Humanismo y Ciencia

La verdadera revolución en Educación (2 de 2)

Por Argelia Tejada Yangüela

En la columna anterior traté la problemática de la educación moral y cívica necesaria para que el estudiantado sea preparado para convertirse en un o una ciudadana informada, autónoma, y participativa. En ésta columna enfoco la formación científica, matemática, y del área de Humanidades. Estas son utilitarias en cuanto permiten la inserción en el mercado laboral y son indispensables para lograr la valorización del trabajo en el mercado globalizado que privilegia la producción basada en el conocimiento; y que además, puede ser el motor de desarrollo sostenible de la economía dominicana.

La historia de la ciencia es la del desplazamiento de la ignorancia al progreso del conocimiento. Este conocimiento deriva de la observación de la realidad, con correcciones y rectificaciones en la aplicación de los métodos científicos. El conocimiento nunca se plantea como absoluto como se presentan los dogmas religiosos.  Su carácter es progresivo debido a las innovaciones tecnológicas que permiten nuevas observaciones y conocimientos, y su demanda de replicabilidad y crítica de la comunidad científica en el área.

Por ejemplo, la era digital permite la secuenciación del genoma humano, lo cual está revolucionando la medicina.  Se espera que los avances en la medicina en unos pocos años hagan ver los avances de los últimos cincuenta años, como adelantos de “enanos”.[1] De aquí que la educación científica debe ser experimental y de cara al futuro.

El rol del/la docente es facilitar que los estudiantes recorran el camino que recorrió la ciencia, partiendo de las preguntas originales: ¿De dónde venimos?, ¿cuál es el origen de la vida en el planeta?, ¿por qué los continentes parecen encajar como un rompecabezas?, ¿por qué los objetos caen en vez de desaparecer en el espacio?, ¿cuán inteligente es un bebé de 6 meses?  Recordemos que un bebé experimenta con todo, es curioso, y tiene gran capacidad de asombro; capacidades que la educación vigente aniquila en vez de estimularlas.  El bebé aprende un idioma observando y experimentando sin que nadie le enseñe.  Cuando domina un poco el lenguaje, su frase preferida es ¿por qué?  Nacemos con la necesidad de explicar causa-efecto.  Algo que se ha logrado aplicando métodos de observación replicables y experimentales.

Pero nuestros docentes no han sido seleccionados entre los bachilleres con los más altos rendimientos y vocación para asumir la tarea más noble, la de formar las futuras generaciones. Por el contrario, el gobierno de Balaguer (1966-1978) congeló los sueldos y logró que las docentes más capacitadas abandonaran las aulas.  Las y los docentes que continuaron con sueldos de miseria, también han sido los perdedores con la politización del sistema educativo, que convierte la educación pública en una agencia de empleos baratos para los miembros del partido oficialista, y a los sindicatos, en organizaciones de defensa de esos empleos. Ambos ignorando los derechos de niños y niñas a una educación de calidad, y el derecho de docentes a ser evaluados por sus logros e incentivados monetariamente por su impacto positivo en el proceso de enseñanza-aprendizaje en el aula.

Por otra parte, la ciencia no se aplatana como ha pasado con la educación dominicana.  La era digital ha revolucionado todas las ciencias y las matemáticas. Romper la barrera digital es razón suficiente para que cada estudiante en las escuelas públicas que no tenga una computadora en su hogar, reciba una computadora del MINERD.  Pero la principal razón es la revolución en la educación que permite.

Una laptop puede convertirse en una biblioteca ambulante para toda la familia, y en el instrumento que puede transformar la educación dominicana si se sigue el programa de la Academia Khan.  Este programa es interactivo, capaz de dar seguimiento al nivel de aprendizaje de cada estudiante y presentarle problemas de acuerdo a su nivel. Está dotado de un instrumental que le permite a la docente seguir los avances de cada estudiante y dedicar el tiempo de enseñanza a resolver problemas individuales o grupales en el aula.  Y esto ya lo tenemos en español con más de 800 videos interactivos y ES GRATIS, gracias a la Fundación de Bill y Melinda Gates, a Google y al ingenio de Sal Khan.

¿Por qué una verdadera revolución?  Por que cambia el rol del o la docente en el aula, haciendo el hogar el lugar para escuchar las presentaciones y hacer las tareas, y el aula el lugar para recibir ayuda particular cuando el estudiante no puede avanzar solo.  Esta revolución pedagógica permite la educación individualizada.  Estudiantes sobresalientes y los más lentos puedan avanzar de acuerdo a sus capacidades intelectuales. Además, resuelve el problema de aulas multigrados, facilita la labor docente ahorrando tiempo en preparación de presentaciones y creación de materiales educativos, y abarata el costo en libros que pueden ser accesibles por el Internet.

Anualmente, la Academia Khan recibe más de 60 millones de estudiantes, y en los Estados Unidos más de 30,000 aulas siguen sus programas.  La Revista Time nombró a Sal Khan entre los 100 hombres más influyentes del mundo, según el Reporte de Andres Oppenheimer del 27 de octubre pasado en el Miami Herald.   El diseñador del programa y fundador de la Academia Khan, Sal Khan explica su funcionamiento en este enlace: http://www.ted.com/talks/lang/es/salman_khan_let_s_use_video_to_reinvent_education.html. Pueden practicar, ver su funcionamiento, y revisar la biblioteca por área y grados en este enlace: https://es.khanacademy.org/library.

Para comprar laptop al costo real de $188 dólares, los gobiernos de países latinoamericanos, africanos y asiáticos han aprovechado el programa de Nicholas Negroponte fundador del Media Lab del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) y de la asociación “Una laptop por niño” (OLPC). Uruguay es el primer país donde todos los niños que asisten a una escuela pública tienen una laptop XO, y otros países como Perú tienen años utilizándolas. Ver mi artículo al respecto.[2]

Es mi opinión que la combinación del programa de una laptop por niño, junto a los cursos en línea de Khan Academy, ofrece a los estudiantes de escuelas públicas dominicanas la mejor alternativa para que el sistema de educación pública pueda dar el salto al siglo XXI.[3]

Noticias relacionadas

Por

Noticias relacionadas

Comentarios
Seguir leyendo

Lo más leído

Más noticias

Síguenos en nuestras redes