos que sucede en realidad respecto a sus consecuencias: el zika, cuarta, la tolerada y fomentada hasta lo último: corrupción política y privada , la quinta y que acompaña tan frecuente a la anterior: la impunidad rampante, sexta: el caos circulatoria que tantas muertes innecesarias está produciendo, y séptima: los impuestos y la energía eléctrica que ahogan a la pequeña y mediana empresa, haciéndoles muy difícil ser competitivas.

Veremos cuál es la octava que nos caerá a los dominicanos para agobiarnos aún más la vida, porque en estos tipos de inconvenientes, los dominicanos somos propicios a batir todos los record mundiales, incluidas las siete bíblicas que se produjeron en Egipto

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes