Opinión

Musas para las alas de hierro

Por José Lino Martínez Reyes

¿Has oído hablar de la proactividad?

¿Y de la reacción, que has oído?

Sobre estas dos cuestiones es preciso hablar un momento contigo.

 

¡Eres vanguardista…! Pero a veces arrastra una cadena oxidada de reacción negativa.

Y por lo tanto, a pesar de todas las virtudes, siento que no sabes que puede estar vendiendo una imagen mala,

que en el fondo no guarda relación con tu noble alma.

¿Qué está pasando?

¿Es que no te estás dando cuentas que puedes estar creándote a tu alrededor una maraña, que de paso pueda empañar tu ángel escondido? ¡Ese ángel, que en ocasiones efímeras brinca de acto en acto, y que en otras veces se restringe cuando le das palmadas y que en vez de sentirla como caricias sanas, les duele cual si fueran fuertes bofetadas!

¡Si tienes carisma para ocupar espacios, lo mejor es que permitas que los congéneres te ayuden con sus brazos a abrirte el camino y las trochas de tus pasos!

Cuando llegues a ser comandante, no olvides conservar la tropa, y sobretodo, la gente. Este género, en ocasiones, noble, en otro plebeyo, pero, en el fondo los que no son nobles constituyen flecos que susurran como el abejón la bondad del espíritu de quien no molesta sus aguijones y respeta su existencia.

No lloréis las penas propias, hacedlo con los malaventurados de la dicha de ser correctos. Los que quizás son víctimas de la inestabilidad de la moral vendida por los vendedores que pregonan la blancura de sus obscuros hechos fingidos, cuando en verdad son simples gigantes de los pantanos que pudren las cimientes de los siglos.

No vaciles en tirar las toallas cuando el gladiador contrario, se arrodille en el guayo de la clemencia, ya que rendido en tus pies, lo que más necesita de ti, es tu misericordia porque en su derrota se ahoga. 

¿Si eres un ser bueno, porqué te afanas en luchar querer aparentar de hierro? ¿Es que acaso no sabes que este metal se corroe más fácil con el rocío que con el fuego? ¡Tranquilidad, tranquilidad!

Cuidas no desparpajar con aleteos tiernos el simple susurrar de las aves, con actos que ellas puedan interpretar como ladridos monstruosos de alharacas raras, ya que aunque no te enseñen a volar, por lo menos te muestran sus alas…

Y aunque parezca paradójico… se vuela no solo con las alas, sino también con el espíritu y el alma… Y cuando se enmarca en el recodo de las rejas implacables de la intolerancia…su vuelo se hace mojado como una mota de algodón que aparenta liviana, sin tu saber que al pesar más que maleable hierro, tu vuelo impide por grandes que sean tus alas.        

Si quieres que otros te ayuden en el camino al calvario del éxito, no dejes de repeler el mal y adorar el bien, sin apartarte jamás de tener pendiente, que muchos que hoy no tienen culpa de no estar libre de culpas de tu destino, son los que tierra y polvo tiran, a la fosa de tu olvido.

Y quizás, hasta con este mismo olvido, están recordándote que es mejor que nos convenzan para el no, que para el sí, ya que el no es negativo y el si es positivo, porque el mundo marcha mal por la escasez de lo que negaste teniendo contigo. 

Sin embargo, siempre el mundo es rico en existencia y vida, más, a veces por la falta de entrega de un pan, no permitimos que coman las hormigas, y sin embargo, a pesar de negar esa migajas de pan al hambriento humano, cuando a la tumba vamos, nuestros cuerpos alimentan los gusanos.

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes