Compartiendo

Los dedos de Dios

Por Telésforo Isaac

La mano de Dios tiene  infinitos dedos. Tal vez usted que lee este articulo es uno de esos; más, tenga cuidado de su credulidad  de fungir o pretender ser uno en la diestra de la Suprema Divinidad; porque: “Dios se opone a los orgullosos, pero ayuda con su bondad a los humildes. Humíllese, pues, bajo la poderosa mano  de Dios, para que él lo enaltezca a su debido tiempo”. (I San Pedro 5: 5-6).   

Se habla de la mano de Dios, porque el ser humano no tiene los conocimientos ni la capacidad para definir los semblantes o características  del creador y sostenedor del universo. Dios es espíritu y nos vemos forzados a usar términos y conceptos  humanos para entender las tipologías antropológicas de la Deidad con el fin de señalar los rasgos que se quieren presentar.

La mano de Dios es de inmensurable alcance  y abarca todo lo que existe en espacio y tiempo. Los Dedos de Dios son infinitos, más, se puede decir que los hombres y las mujeres que hacen Su voluntad, son los dedos que están subordinados y forman parte integral de la todopoderosa  mano.

Dada la complejidad  de discernir la naturaleza y operación de la Mano de Dios y las funciones de sus dedos, solo podemos especificar algunas particularidades para identificar precariamente ciertos aspectos que se asumen para determinar algunas  personalidades consagradas que desempeñan funciones creativas, obedeciendo instintivamente a la Divina Providencia.

Es juicioso aunque osado, estipular los criterios para señalar a los seres humanos que son identificables como Dedos de Dios. De todos modos, la lista podría contar con influyentes figuras  de dimensión universal que han demostrado perfiles morales tales como: proceder con voluntad propia;  ser perseverante en las luchas contra lo maléfico; tener imagen de persona humilde; mostrar semblanza de espiritualidad; exponer integridad ética-moral;  dar evidencia lúcida que inculca  sabiduría; exhibir tenencia  de sensibilidad social; fulgurar con testimonio de vida ejemplar que destella las virtudes cardinales de prudencia, justicia, fortaleza y templanza.

De forma particular, los Dedos de Dios son siervos que han dado al mundo productos y medios para beneficiar a las poblaciones con sus descubrimientos científicos en áreas de la ciencia médica, la tecnología que auxilia las facilidades de la vida, luchadores esforzados para imponer los derechos humanos, teólogos y pastores para esclarecer y reorientar la fe y la práctica de la religión, hábiles y valerosos

personajes para lograr la  terminación de la esclavitud y trata de seres humanos,  combativos líderes para la mejoría social del pueblo, activistas que pregonan con efectividad que deben honrar y proteger plantas, animales, medio ambiente, y todo lo creado por la Divina Mano de Dios.   

Hay 96 versículos en la Biblia sobre el tema  aludido aquí, pues, aflora tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamentos, exponiendo el referente enunciado: “las obras  de buenos y de sabios están  en las manos de Dios”. (Eclesiastés 9:1).

Desde tiempo inmemorable, las crónicas del homo sapiens dan indicios de ideas y hechos que testimonian  acciones de los entes creados por Dios, y estos pueden ser considerados como dedos de la mano del Gran Poder Divino.

La teología y la tradición jadeo-cristianas, dan de hecho que la creación y la soberanía aclaman y certifican la gloria de Dios, y en su benevolencia, la Divina Persona, dignifica al ser humano. (Salmo 8).

No es posible mencionar los nombres de la multitud de hombres y mujeres que a través de la historia pudieran ser catalogados como “dedos de la mano” del Todopoderoso. En verdad, solo Dios sabe quiénes están integrados a esa creativa fuente dinámica de enérgica cósmica; puesto que: “La vida de los justos está en la mano de Dios”. (Sabiduría 3:1, B. de J).  

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes