Volando al ras

Mujer, salud y violencia

Por Gnosis Rivera

Este 8 de marzo estamos nuevamente conmemorando el Día Internacional de la Mujer. Esta fecha siempre nos recibe con cifras de escándalo en lo que respecta a la salud de las mujeres sobretemas como mortalidad materna, violencia de género, embarazos en adolescentes, feminicidios, etc., y no es poco lo que podemos encontrar en este sentido en la prensa escrita, televisiva y radial.

El Colectivo Mujer y Salud, en la voz de su ejecutiva Sergia Galván, define como catastrófico el año que recién finalizó en todo lo que refiere a la salud de la mujer, situación que nos ha dejado en los escenarios internacionales entre los peores puestos. Las cifras con la que ya contamos en lo que va del 2016 no nos prometen nada bueno.

Desde el Estado, no se observa una política seria y de envergadura, que considere el tema de la mujer, al menos el de los feminicidios, dadas las altas estadísticas con las que contamos, como un problema de salud nacional, ya que cuando una mujer es asesinada, el cuadro que queda en la familia repercute seriamente en sus miembros, y siendo la familia el núcleo de la sociedad, no puede menos que entenderse que estamos anteun problema grave, por la cantidad de niños que quedan en estado de orfandad, o por el hombre, que termina ausentándose del hogar, ya sea porque es sometido a la justicia o porque ha cometido suicidio, tendencia muy en auge los últimos años. Muchas veces estos niños terminan en manos de una tía o una triste y muy agotada abuela y no siempre reciben asistencia psicológica.

Habrá violencia contra la mujer: Mientras su virtud sea medida en base a cuántos hombres hay en su historia sexual; mientras se considere "más comercial" promocionar autos, cervezas, juegos de loterías, préstamos bancarios, carnavales, y un largo etcétera, mostrando sus pechos, su trasero o su boca abierta, evocando el acto sexual; mientras la misma mujer se preste para promocionarse como objeto sexual, bajo la excusa de que es su trabajo

Compartir

La violencia doméstica causa ausentismo en las escuelas, influye negativamente en el índice escolar del alumno, se vuelve un foco de violencia en niños y adolescentes, ya que estos replican el modelo de conducta. Este problema no se atiende con simples campañas publicitarias.

Por otro lado, hay que seguir muy de cerca, y con igual seriedad, al hombre que comete el acto violento. Estos hombres no están sanos, están enfermosy como tal deben ser evaluados y recibir ayuda. No obstante, todo lo anterior ocurre cuando el modelo de violencia ya está aprendido e instalado en la conducta de los actores violentos, por tanto, no estamos hablando de prevención, sino de corrección. Siendo así, ¿qué es lo que ocurre en una sociedad para que se fomente, estimule y promueva un modelo de violencia que, lejos de mitigar el problema parece perpetuarlo?

Cuando vemos al partido oficialista utilizando bailarinas vestidas en forma sumamente sugerente, marcando sus partes íntimas sin ningún pudor y contoneando el cuerpo para el deleite y entretención de la concurrencia, estamos frente a un claro y definitivo ejemplo de objetivación sexual de la mujer y eso es violencia contra la mujer.

Y si observamos el silencio o peor todavía, la inadvertencia absoluta de un inoperante Ministerio de La Mujer ante semejante hecho, confirmamos la ausencia de voluntad de abordar el tema de la violencia de género en forma seria. Lo mismo lo vemos cada año en los juegos de pelota.

Otros patrones que son parte de nuestra cultura machista son generadores de violencia de género, ya que ponen a la mujer en posición de desventaja y terminan coartando sus derechos. Y no nos llamemos a engaño, en esta cultura participamos todos, hombres y mujeres, por lo que el llamado de atención va para ambos; a continuación les cito algunos ejemplos:

Habrá violencia contra la mujer:

Mientras su virtud sea medida en base a cuántos hombres hay en su historia sexual; mientras se considere "más comercial" promocionar autos, cervezas, juegos de loterías, préstamos bancarios, carnavales, y un largo etcétera, mostrando sus pechos, su trasero o su boca abierta, evocando el acto sexual; mientras la misma mujer se preste para promocionarse como objeto sexual, bajo la excusa de que es su trabajo, que es lo que vende y muchas otras concepciones creadas por la sociedad; mientras tratemos a nuestras niñas de muñequitas y princesitas; mientras no eduquemos, tanto en el hogar como en la escuela sobre inteligencia emocional; mientras le digamos a un niño que los varones no juegan con muñecas, solo con camiones y pistolitas; mientras haya madres que utilicen a la prole para coaccionar a su expareja; mientras haya “padres de domingo”, “padres de pensión”, que no se involucren en la vida de sus hijos e hijas, en forma integral y fundacional; mientras la educación sexual en las escuelas sea un asunto de la Iglesia; mientras a una mujer se le enseñe desde pequeñaque su gran tesoro lo lleva entre las piernas y no en su cabeza; mientras haya pobreza e inequidad en las oportunidades entre hombres y mujeres; mientras el derecho al aborto sea un asunto de la Iglesia y del Estado; mientras los niños sean cosificados y subestimados. Mientras no empecemos a educar en IGUALDAD y RESPETO, habrá violencia contra la mujer.

@riveragnosis


Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes